Pese a no estar de acuerdo, Munar no frenará su salida de Judicatura

Pese a no estar de acuerdo, Munar no frenará su salida de Judicatura

Presidente de Sala Administrativa dice que respeta y acata fallo del Consejo de Estado que lo sacó.

notitle
12 de noviembre 2014 , 08:27 p.m.

Tras el fallo del Consejo de Estado que declaró nula su elección en el Consejo Superior de la Judicatura, el magistrado Pedro Munar dice que no interpondrá el rosario de recursos jurídicos con los que su colega Francisco Ricaurte logró dilatar por cuatro meses su salida de ese alto tribunal.

Los dos fueron miembros de la Corte Suprema y luego elegidos por esta como miembros de la Sala Administrativa de la Judicatura. El Consejo de Estado dice que su caso fue un ejemplo de la cuestionada ‘puerta giratoria’ y por eso anuló en los dos casos la elección.

¿Cómo recibió la decisión del Consejo de Estado?

Las decisiones de los jueces se respetan, se acatan y, en mi caso, más que nadie estaría obligado a acatar el fallo de un juez. Yo he sido toda mi vida juez y a un juez le corresponde decidir. De manera que lo que haré es respetar el fallo y proseguir la vida, porque eso es lo que nos corresponde a todos.

¿Interpondrá recursos contra esa decisión?

No conozco la providencia, que es de última instancia y no tiene recursos. En ese entendido, yo no estoy pensando en interponer recursos contra la providencia. Además, la profirió la Sala Plena, el máximo órgano de cierre del contencioso administrativo y esa decisión es inapelable. Ahora depende del texto de la providencia y si surge alguna inquietud. Pero, en principio, no tengo pensado interponer ningún recurso.

¿Aún defiende que los términos en que se hizo su elección eran las reglas vigentes de juego en ese momento?

Sí. La Corte venía eligiendo exmagistrados para que ocuparan otros cargos en la Rama Judicial, en el entendido de que esos cargos debían ser ocupados por personas de una extensa trayectoria en la Rama, de un aquilatado conocimiento jurídico. El mismo Consejo de Estado hace cuatro o cinco años postuló para la Corte Constitucional a un exmagistrado al que él eligió, y otro tanto sucedió con el Procurador. De manera que esa era una ley considerada jurídica y éticamente admisible. A uno no se lo puede estigmatizar porque se sometió a las reglas de juego que en ese momento existían. Si el Consejo de Estado considera, atendiendo una regla de valoración social, que hoy eso se sancione, yo no voy a controvertir eso. Acepto el veredicto.

¿Sigue usted pensando que las personas idóneas para estar en la Judicatura serían los exmagistrados?

Claro que sí. Si usted mira la reforma que hace curso en el Congreso (reforma del Estado), quienes van a conformar la junta directiva de la Rama Judicial son los propios magistrados de las altas cortes. Eso es inclusive más cerrado en la reforma, que me está dando la razón. El constituyente está pensando en esa posibilidad: que sean los magistrados de las cortes los que asuman la dirección, el gobierno, de la administración de justicia.

Se ha criticado el paso de una corte a otra inmediatamente después de finalizar el periodo...

En mi caso particular, yo me había retirado algo más de un año cuando acepté presentar mi nombre a la Judicatura y creo que en la reforma se va a prohibir que un magistrado de una corte pase a ser parte de otra. Pero las inhabilidades, de lo que he leído, son por un año. Luego, si se aplicara esa regla de la reforma en mi caso, pues no habría ninguna incompatibilidad porque yo fui nombrado un año después.

¿Ya tiene planes sobre a qué se va dedicar?

Pienso ejercer mi profesión. Soy abogado. Simplemente abandono un cargo, pero no abandono mis convicciones. Mi hija me está invitando a su oficina. Lo voy a estudiar.

Ricaurte se va, pero anuncia más demandas

Cumplidos este miércoles los tres días para ejecutar el fallo del Consejo de Estado que selló su salida de la Judicatura, el magistrado Francisco Ricaurte envió una carta en la que dice que el fallo en su contra supuestamente fue presionado por columnistas de opinión.

Hace cuatro meses, el Consejo de Estado anuló su elección en la Judicatura porque fue decidida por magistrados de la Corte Suprema que Ricaurte eligió siendo miembro de esa corporación.

Tras una cascada de recursos jurídicos con los que logró quedarse en su silla hasta ayer, el polémico magistrado le escribió al presidente de la Corte Suprema de Justicia, Luis Gabriel Miranda, para defender su salto de una corte a otra.

“Lo que hace apenas seis años era legal, hoy, sin que mediara ningún cambio en la ley, decidieron decretarlo ilegal”, dice la carta, y asegura que “son varios los magistrados que en un abrir y cerrar de ojos cambiaron de opinión” sobre el asunto.

También insiste en que no existe la prueba de la “inhabilidad de la puerta giratoria” y afirma que la prohibición de esa cuestionada práctica apenas está en trámite en el proyecto de equilibrio de poderes, que hace tránsito en el Congreso.

Ricaurte, quien se declaró “defensor de la ley”, aseguró que el fallo que lo sacó “en el fondo es abiertamente ilegal” y anunció que vendrán más recursos “ante las instancias pertinentes”.

Remata con pullas al Consejo de Estado, del que dice que “ha recurrido también a la misma práctica para postular, en los últimos años, a decenas de sus exmagistrados”.

JUSTICIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.