Por paro del Inpec, a las URI no les cabe un capturado más

Por paro del Inpec, a las URI no les cabe un capturado más

Unos 300 presuntos delincuentes, enviados a prisión por juez de garantías, siguen en celdas de paso.

notitle
06 de noviembre 2014 , 08:25 p.m.

“Si ya nos mandaron para la cárcel, ¿qué hacemos acá? Que nos lleven. Aquí no tenemos derecho a nada: no hay visitas conyugales, orinamos en un balde, dormimos unos sobre otros, y nadie hace nada”.

Así se refirió un hombre, que no supera los 35 años y que es señalado de cometer hurto a una entidad bancaria, sobre la situación de hacinamiento que viven él y otras 200 personas en la Unidad de Reacción Inmediata (URI) de Puente Aranda, en el centro de Bogotá, que solo tiene capacidad para 60 personas.

Detrás de las rejas de una celda de paso, se quejan por las demoras en su proceso. Aunque un juez de garantías les dictó medida de aseguramiento en establecimiento carcelario al 90 por ciento de los detenidos, desde donde deberán continuar su proceso, llevan meses esperando a que el Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (Inpec) los traslade a las cárceles.

Pese a que hay quienes señalan que el problema de hacinamiento no es nuevo, fuentes de la Fiscalía insisten en que se ha agudizado desde hace un mes, cuando comenzó el paro judicial y por el Plan Reglamento que adelanta el Inpec. Así las cosas, los guardias se niegan a hacer los traslados.

En el Inpec, en cambio, han expresado que para los sindicados debe haber cárceles distritales y que los condenados ya están en prisión.

Pero en las celdas de la URI de Puente Aranda ya no hay lugar para un detenido más. Solo en el tercer piso de la unidad permanecen 26 mujeres, por los delitos de hurto, homicidio y estupefacientes, y 133 hombres, por homicidio, hurto, acceso carnal violento y microtráfico. Esto sin contar con los que están en el patio, aún sin judicializar.

Que solo haya dos baños, que poco utilizan ya que los uniformados evitan exponerse a abrir y cerrar las rejas continuamente; que orinen en unos baldes y cuelguen la ropa en un tendedero improvisado, justo frente a la colchoneta que utilizan para dormir y pasar las horas, los tiene desesperados.

“Las visitas en el parqueadero no duran más de 20 minutos, no tenemos horas de sol. Nos violan los derechos”, dijo otro sindicado.

Funcionarios, en riesgo

Pero los detenidos no son los únicos que reclaman. Los funcionarios de las URI han tenido que usar tapabocas para evitar los olores nauseabundos que se han tomado el lugar.

También temen a que haya fugas o sean agredidos, como ya ha ocurrido. El último hecho violento, ocurrió el pasado sábado, en la Unidad de Reacción Inmediata de Puente Aranda.

Ese día, las autoridades tuvieron que controlar a los presuntos delincuentes, quienes quemaron colchonetas y cobijas. Lo más preocupante es que no es la única dependencia en esas condiciones, pues el panorama es el mismo en otras sedes a las que diariamente llegan personas capturadas en la ciudad o en el país.

Mientras la URI de Kennedy tiene capacidad para 70 personas, hay 140; en la de Engativá hay 110 y no 60 como debería, y en la de Ciudad Bolívar permanecen 140 y debería haber 40.

De la URI de Kennedy, por ejemplo, hace una semana huyeron tres hombres, luego de que 10 de los detenidos intentaron escapar.

Presuntos delincuentes permanecen en estaciones

El problema es de tal magnitud que algunos de los capturados que ya fueron judicializados y enviados a la cárcel por un juez de garantías, para que permanezcan allí mientras continúa su proceso, no han podido ser trasladados.

Uno de ellos es José Luis Pulido Rodríguez, el hombre capturado en la localidad de Chapinero, el pasado 18 de octubre, luego de robar a un taxista y quien cuenta con más de 40 anotaciones por distintos delitos.

Pese a que esta vez fue cobijado con medida de aseguramiento y que debió ser trasladado a La Picota, sigue esperando a que lo lleven a la estación de Policía de esa localidad.

Los detenidos deberán permanecer allí hasta que el Inpec los reciba y se pueda hacer el respectivo traslado. En otras estaciones de Policía, la situación no varía. Mientras, en promedio, permanecen entre 15 y 20 capturados, ahora el número supera las 30 personas.

Fuentes de la Policía incluso han señalado que hay procesos de investigación que a causa del paro judicial se han frenado y no se han podido llevar a cabo algunas capturas.

Cuéntenos sus casos a aleser@eltiempo.com

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.