De villana a bienhechora

De villana a bienhechora

Las investigaciones farmacológicas han dejado al descubierto varias bondades medicinales.

notitle
31 de octubre 2014 , 08:05 p.m.

El escudo de la Universidad Nacional de Colombia ostenta, a manera de enseña, la frase latina Inter aulas academiae quaere verum, que en buen romance ha sido traducida como “En la academia, buscad la verdad”. Fiel a este consejo, la Academia Nacional de Medicina ha venido programando periódicamente foros destinados a analizar con sentido crítico asuntos que preocupan a la sociedad, en especial aquellos que tocan con la salud.

El último se llevó a cabo a finales de septiembre, organizado por el Instituto Colombiano de Estudios Bioéticos, entidad adscrita a la Academia y tenida como su órgano asesor en cuestiones de ética médica y bioética. Por estar a la orden del día en diferentes escenarios, el tema ventilado fue el uso medicinal de la marihuana.

El empleo de esta sustancia con fines terapéuticos no es una propuesta original del siglo XXI. Desde hace miles de años ha sido utilizada de manera empírica para tratar variadas enfermedades.

Las investigaciones farmacológicas han dejado al descubierto algo así como 66 componentes estructurales de la planta, varios de ellos con evidentes bondades medicinales. Dado que en casi todos los países el empleo a la carta de los cannabinoides ha estado prohibido por sus efectos deletéreos sobre el organismo humano, su faceta beneficiosa se ha dejado de lado, no obstante haber sido reconocida en el ámbito médico.

Entonces, ¿por qué no permitir que entre a formar parte de los recursos terapéuticos? Ese fue el leitmotiv del foro.

Uno de los invitados fue el senador Juan Manuel Galán, quien viene liderando desde el Congreso de la República una ley que dé vía libre al empleo médico de la marihuana. En su intervención afirmó que la intención suya no es abrirle paso a la legalización irrestricta de las sustancias psicoactivas, sino cambiar la política antidrogas en un caso concreto: el de la marihuana, regulando su uso médico dentro de una ley marco.

Desde el punto de vista científico, la investigación adelantada en los últimos cincuenta años ha puesto de presente que el cannabis sativa –que es el nombre científico de la marihuana– contiene un principio activo, el tetrahidrocanabinol, con evidentes efectos terapéuticos: contrarresta la inflamación, el dolor, la ansiedad, el vómito, la anorexia grave, es relajante muscular y antiepiléptico. En el dolor neuropático resistente a los analgésicos convencionales ha mostrado efectos prometedores.

Sin embargo, posee acciones adversas, como taquicardia, somnolencia o euforia, crisis de pánico, incoherencia motora, bronquitis y adicción con su uso prolongado. Algo importante: no todos los pacientes son subsidiarios de sus beneficios, lo que obliga a que su empleo medicamentoso sea controlado. Por eso, de llegarse a aprobar una ley marco, el siguiente paso sería establecer normas reguladoras que evitaran su manejo caprichoso, para lo cual las recomendaciones de farmacólogos y de médicos “algólogos” (especialistas en el manejo del dolor) serían de inmenso valor.

La Procuraduría General de la Nación no ha visto con buenos ojos la propuesta del senador Galán, por temor a que sea el primer paso para la legalización generalizada de las “drogas”. Para el Ministerio Público, las razones que puedan invocarse a favor de la legalización son míticas. Por eso considera un mito más que el empleo de la marihuana se respalde con argumentos éticos o morales.

Contrariando dicho concepto, en el foro se acogió la tesis de que los argumentos basados en los principios que sustentan la bioética (autonomía, beneficencia y justicia) son absolutamente válidos frente a la evidencia científica de que los agentes psicotrópicos, tipo marihuana, poseen virtudes salutíferas que la ciencia médica debe aprovechar.

Fernando Sánchez Torres

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.