Condón femenino: más autonomía para que ellas protejan su salud

Condón femenino: más autonomía para que ellas protejan su salud

No reemplaza el preservativo masculino sino que diversifica las alternativas para cuidarse.

notitle
18 de noviembre 2014 , 04:23 p.m.

Pese al tabú y al desconocimiento que lo rodean, el condón femenino intenta ganar terreno en Colombia, no sólo como método de planificación familiar (previene entre un 79 y 95 por ciento de los embarazos), sino de protección contra enfermedades de transmisión sexual.

Se trata de una funda hecha de nitrilo (caucho) sintético con dos anillos. Uno de ellos, interno, se usa para la inserción en la cavidad vaginal (como si fuera un tampón), y el externo cubre los labios mayores; esto disminuye el contacto con fluidos corporales y baja la posibilidad de infectarse con agentes como el Virus de Papiloma Humano (VPH). (Lea también: Autonomía y respeto / Le tengo el remedio)

Adriana Becerra, consultora en VIH/sida del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa), considera que las prevenciones sociales en torno a este método están dadas porque implica un contacto de la mujer con sus genitales.

“Las mujeres –asegura esta consultora– reportan temor la primera vez que escuchan hablar de este método, pero posteriormente la sensación se transforma en la de seguridad y confianza”.

Con el fin de aumentar la información sobre esta posibilidad de protección, el Unfpa comenzó hace dos años en el país un proyecto piloto para repartir 640.000 condones para mujeres, con un costo de 640 millones de pesos.

Vale aclarar que estos condones femeninos no cuentan con un registro sanitario que permita la comercialización del modelo donado, que es el más seguro y moderno. Sin embargo, en algunas ciudades se pueden conseguir algunas modalidades del método.

“La idea del proyecto piloto, que está culminando, es apoyar al Ministerio de Salud para que fortalezca la respuesta a la salud sexual y reproductiva. Estamos acompañando al Gobierno para que lleve a cabo el trámite de adquisición del registro sanitario del condón femenino, con el objetivo de facilitar su acceso a corto o mediano plazo”, explica Becerra.

‘Muchos ni lo notan’

Según la consultora del Fondo, el condón para mujeres, a diferencia de lo que pasa con el masculino, aumenta las posibilidades de autonomía del sexo femenino frente al disfrute de su cuerpo, y no necesariamente requiere negociación previa con su pareja.

“En Colombia –señala– existe una alta violencia contra las mujeres, y a muchas de ellas se le restringe la posibilidad de negociar su protección. El método se puede usar hasta ocho horas antes de una relación sexual. Muchas personas nos han reportado que su parejas, a veces, ni lo han notado”.

Eduardo Naranjo, ginecobstetra de la Clínica de la Mujer, cree que los esfuerzos por educar y por promocionar sobre esta alternativa son muy importantes, como medida para cuidar la salud del género femenino, que sufre la mayor afectación por las enfermedades de transmisión sexual.

“El condón femenino le permite a la mujer dejar de depender del hombre, en los casos en los que a ellos les da pereza o se niegan a usar el preservativo”, asegura.

Aceptación femenina

En Costa Rica, el Fondo de Población también hizo un proyecto piloto para dar a conocer el uso del condón femenino.

Según Adriana Sánchez, psicóloga y asesora en prevención del VIH del Unfpa en ese país, tras distribuir unidades del método hicieron una investigación durante la que encontraron que el 84 por ciento de las mujeres que participaron dijeron que sí usarían el condón femenino y el 73 por ciento de ellas aseguró que lo incorporaría en todas sus relaciones sexuales.

“Esa investigación nos dio una luz de qué tan demandado será este producto al introducirlo y hacer una negociación para traerlo al país. Estamos satisfechos porque los resultados están siendo muy exitosos”, agregó.

Ventajas de este método

Es una barrera para enfermedades de transmisión sexual y embarazos.

Tiene alta lubricación. Resulta muy bueno para mujeres en etapa menopáusica.

Se puede convertir en una especie de juguete sexual cuando su uso se hace al momento de la relación, en pareja.

Algunas mujeres aseguran que el anillo exterior estimula el clítoris.

Cuando no hay mucha antesala a la relación sexual, su uso puede pasar desapercibido por la pareja.

Debido a su fabricación en material sintético, funciona perfectamente para personas alérgicas al látex.

Amplía las posibilidades de relaciones protegidas para cualquier mujer. No reemplaza el condón masculino sino que diversifica las alternativas de relaciones protegidas.

Apoya a las mujeres en situaciones de desigualdad de género o violencia.

ESTILO DE VIDA

Empodera tu conocimiento

Sal de la rutina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.