Secciones
Síguenos en:
Santos busca plata en Fondo Europeo para posconflicto

Santos busca plata en Fondo Europeo para posconflicto

No es la primera vez que Colombia, por un posible acuerdo de paz, intenta conseguir recursos.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
14 de octubre 2014 , 01:54 a. m.

Santos viajará la primera semana de noviembre a Europa para buscar apoyo económico para el posconflicto. Desde la visita de Van Rompuy, presidente del Consejo Europeo, quien asistió a la posesión de Santos en agosto, se habló del apoyo de la Unión Europea al proceso de paz y la posibilidad de crear un fondo para el posconflicto. No es la primera vez que Colombia con motivo de unas negociaciones y posible acuerdo de paz intenta conseguir recursos adicionales, pero pensar que la comunidad internacional y en especial la Unión Europea esté dispuesta a dar grandes sumas para financiar el posconflicto es ingenuo.

Antes de cuestionar si la Unión Europea, la cual ha estado distanciada de las conversaciones de La Habana, estaría dispuesta a dar recursos para el posconflicto, vale la pena recordar el esfuerzo anterior de la cooperación internacional para la paz en Colombia y las diferencias entre entonces y la situación actual del país.

Colombia en 1999, en medio de crisis económica, con el problema del narcotráfico desbordado y una percepción a nivel internacional de estado fallido, logró despertar el interés de la comunidad internacional. Fruto de la Diplomacia por la Paz en medio de los diálogos de paz de Pastrana y luego de realizar tres Mesas de Donantes entre el 2000 y 2001, en Madrid, Bogotá y Bruselas, el país logró incrementar los recursos de ayuda oficial al desarrollo (AOD) de 100 a 500 millones de dólares anuales en promedio. A pesar de la ruptura de los diálogos en febrero del 2002, los principales donantes continuaron destinando recursos de cooperación a Colombia, convirtiéndose durante algunos años en el principal receptor en la región, con Estados Unidos y la UE y sus estados miembros como principales donantes en el país.

La situación actual es completamente distinta: Colombia ha tenido un crecimiento sostenido entre los más altos de la región, entró a ser parte de los CIVETS, uno de los acrónimos de los nuevos emergentes, ha incrementado año a año los niveles de exportaciones y de inversión extranjera y viene haciendo gestiones para ingreso a la OCDE, entre otros.

Al mismo tiempo, mientras el panorama para los países emergentes y para los países latinoamericanos ha sido positivo, varios países de la UE se han visto seriamente afectados por la crisis financiera del 2008 y la mayoría de los donantes europeos han reducido considerablemente los recursos de ayuda externa, concentrándose en países prioritarios y más aún, centrándose en sus propias necesidades.

Así las cosas, varios donantes ya están programando sus estrategias de salida y reduciendo gradualmente sus recursos de cooperación internacional para entrar más en una cooperación técnica en temas de interés mutuo como el comercio o temas globales como el cambio climático y la seguridad. La misma Unión Europea ha revisado su política de cooperación al desarrollo, excluyendo los países de renta media alta, aunque Colombia ha obtenido excepcionalmente una continuación limitada de la cooperación bilateral a modo de estrategia de salida.

A pesar de esto, fruto del interés que ha despertado el posible fin del conflicto colombiano, sí habrá recursos. El presidente de la Comisión Europea Barroso, de visita en Colombia en diciembre del año pasado, indicó claramente que para un eventual posconflicto habría un incremento de la AOD de la UE. Así mismo, la semana pasada en el marco de la visita de la Canciller colombiana a España, se retomó la idea de un fondo europeo. Sin embargo, esos fondos de la UE y sus países miembros probablemente serán pocos, puntuales, algunos recanalizados a partir de programas ya en curso y otros solo para la etapa inicial de implementación de los acuerdos.

Al mismo tiempo está claro que no todos los países europeos están en condiciones o tienen interés en aportar al fondo que el presidente Santos está promoviendo. En un país de renta media alta, para el cual la cooperación es relativamente baja en términos financieros, ciertos países tienden a considerar la cooperación más como instrumento de relaciones políticas que como ayuda al desarrollo. No es de excluir que haya países europeos privilegiando ese tipo de cooperación y por consecuente prefiriendo mantener su propia visibilidad individual, más que como miembro de la UE y aportando a un fondo de cooperación internacional.

Finalmente la UE, aparte de la eventual paz en Colombia, tiene también otros focos de preocupación, como la delicada situación en Ucrania o la tragedia en Siria.

Teniendo en cuenta esta situación y más allá del mecanismo que se utilice (fondo, o mesa de donantes), el gobierno sí puede liderar un proceso de coordinación de la ayuda o una división del trabajo entre donantes para una etapa posconflicto. Hay varias experiencias internacionales que evidencian la importancia de un liderazgo del gobierno en esta etapa frente a los donantes y la alineación de la ayuda a las prioridades definidas para el posconflicto.

Esto se suma a reforzar la idea que los recursos de ayuda externa son limitados frente a los recursos que puede generar el país y nos lleva a concluir que la mayoría de las fuentes para la financiación del posconflicto serán colombianas. Esto en línea con los planteamientos que la OCDE a través del CAD (Comité de Ayuda del Desarrollo) menciona en su último informe sobre financiación para el desarrollo, la única forma es sumar y articular las diferentes fuentes de financiación para un desarrollo sostenible: recursos internos, ayuda externa, inversión extranjera, ingresos nacionales, filantropía y remesas, entre otros.

JUANA GARCÍA DUQUE
Profesora Facultad de Administración y afiliada al CEI-Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de los Andes.

Lea otros análisis del Centro de Estudios Internacionales de la U. de los Andes.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.