Impunidad, la otra tragedia por muertes tras cirugías plásticas

Impunidad, la otra tragedia por muertes tras cirugías plásticas

De últimos seis años hay abiertos 23 procesos en Fiscalía. De 2013 a 2014 no hubo judicializaciones.

notitle
04 de noviembre 2014 , 08:13 p.m.

Una niña de 14 años vio morir a su madre en un garaje de Fontibón, luego de que la abandonaron un par de esteticistas que le practicaban una cirugía plástica. Lo peor es que de ellos no hay rastro y su caso pasó a engrosar la lista de hechos que permanecen en la impunidad.

Hasta el 23 de octubre, cuando Mercedes Garzón perdió la vida, era una ama de casa de 43 años que se puso en manos de inexpertos. Le aplicaron unas inyecciones en el abdomen y en la cadera, y, según su hija, “cuando llegaron a los brazos, comenzó a convulsionar”. (Vea la infografía sobre las cifras de las cirugías plásticas)

Como ella, al menos ocho personas han muerto en los últimos dos años en Bogotá, como resultado de procedimientos estéticos. No hay condenas ni personas judicializadas por estos hechos.

Procesos siguen en vilo

Lo más grave es que no son los únicos casos que siguen abiertos. Según la Fiscalía General de la Nación, en total son 23 los centros de estética o clínicas que están en investigación por presunto homicidio culposo, procesos que todavía no han concluido.

Mientras cuatro de esas muertes se han reportado en lo corrido de este año, tres más se registraron el año pasado y otras tres en el 2012.

Que los demás procesos hayan comenzado en el 2008 muestra que a la tragedia de perder a un familiar o amigo en el quirófano –en ocasiones unas horas después de la intervención– se suma la impotencia de no poder actuar ante las investigaciones que permanecen abiertas por años, sin respuesta.

Eso es lo que siente Eliana Ospina, la hija mayor de Gladys Barbosa, otra víctima mortal.

Contrario a otras mujeres, el dictamen de Medicina Legal tras examinar su cuerpo sin vida concluyó que su muerte fue natural, lo que la dejó sin un sustento jurídico.

“Por el dictamen, el proceso se cerró; eso no me cabe en la cabeza. Yo me siento impotente porque el médico que la operó fue el responsable de lo que pasó; él la descuidó”, recordó la joven, quien estuvo con su madre los últimos minutos del pasado 6 de julio, cuando falleció.

Se había sometido a una liposucción leve, una lipoinyección de glúteos y una mamopexia para aumentar el tamaño de su cola y de sus senos.

Frente a lo que está pasando en Bogotá y el resto del país, el doctor Cristian Gutiérrez Cabrera, director de la Fundación Víctimas de la Mala Estética, dedicada a apoyarlas en materia jurídica, opina que además de impunidad hay desinformación.

“Claro que hay impunidad. En materia penal son pocos los resultados; en cambio, en el campo civil puede haberlos. No conocen que pueden exigir una indemnización y que el tratamiento de estos casos es diferente”, explicó.

Además, asegura, hay personas que para evadir a la justicia son capaces, incluso, de intimidar a sus pacientes, haciendo que las víctimas desistan.

“Infortunadamente, no todos los médicos actúan de manera correcta; muchos lo hacen como unos delincuentes: terminan hasta amenazando a quien fue su paciente, y estos, por miedo, no denuncian”, agregó Gutiérrez.

‘Necesitamos reglamentar para que no suceda’

Lina Triana, presidenta de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva, hizo un llamado al Ministerio de Salud para que trabajen de la mano y eviten más muertes producto de malos procedimientos.

¿Cuáles son las quejas más frecuentes?

En Colombia tenemos una epidemia de biopolímeros, y eso lo vemos todos los días en nuestras consultas. Es muy triste ver cómo no les podemos ayudar a nuestras pacientes porque un biopolímero no puede retirarse del todo. Es muy triste que tu cuerpo y tu rostro pueden quedar desfigurados para siempre. A pesar de que hay difusión de lo que no se tiene que hacer, sigue pasando.

Entonces, ¿qué hacer?

Necesitamos pasar a una reglamentación; no nos podemos quedar más en difusión. Necesitamos trabajar en cuatro pilares básicos. El primero es la idoneidad y competencia del médico que va a hacer el procedimiento; que tenga una educación formal, experiencia, formación en el tema y un título de especialista.

Y los otros tres...

El segundo, todo lo referente con el sitio, la infraestructura y la vigilancia que se necesita.

Tercero, los insumos. Estos deben tener un estudio importante del Invima. Y cuarto, el marco médico legal implicado para la seguridad de los pacientes.

¿Necesitan el apoyo del Ministerio?

Queremos que haya más conexión, que trabajemos de la mano con el Gobierno para evitar que los procedimientos de cirugía plástica estética en manos no idóneas sigan siendo un riesgo social.

Si se va a operar, tenga en cuenta...

1. Hay riesgos

Expertos en la materia aseguran que no existen procedimientos con cero riesgos, pero la pericia y los conocimientos científicos del médico le permiten afrontar la complicaciones acertadamente y guiar al paciente.

2. Legalidad

Las clínicas que están avaladas deben hacer visible un documento con una estrella que muestra la autorización otorgada por la Secretaría de Salud para funcionar y hacer los procedimientos estéticos.

3. Indicaciones

Cada cuerpo actúa de manera diferente, pero ante cualquier síntoma (fiebre, mareo) lo ideal es consultar de inmediato al médico. Las complicaciones pueden darse cuando el paciente no sigue las recomendaciones.

Si tiene alguna denuncia, escríbanos a aleser@eltiempo.com.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.