Editorial: El nuevo ciclo de la Cinemateca

Editorial: El nuevo ciclo de la Cinemateca

16 de noviembre 2014 , 10:11 p.m.

Suele olvidársenos que Bogotá es una gigantesca ciudad de ocho millones de habitantes. Y que en muchos de sus barrios ha venido sucediendo una explosión cultural que los medios a duras penas logran reseñar. Cuando visitan la capital de Colombia, los espectadores extranjeros suelen sorprenderse con todo lo que está pasando en las salas de teatro, las galerías de arte, los cines, las academias y las bibliotecas bogotanas.

Y, seguramente, quedan extrañados de que los bogotanos no sean capaces de verlo, de reconocerlo. Así que la noticia de que se hará una nueva Cinemateca Distrital en el viejo barrio de Las Aguas, en la localidad de Santa Fe, a unos pasos del eje ambiental de la avenida Jiménez, hace todavía más difícil de negar el hecho de que en Bogotá está apareciendo, también, una ciudadanía que tiene mucho por ver, mucho por leer, mucho por decir.

Habría que afirmar, en honor a la verdad, que durante años la Cinemateca Distrital ha estado en manos de gestores culturales de seriedad y profesionalismo probados, y que se ha hecho mucho, a pesar de los presupuestos con los que ha contado. Sus Cuadernos de cine colombiano son publicaciones de altísima calidad, que guardan la memoria de lo que han realizado nuestros cineastas; los talleres que consigue organizar son encuentros serios con realizadores y con críticos que dan luces sobre los ejercicios de ver y hacer películas (la visita del productor Jan Harlan fue un verdadero éxito) y la programación de cada mes no solo está a tono con lo que pasa en el cine del mundo, sino que, concediéndole su verdadero lugar, rescata a tiempo de la competencia despiadada de las salas de cine comerciales lo mejor que se hace en Colombia.

La nueva sede de la Cinemateca, que estará lista en el 2017 y que pretende convertirse en un verdadero centro cultural para toda la ciudad, es una forma de reconocer la realidad: que en el antiguo auditorio de 180 sillas, que sus gestores han administrado con verdadero cariño, ya no caben ni todos los cinéfilos que han ido apareciendo en la urbe en estos últimos años, ni toda la cultura que se ha estado tomando las calles de Bogotá desde hace ya un par de décadas.

EDITORIAL
editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.