El hombre que le lleva fútbol a la niñez de Mompox

El hombre que le lleva fútbol a la niñez de Mompox

En el marco de la 'Travesía Río Magdalena Claro' se conocen personas que le apuestan a la niñez.

notitle
07 de noviembre 2014 , 08:21 p.m.

Una cancha de microfútbol a la que le llaman ‘El campo del Titán’, un balón, un pito, un grupo de ‘pelaos’ bulliciosos, la brisa de la tarde y el arrullo del Magdalena que golpea sobre la orilla de Mompox, son todo lo que Luis Hernando Erazo necesita para sentirse verdaderamente realizado.

El hombre, oriundo del Valle del Cauca, montó hace ocho años y por su propia cuenta, la 'Escuela de Fútbol Juventud Mompox' para ofrecerles una alternativa deportiva a más de 70 niños entre los 6 y los 15 años del municipio y de corregimientos aledaños como Guataca, Tierra Firme, Palomar y La Rinconada. (Lea también: Con deporte y turismo, la tecnología llegó a las riberas del Magdalena)

Tiene 63 años y sus historias cuentan que fue jugador de fútbol a finales de los años sesenta y llegó a competir en varios torneos nacionales hasta que una lesión lo sacó del campo de juego y decidió dedicarse a la Educación Física. Relata también que por azares de la vida llegó a Mompox en 1972, contratado por el Ministerio de Educación para trabajar en el Colegio Nacional Pinillos y que allí se quedó hasta que se jubiló en el 2002.

Entonces, por aquello de ‘hacerle el quite’ al aburrimiento y para seguir aportando creó en el 2006 su propia escuela de fútbol, para ofrecer una alternativa de recreación, en un pueblo donde, dice él, el deporte está subvalorado, y los jóvenes no encuentran opciones de esparcimiento sano.

“La idea es ofrecer formación integral más allá de lo deportivo. Mis muchachos son buenos estudiantes, buenos hijos, niños con valores, que saben competir sanamente y que buscan mejorar a diario, no como futbolistas sino como personas”, afirma ‘el profe’ Erazo.

Su único ayudante, es Daniel Reyes, un joven que fue alumno suyo, creció, estudió también Educación Física y ahora es su mano derecha: se encarga del grupo de niños de 6 a 9 años. El resto, están dirigidos por ‘el profe’ Erazo.

Entrenan de lunes a viernes en el ‘Campo del Titán’, a las 4 p.m., justo cuando el calor abrasador empieza a dar tregua. “El deporte está abandonado en esta región - suelta el hombre- No hay inversión, ni infraestructura, ni interés por parte de los padres de familia para que los muchachos se ejerciten”. Luego explica que solo hasta ahora están terminando las obras del Centro de Alto rendimiento de Mompox.

Por eso, de pie frente a la Plaza de la Concepción, Erazo ve con buenos ojos las actividades lúdico-deportivas que por estos días realiza Coldeportes en las riberas del río Magdalena en el marco del Campeonato Mundial de Motonaútica y XXIX Travesía Río Magdalena - Claro 2014, cuya cuarta etapa se cumple hoy en un recorrido de 220 kilómetros entre Mompox y Barranquilla.

Allí, entre los más de 200 niños que se beneficiaron de la jornada recreativa realizada este jueves, había varios de sus pupilos disfrutando de juegos tradicionales como carreras de encostalados y golosas y de minideportes como tiro al blanco, pruebas callejeras de atletismo, voleyball y pruebas de natación y canotaje.

Como si se tratará de grandes campeones, los pequeños no solo recibieron medallas doradas sino también juguetes e implementación deportiva como balones y mallas para sus pueblos.

Se trata de un proyecto piloto que se está ejecutando en cuatro municipios por los que ha pasado y pasará la travesía: Tamarameque (Cesar), El Banco (Magdalena), Mompox y Pasacaballos (Bolívar), y con el que se busca ir más allá de la espectacularidad que genera este evento competitivo y aprovecharlo para fomentar el deporte en la infancia.

“Lo que queremos es institucionalizar espacios deportivos que se den de manera paralela a la realización de estas travesías y campeonatos. Lo que se quiere es vincular a la población infantil y que no sean solamente los espectadores que ven el show desde la orilla del río”, expresó Víctor Felix Cedeño, coordinador nacional de deporte social comunitario de Coldeportes.

Por su parte, y como ha ocurrido en otros municipios ribereños por donde ha pasado la travesía, los 20 mejores Icfes de la región fueron premiados por la empresa Claro con tabletas cargadas con contenidos educativos.

Un parque para Buenavista

En otro punto del río, a media hora en bote desde Mompox, Jineth Paola Dávila celebra con saltos y carcajadas, la llegada de un parque que le donó la empresa de comunicaciones Claro a la comunidad de San Sebastián de Buenavista, municipio ribereño que tiene una población de alrededor de 250 niños.

Mientras varios hombres de su pueblo subían por un barranco el rodadero, el trampolín o sube y baja, los pasamanos y los palos y vigas que habían viajado en chalupa por las aguas del Magdalena, Jineth comenta que el parque les cambiará la vida a los niños de la zona. “Ahora vamos a estar alegres porque nos vamos a divertir. Aquí no había lugares donde jugar y nos tocaba en la calle pero eso es peligroso”, cuenta la pequeña de 11 años.

Foto: Hugo Grajales/ Cortesía Claro

Entre tanto, Mario Alfonso Ortiz, padre de dos hijos de 12 y 14 años, es uno de los lugareños que está ‘tirando pala’ para ‘sembrar’ las vigas de madera y darle vida al parque pieza por pieza justo en la zona céntrica del pueblo, al lado del embarcadero. “Este tipo de ayudas mejoran la convivencia de los ciudadanos más pequeños, que son los niños, les permite integrarse, recrearse y hacer ejercicio mientras se divierten”, señaló el hombre.

A su vez, Dexcy Carrascal, líder comunitaria del municipio sostiene que, definitivamente, el progreso de la población a futuro depende de la apuesta que se haga hoy por sus niños. Por eso, aplaude el esfuerzo de la empresa privada por llevar espacios lúdicos a poblaciones de las que muchos colombianos ni siquiera saben que existen. A ella, que también es docente y que trabaja con madres gestantes, Claro le hizo entrega de una tableta con contenidos educativos para que fortalezca su labor social.

“La tecnología me ‘pega’ duro pero todos mis niños me van a enseñar”, expresó.

LIZETH VIVIANA SALAMANCA
HUELLA SOCIAL

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.