Mujeres indonesias deben pasar prueba de virginidad para ser policías

Mujeres indonesias deben pasar prueba de virginidad para ser policías

El polémico procedimiento forma parte del proceso de selección.

notitle
18 de noviembre 2014 , 08:29 p.m.

El gobierno de Indonesia somete a las aspirantes a la Policía Nacional a una discriminatoria y degradante prueba de virginidad, señaló ayer la ONG internacional Human Rights Watch.

EL TIEMPO habló con Phelim Kine, vicedirector de la división Asia de Human Rights Watch, quien afirmó que “esta prueba es completamente invasiva y traumática, durante y después de realizada; una combinación de dolor y shock”.

El seguimiento realizado por la ONG se llevó a cabo entre mayo y octubre del 2014 en seis ciudades del país.

Para la prueba, grupos de 20 aspirantes entran a una sala del hospital de la Policía y se quitan la ropa interior, a excepción de aquellas que tienen la menstruación.

El personal médico les examina los ojos, la nariz, los dientes, la alineación de la columna, las venas varicosas y las hemorroides.

Después, en una habitación que muchas veces no tiene puerta o, en su defecto, cuenta solo con una cortina, y en una silla para mujeres que van a dar a luz se les realiza el polémico examen “con dos dedos”.

Proceso doloroso

Muchas mujeres vírgenes temen que, tras someterse a la prueba, pierdan su virginidad, ya que todas concuerdan en que el proceso es realmente doloroso. Muchas se desmayan.

Antes del “examen interno”, el comité de selección les dice a las candidatas que pueden renunciar al proceso de selección si no quieren seguir adelante con la prueba.

Pero la mayoría ha pasado por mucha preparación para ser agente de policía y siente que eso significaría rendirse.

Kine dijo a este diario que “todas las solicitantes que fallan” la prueba (que no son vírgenes) sienten gran remordimiento.

Incluso, las que son aceptadas la describen como altamente “dolorosa y muy traumática”.

Mujeres policías y organizaciones a favor de los derechos humanos han llevado el asunto a los funcionarios policiales de rango superior, quienes varias veces han descontinuado la práctica, pero solo momentáneamente.

Nisha Varia, directora asociada de la división de los derechos de la mujer de Human Rights Watch, dijo a este diario que “no existe evidencia científica de que una mujer que no es virgen sea menos productiva que una virgen; no hay ningún motivo, razón o argumento para el uso de esta denigrante práctica”.

El artículo 36 del reglamento de salud de la Policía dicta que las solicitantes de la academia de policía de mujeres se deben someter a un examen de “obstetricia y ginecología”, si bien no especifica que una prueba de virginidad se vaya a administrar como parte del examen, tal y como por décadas se ha venido haciendo.

Las autoridades indonesias habían anunciado que las pruebas de virginidad se suprimirían. Sin embargo, en el punto de información para aspirantes de la página de la Policía Nacional se afirma: “Además de las pruebas médicas y físicas, las mujeres que quieran ser policías también deben someterse a pruebas de virginidad. Así que todas las mujeres que quieran ser policías deben mantener su virginidad”. Las casadas no son elegibles para trabajar.

Esta es una práctica de larga data. Una oficial de policía retirada dijo que su clase de reclutas femeninas en 1965 tuvo que someterse a la prueba y que esta tiene efectos duraderos.

La Policía Nacional tiene previsto un aumento del 50 por ciento en el número de mujeres policías, a 21.000 en diciembre.

Varia expresó que “estas mujeres policías experimentan gran cantidad de estrés mientras están siendo sometidas a las pruebas de virginidad y viven con traumas posteriores, y que la Policía Nacional no brinda ningún tipo de ayuda para su recuperación”.

Muchas viven el resto de sus vidas arrepintiéndose por haber tomado la decisión de presentarse para ser parte del cuerpo policial.

Derecho internacional

Las pruebas de virginidad han sido reconocidas internacionalmente como una violación de los derechos humanos, por someter a “tratos crueles, inhumanos o degradantes”, en virtud del artículo 7.° del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el artículo 16 de la Convención contra la Tortura.

El Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas afirma que no se refiere solo a los actos que causan dolor físico, sino también a los que causan sufrimiento mental. Las pruebas de virginidad violan la integridad física y mental.

VANESSA GÓMEZ PEDRAZA
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.