Condena de 20 años para menor que mató a su profesora de español

Condena de 20 años para menor que mató a su profesora de español

Juez aseguró que el joven británico mostró una "escalofriante ausencia de remordimientos".

notitle
04 de noviembre 2014 , 02:51 p.m.

El pasado 28 de abril, Will Cornick, un adolescente británico de tan solo 15 años, mató a su profesora de español Ann Maguire, durante una clase en la secundaria estatal católica Corpus Christi Catholic College de la ciudad de Leeds en Inglaterra, lugar donde estudiaba desde los 11 años.

Cornick se paró de su pupitre y le guiñó el ojo a un compañero, luego se acercó a la docente, sacó un cuchillo y la apuñaló en siete ocasiones en la espalda y el cuello, produciendo su muerte.

Este 3 de noviembre se conoció en la corte de Leeds Crown, al norte de Inglaterra, la sentencia que lo condena en un principio a una cadena perpetua, en la que tendrá que pasar, por lo menos, 20 años en la cárcel. Este tipo de condena en este país, podría ser modificada por buen comportamiento u otras circunstancias.

Durante la lectura de la sentencia, el juez encargado aseguró que el adolescente había mostrado "una escalofriante ausencia de remordimientos", y que lo más probable es que nunca vaya abandonar la cárcel.

El detenido se declaró culpable por el asesinato de su profesora, de 61 años, por quien aseguró que sentía un profundo odio.

La condena a Cornick ha sido cuestionada por varias organizaciones que defienden los derechos de los menores, mientras que especialistas en salud mental han asegurado que el joven es potencialmente peligroso para la sociedad.

Según datos que arrojó la investigación, Cornick venía planeando el asesinato por cerca de tres años y le había manifestado a un amigo sus deseos de matarla.

Al parecer, la razón para acabar con la vida de la mujer, fue una circunstancia en la que Maguire excluyó de un viaje escolar a Cornick.

Otra de las causas que manifestó el joven era el rencor por no poder ingresar al Ejército, después de finalizar sus estudios secundarios, debido al diagnóstico de diabetes.

Según sus compañeros, el adolescente no manifestó arrepentimiento después de ocurridos los hechos, por el contrario, regresó a su puesto y se sentó en el pupitre con una expresión de orgullo en su rostro.

ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.