Tuberculosis, riesgo para profesionales de salud en Cali

Tuberculosis, riesgo para profesionales de salud en Cali

Resultados preliminares de estudio interdisciplinario sobre calidad de aire en hospitales preocupa.

10 de noviembre 2014 , 07:00 p.m.

Hospitales con riesgo alto de transmisión de infecciones y hasta con áreas peligrosas, estructuras con improvisación en aire acondicionado, y otras que han privilegiado el confort a la salubridad, son algunos de los hallazgos del proyecto ‘Ambientes seguros en el manejo de la asociación VIH/tuberculosis’, que adelanta un grupo interdisciplinario de las escuelas de Ingeniería Mecánica y Salud Pública de la Universidad del Valle, que además encontró el alto riesgo que enfrenta el personal de salud en medio de este manejo.

La investigación, que se emprendió a mediados de 2012, buscaba en un principio analizar la situación de los cuatro hospitales más grandes de Cali, pero finalmente se logró la autorización del San Juan de Dios y Mario Correa Rengifo. Paradójicamente el Hospital Universitario del Valle no permitió la intervención de los investigadores.

El ingeniero Carlos Alberto Herrera, PH D, durante la exposición de los primeros resultados del proyecto, precisó cómo a medida que se evaluaban las posibilidades de riesgo de tuberculosis y VIH en los hospitales ligado a la calidad del aire, se encontraron estadísticas y situaciones que hicieron necesario trabajar con disciplinas asociadas a la salud.

“Solo en cuanto al personal de salud es tenebroso. Principalmente médicos y auxiliares de enfermería se enferman de tuberculosis por el trabajo y las malas condiciones de trabajo. Pero había que ir más allá de las cifras, encontrar causas y cómo resolverlas, y por eso dentro del proyecto se decidió centrar la investigación en el personal médico. Si se resuelve el de personal, se puede resolver el de visitantes y pacientes”, dijo el investigador.

Y es que estos trabajadores que permanecen mínimo ocho horas tiene mayor posibilidad de contagio.

El Instituto Nacional de Salud registró entre 2008 y 2012, un total de 532 casos notificados de tuberculosis en personal de salud en el país.

“Lo grave es que en 2013 fueron 146 los casos notificados. Eso significa que en el último año se infectó un 50 por ciento más de médicos. Eso refleja lo que esta ocurriendo”, dijo. Al ir más allá, se encontró, además, que un 12,5 por ciento de los 11.866 casos en el país estaban en el Valle. La secretaría de Salud mostró que en Cali el año pasado hubo 926 casos nuevos de tuberculosis.

La bacterióloga Liliana Salamanca, de la Escuela de Salud Pública, quien adelantó algunos resultados del estudio ‘Riesgo de transmisión de tuberculosis en relación con las medidas de control administrativo, ambiental y respiratorio’, precisó que Cali es una ciudad de alto riesgo, donde la incidencia de casos, 46 por cien mil habitantes, duplica a la de Colombia, que está entre 24 y 25 casos por cien mil habitantes.

“Es una cifra alarmante. En Cali no hay una comuna en riesgo bajo, la ciudad se encuentra en un alto riesgo”, agregó la investigadora.

Y en este panorama no es mejor la suerte de los profesionales de salud. De los 532 casos reportados en el país, en el Valle fueron 66 casos.

Pero para poder intervenir se deben conocer el riesgo y la probabilidad de adquirir la tuberculosis, y en ese sentido se tuvieron en cuenta tres factores: el paciente con baciloscopia positiva, que no se cubre al momento de toser ni hablar y se expone ante otros individuos; el contacto de los profesionales de salud con ese individuo y el medio ambiente.

“La principal medida de control es la administrativa, que es la que se encarga de reducir el riesgo con un plan de control de infecciones hospitalarias, pero vemos que no hay de tuberculosis. La evaluación de riesgo institucional se debe fortalecer y capacitar al personal, muchos todavía creen que es una enfermedad antigua que no existe”, dijo Salamanca.

Se debe mejorar el canal de capacitación, se requiere control ambiental pues se evidenció que no hay mantenimiento ni control de bioseguridad, con equipos para el personal, insistió la investigadora, quien advirtió que determinar el riesgo de las instituciones en estudio, a la que se suma una IPS en este campo, no ha terminado.

“Hace falta educación y cuando se conoce esta situación la gente se preocupa por su propia salud. Tener claridad que la calidad del aire redunda en salud, que los hospitales conozcan cuál es su situación y crear políticas y normas que ayuden a la reducción de riesgo en hospitales, es una necesidad”, coinciden los investigadores.

CALI

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.