¿Por qué no se ve la plata en Cota?

¿Por qué no se ve la plata en Cota?

Casos de presunta corrupción custionan la gestión de los recursos en el municipio.

notitle
12 de noviembre 2014 , 09:07 p.m.

La razón del poder y la riqueza que hoy tiene Cota es clara: la zona industrial que ha llegado a ubicarse a su territorio le aporta cada vez más ingresos, por lo que su presupuesto con los años se ha convertido en un fortín político. Pero a la par de ese avance, los escándalos de posible corrupción han enlodado las últimas administraciones.

La clave para la llegada de los industriales, además de las disposiciones de planeación desde los años 90, fue la exención de impuestos.

Este mismo diario, en marzo de 1992 anunció el cambio que tendría el pueblo agrícola al entregarle 938 hectáreas a los usos industriales. Las promesas de inversión aseguraban hace 22 años que se garantizarían “cuantiosos recursos al municipio para inversión en salud, educación, vías y servicios públicos”.

La clave para la llegada de los industriales, además de las disposiciones de planeación, fue la exención de impuestos. En el 2009 a través del acuerdo 20, el alcalde Néstor Guitarrero le propuso al Consejo municipal exonerar del pago del impuesto de industria y comercio a las empresas por un lapso de ocho años, luego de este tiempo tendrían que permanecer como mínimo 2 años más en el territorio para retribuirle al municipio.

También le otorgó a las nuevas empresas creadas en Cota, una exoneración del 70 por ciento de impuesto el primer año y un incremento paulatino del 10 por ciento durante los ocho años siguientes.

Además las empresas pueden obtener un beneficio adicional de reducción de un 20 por ciento en el tributo, si más del 20 por ciento de los empleados y trabajadores operativos, y el 3 por ciento de su personal profesional, es residente por más de cinco años en Cota.

Guitarrero, el mismo alcalde que mejoró las condiciones tributarias para la industria, presentó al Concejo municipal el acuerdo 17, que le permitió contraer un empréstito de 18.000 millones de pesos con el Banco de Bogotá para la ejecución de las obras del plan maestro de alcantarillado y saneamiento básico.

Foto: Abel Cárdenas / EL TIEMPO

Hoy  Guitarrero, el actual alcalde Campo Alexander Prieto, quien era en ese año el presidente de la comisión segunda del Consejo y aprobó el empréstito, al igual que el resto de los cabildantes, están siendo investigados por la Procuraduría por causa de las irregularidades en la contratación y la construcción de las obras.

El ente de control encontró, entre varias inconsistencias, que hubo equipamiento que no se instaló, a pesar de que fue pagado y notificado; que se pidieron prórrogas de hasta seis meses en la ejecución de obras que no justificaban tal tiempo; que se le otorgaron contratos a empresas recién constituidas que no tenían la experiencia para asumir las obras; que faltaron permisos de la Corporación Autónoma Regional para vertimientos que contaminaron quebradas del municipio, y que se otorgaron anticipos hasta el 50% de manera injustificada, entre otros vacíos en la contratación.

El sector de Urián, en el casco municipal de Cota, es una de las zonas donde más se percibe las precariedades de la población.                          Fotos: Abel Cárdenas / EL TIEMPO

También la Procuraduría se basó en un informe de la Contraloría que halló en un trabajo de campo cómo el plan de mejoramiento de vivienda se había hecho de manera inequitativa, beneficiando a familias que no tenían esta necesidad o que eran de estrato tres cuando el proyecto iba dirigido a las de estrato 0, 1 y 2.

A pesar de la ya tan cuestionada ejecución de estas obras, el actual alcalde del municipio solicitó este año al Concejo la aprobación de otro empréstito por 29.000 millones de pesos más, con los que dice mejorará la infraestructura de las instituciones educativas, creará un nuevo centro para la administración municipal, entre otras inversiones. Con esto la deuda pública del municipio alcanzaría los 49.300 millones.

El alcalde del Ford Mustang convertible

Pero esta investigación en curso no es la única que enloda la gestión del actual alcalde Campo Alexander Prieto. El abogado de 32 años, que fue concejal del municipio en el periodo 2008-2011, era conocido en el pueblo por los negocios de lavanderías de su familia y por un bar que tuvo desde muy joven.

Las personas lo suelen recordar, porque repartía cerveza en un pequeño furgón. Hoy, en cambio, algunos le critican que su carro sea un Ford Mustang convertible de color rojo, con el que solía pasearse por las calles del municipio. Prieto asegura que ya lo vendió y en este momento no tiene automóvil. Su campaña y los líos en contratación son dos casos que siguen despertando las críticas de los ciudadanos.

Una campaña desmedida

La campaña de Alexander Campo Prieto, candidato del Polo Democrático, será recordada en el municipio, no solo por las constantes caravanas amarillas, sino por los populares conciertos de J Balvin y Jorge Celedón, que organizó en el pueblo.

Casi un año después de su elección, el 16 de octubre del año pasado, el Consejo Nacional Electoral abrió una investigación por una supuesta violación a los topes de campaña. Estos no podían exceder los 60 millones y según el CNE los valores de la cruzada de Prieto ascendieron a los 110.889.806 millones, e incluso aseguró el ente de vigilancia que otros gastos pudieron no ser incluidos en el libro de contabilidad ni tampoco registrados.

Ante esta medida, el Polo Democrático interpuso una acción de nulidad, a la que el CNE tardó un año en darle dar respuesta, cuando la negó en agosto de este año. La demora dilató la posibilidad de suspensión o destitución de Prieto en el cargo, que terminaría su periodo en el 2015 sin haber sido juzgado.

Aunque, el CNE rechazó la acción del Polo Democrático también invalidó la resolución que tomó en octubre del 2013, argumentando que en la decisión no hubo el debido proceso con el alcalde a quien se le vulneró los derechos de la propia defensa, al no contar con su pronunciamiento respecto a la violación de los topes.

A pesar de que esto dejó nuevamente el proceso en ceros, el CNE fue claro en afirmar que las pruebas del exceso en los gastos contra Prieto no se invalidan.

El caos en planeación

Durante casi un año, en el que otorgó licencias y revisó el Plan de Ordenamiento Territorial del municipio, la exsecretaria de Planeación de Cota ejerció de manera ilegal su profesión.

La ingeniera logística Lida Milena Monroy se posicionó como secretaria de Planeación el 9 de junio del 2012, sin contar con una matrícula profesional. Esta fue emitida por el Consejo Profesional Nacional de Ingeniería apenas en mayo del 2013.

En junio de este año la Procuraduría le ordenó al alcalde “tomar medidas administrativas” respecto a la falta de inexperiencia de Monroy para ocupar este cargo; sin embargo, ella se mantuvo en este hasta hace un par de semanas.

En el fallo de la Procuraduría no se le impuso una sanción disciplinaria ni al alcalde ni a la secretaria, porque según argumentos de su defensa ellos tenían un “convencimiento errado de que su conducta no configuraba una falta disciplinaria”.

También porque justificaban la experiencia profesional de la ingeniera en su cargo como concejal del municipio, en el mismo periodo que lo fue Campo Prieto, y en el mismo en que se aprobó el cuestionado empréstito.
Sin embargo, el ente de control resolvió que la funcionaria no tiene la experiencia a partir de la emisión de su matrícula profesional para ocupar el cargo.

CUNDINAMARCA

Escríbanos a laubet@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.