El vallenato que cumple sueño de ser Selección Colombia

El vallenato que cumple sueño de ser Selección Colombia

José Fernando Cuadrado, de Valledupar, sería el nuevo arquero del equipo nacional de fútbol.

notitle
17 de noviembre 2014 , 06:19 p.m.

Cuadrado es un apellido muy familiar en la Selección Colombia de Fútbol que cumplió la hazaña de convertirse en el cuarto mejor equipo del mundo.

Todos conocen al moreno de gajos y gambeta fácil, Juan Guillermo Cuadrado, oriundo de Necoclí (Antioquia), pero muy pocos saben quién es José Fernando Cuadrado el talentoso arquero vallenato que ahora por obra y gracia de José Néstor Pékerman hace parte del exitoso equipo nacional.

Pese a que fue llamado a jugar los partidos amistosos en Estados Unidos el pasado mes de octubre, la satisfacción que le embargaba al haber cumplido el sueño de integrar la Selección de su país, se la guardó y prefirió llenarse de humildad y esperar con paciencia la oportunidad de jugar para demostrar las condiciones y el talento que lo hicieron merecedor del honor al que aspira todo futbolista.

“El llamado lo sentí como un premio al trabajo, la disciplina y la perseverancia. Dios dispuso este momento, ahora debo adaptarme al equipo, conocer a los compañeros y buscar la posibilidad de sumar minutos”, manifestó el portero del Once Caldas de Manizales.

José Fernando Cuadrado Romero nació un primero de junio de 1985 en la capital del Cesar y desde muy corta edad mostró su capacidad. Se inició jugando futbol en el Instituto Técnico Pedro Castro Monsalvo (Inspecam) de Valledupar.

“Una vez, en un partido, no llegó el arquero y lo pusieron a tapar, lo hizo tan bien, que no le permitieron salir de la valla”, explicó su padre el profesor universitario José Cuadrado Brito.

Al ver sus dotes, el maestro de fútbol Dagoberto Rodríguez, se lo llevó a los 16 años para Bogotá a hacer pruebas en el equipo Millonarios, y empezó a ser parte de las divisiones menores.

“Salí de mi casa siendo prácticamente un niño. Veía la ciudad inmensa en comparación con Valledupar, pero siempre tuve ánimos de triunfar. Mi familia me dio la fortaleza”, añadió José Fernando, que hoy se ha convertido en orgullo de la tierra de los acordeones.

Precisamente, su madre Inocencia Romero cuenta que tanto sus padres, como sus hermanos, José Francisco y María José, se reúnen para enviarle las buenas energías en cada partido. “Antes y después de cada partido me llama; yo le doy la bendición, si gana lo felicito y si pierde también; sé que hace su mejor esfuerzo así que siempre le estoy animando”, manifiesta.

Pero sus motivaciones crecieron hace seis años cuando se casó con la bogotana Sara Estefanía Mozo, unión del que nacieron tres niñas, María Alejandra, Shaira Sofía y Antonella. “La razón de mi vida”, dice.

Este arquero, de 1,81 metro de estatura, poco a poco se ha ganado una consolidación en futbol profesional que inició en el equipo Millonarios desde el 2005 al 2009.

En el 2010 estuvo en el Deportivo Cali, donde obtuvo el título de Campeón de la Copa Postobón; en el 2011 jugó en el Deportivo Pasto con el que logró ser Campeón de Torneo de Ascenso en la Categoría B, y desde el 2012 se encuentra en Once Caldas donde ha hecho una buena campaña.

Quienes han hecho seguimiento a este destacado deportista, saben que brillará a la menor oportunidad de jugar en los encuentros amistosos de cara a la Copa América del 2015. Mientras, los vallenatos esperan que hoy ante Eslovenia tenga oportunidad de mostrar su talento.

 

YANITZA FONTALVO
Especial para EL TIEMPO
Valledupar.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.