'Que inventen ellos'

'Que inventen ellos'

Don Santiago Ramón y Cajal decía que a la carreta de la cultura española le hacía falta la ciencia.

notitle
13 de noviembre 2014 , 06:16 p.m.

 “Que inventen ellos” fue una expresión irritada de don Miguel de Unamuno. “Ellos” eran los ingleses; “nosotros”, los españoles. Con mal genio (que dicen era frecuente en él), argumentaba que la luz eléctrica alumbraba igual en su casa que donde la inventaron. Esa expresión arrogante no solo se refería a inventos como la locomotora o el computador. Incluía avances científicos como la teoría de la evolución, la de la gravedad, el electromagnetismo y otros. Despreciaba a los ingleses por ocuparse de cosas tan mundanas, y los contrastaba con los españoles, supuestamente dados al arte, la literatura, la música y la danza. Sí, los ingleses inventaban, pero también producían un arte y una literatura maravillosos, una música excelente y una filosofía extraordinaria.

Recordé esta anécdota recientemente, en una conferencia sobre instituciones educativas en transformación, organizada por la red de universidades STEM. El acrónimo corresponde (en inglés) a ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Su impulso es hoy una de las políticas de educación superior en los Estados Unidos y Canadá. La iniciativa se originó porque las vocaciones científicas declinaban y parece fundamental mantener una población amplia de ciudadanos versados en esos campos. Universidades emblemáticas adoptaron la estrategia, que incluye la oferta de esas asignaturas en los programas de ciencias sociales y humanas.

No es una visión meramente tecnicista. El NSF (equivalente de Colciencias) incluyó la sicología, la antropología, la sociología y la economía en la iniciativa. Tienen claro que la formación debe pensarse para toda la vida, y por tanto es importante que sea integral.

Las discusiones en la conferencia fueron interesantes. No se centraron en las nuevas tecnologías de comunicación, que solamente se ven como tecnologías de apoyo. Les preocupa la necesidad de nuevas pedagogías y vías de aprendizaje que promuevan el crecimiento de las disciplinas científicas. Vías que hagan interesante y fácil el aprendizaje de materias que, en algunos imaginarios, son áridas y difíciles. Se analizaron propuestas posibles y sensatas que tratan de adelantarse a desarrollos futuros. Nuevas aulas, fragmentadas y no localizadas, que usan recursos disponibles en todo el mundo. Aprendizaje en grupos de pares y desarrollo de la inventiva y la creatividad por encima de la acumulación de información.

En contraste, en Colombia, según informe del MEN, en el 2012 el 49,5 por ciento de los títulos fueron en derecho, ciencias sociales, administración y economía; 2,5 por ciento, en ciencias agrarias, y apenas 1,6 por ciento en matemáticas y ciencias naturales (que incluyen física, química, geología y biología). Más grave aún, la tendencia de crecimiento anual fue cercana al 8 por ciento en las disciplinas sociales, apenas 4 por ciento en matemáticas y ciencias y decrecieron un 1 por ciento en ciencias agrarias. Esa situación grave y esa tendencia peor se refuerzan en sectores del mundo académico, por una posición “políticamente correcta” de desprecio a las ciencias naturales, que se piensan para nerds cuando no para enemigos peligrosos de la sociedad, y por manifestaciones del orgullo que produce en algunos intelectuales el ser “negados” para las matemáticas.

Otra vez “inventan ellos”. También ahora “ellos”, además de inventar, tienen la más gran industria editorial del mundo, redes de bibliotecas envidiables, orquestas y conservatorios, museos y escuelas de arte admirables.

Don Santiago Ramón y Cajal, español y premio nobel de Medicina y Fisiología, decía por la misma época de Unamuno que a la carreta de la cultura española le hacía falta la rueda de la ciencia. Tenía razón don Santiago, para llegar lejos y a tiempo conviene tener cuatro ruedas.

@mwassermannl

Moisés Wasserman

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.