El hombre que reclama la paternidad de nieto de la pastora Piraquive

El hombre que reclama la paternidad de nieto de la pastora Piraquive

Félix Bernal demandó a la hija de la líder de Iglesia de Dios Ministerial en la Florida. Entrevista.

notitle
12 de noviembre 2014 , 09:25 p.m.

Al nieto de la pastora María Luisa Piraquive, líder de la iglesia de Dios Ministerial, tendrían que hacerle una prueba de paternidad en Estados Unidos para probar si Félix Bernal, quien tuvo una relación con Perla Moreno, hija de Piraquive, es el papá de un joven que hoy tiene 16 años.

Esto, si prospera una demanda instaurada por Bernal en el condado de Broward, en la Florida, donde reside el menor con su madre y su nueva pareja.

Piraquive es recordada por decir que ninguna persona discapacitada puede predicar en la iglesia que preside.
EL TIEMPO habló con Bernal y buscó a Perla Moreno, pero en las oficinas de la iglesia, en Weston, dijeron que estaba de viaje.

¿Qué está peleando?

Lo que yo estoy peleando desde hace 10 u 11 años es que me dejen ver a mi hijo y no han querido. He llamado a Perla, le envié e-mails, pero parece que eliminó el correo. Ellos están en una nube; en este momento, Perla es una princesa y María Luisa, la reina. Para contactarlos es muy difícil.

¿El niño nació en EE. UU.?

El niño nació en Colombia, pero reside en EE. UU. En Colombia yo intenté buscar la paternidad, pero me dijeron que si el niño no estaba allí, no se le podía practicar ninguna prueba.

¿En qué consiste la demanda?

Se tiene que hacer la prueba de ADN y así restablecer mis derechos como padre y darle mi apellido al niño.

¿En este momento qué apellido tiene?

Tiene el apellido del señor con el que a Perla la obligaron a casarse. Estoy enfrentándome a una familia que no es normal. Tienen en su cabeza que son una monarquía. El hijo de María Luisa –que estuvo separado de la familia en una época por declararse gay, y que es el que predica y da las enseñanzas a los pastores de la iglesia– dice que son una monarquía y que la cabeza es la reina María Luisa, y los demás son los súbditos que tienen que hacer lo que ella diga.

¿Ha tenido contacto con María Luisa en estos años?

No, ninguno. Ella ni siquiera sabe cómo soy yo. Me sacó de la vida de Perla cuando quedó embarazada, me alejó de ella, aunque yo la veía a ella y al niño a escondidas y vivimos juntos en EE. UU. hasta que María Luisa se dio cuenta y nos separó otra vez diciéndole a Perla que si me volvía a ver le quitaba todo y al niño. Eso está en una grabación. A María Luisa le preguntaron en el programa Los Informantes qué pasaba con el hijo de Perla, y ella dijo que el que quisiera demandara, y eso es lo que hago.

¿Por qué se demoró tanto en demandar la paternidad?

Yo no podía venir a la Florida porque me sacaron una orden de deportación y no podía ingresar porque no tenía la visa, y dijeron que tenía que esperar 10 años para que me la dieran. A mi mamá y a mí nos amenazaron de muerte. Iban motorizados y me decían que no querían que me pasara nada, muy sarcásticamente.

Después de la demanda, ¿qué sigue?

Tienen 20 días para responderla. Pueden decir lo que quieran, pero la demanda va a seguir y se va a realizar la prueba.

¿Tiene que volver a EE. UU.?

Sí, apenas el juez diga la fecha de la prueba en uno o dos meses. Eso es o no es.

¿Seguro de que es su hijo?

Estoy ciento por ciento seguro de que es mi hijo; se parece a mí y cuando estábamos bien con Perla, yo le preguntaba si en realidad era mi hijo, y me decía que sí, que no me preocupara, que le hiciera todas las pruebas que quisiera, que el niño era mío.

¿Hace cuánto que no lo ve?

Hace 11 años que no lo veo. He luchado y lo único que he hecho es luchar por él, para que el día de mañana él sepa lo que he hecho, así él no me quiera ver, porque no me conoce o porque le laven el cerebro. Que él sepa que al menos luché por él.

¿Por qué cree que María Luisa no lo quiere?

A ella no le gustan los negros, no le gustan los gais. A mí me discriminó porque yo no era miembro de la iglesia; no soy negro, no soy gay, no soy discapacitado, solo que no estoy en su iglesia. Yo no sé por qué la gente no se da cuenta de tantas quejas, tantos reclamos, tanta gente dando testimonio negativo de la forma como esta señora da la doctrina; por qué la gente no se da cuenta de que está en una secta, porque una secta es donde se hace lo que el líder diga.

¿No teme represalias después de esta demanda?

Sí, pero tengo que luchar por mi hijo hasta la muerte y si me muero por eso, por lo menos que se me recuerde por luchar por él.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.