Humberto de la Calle fue 'chuzado' por lo menos en 17 ocasiones

Humberto de la Calle fue 'chuzado' por lo menos en 17 ocasiones

El jefe del equipo negociador del Gobierno dijo que era un intento de "sabotear el proceso" de paz.

notitle
27 de septiembre 2014 , 08:25 p.m.

Una serie de mensajes “extraños” desde y hacia los correos electrónicos del jefe del equipo negociador del Gobierno, Humberto de la Calle, fue la primera pista que siguió la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dipol) para descubrir que sus comunicaciones electrónicas fueron interceptadas ilegalmente y que, incluso, se intentaron penetrar ilícitamente sus llamadas telefónicas.

Si bien aún no es claro quiénes son los responsables de lo que fue calificado como un intento de saboteo a las negociaciones –que el 19 de noviembre de este año completan dos años–, la preocupación que se generó en el alto Gobierno no es menor.

La penetración ilegal a las comunicaciones del jefe del equipo negociador representa un riesgo para las conversaciones que buscan ponerles punto final a más de 50 años de guerra.

Por una parte, el mal uso de la información relacionada sobre cómo se han logrado los acuerdos puede generar un clima de desconfianza e incluso de rechazo entre la opinión pública sobre los objetivos alcanzados.

Y, por otra parte, deja en evidencia que existen sectores interesados en sabotear las conversaciones y que, incluso, están dispuestos a recurrir a métodos ilegales para cumplir su propósito. Por supuesto, esto lo deben esclarecer las autoridades.

Cuando la Dipol comenzó a investigar las irregularidades que se estaban dando en las comunicaciones electrónicas de De la Calle, encontró que su iPad, su computador personal y su teléfono celular fueron vulnerados por lo menos 17 veces.

En un comunicado divulgado desde La Habana, el jefe del equipo negociador del Gobierno afirmó que “es inadmisible recurrir a este tipo de prácticas, no solo para buscar lo que públicamente ya es conocido, sino para sabotear el proceso”.

La Dipol le entregó el viernes en la noche a De la Calle y al presidente Juan Manuel Santos el informe que develó estas chuzadas, y para evitar que se pudiera dar un manejo inadecuado a la información que se logró substraer, el Ejecutivo decidió hacer pública la denuncia.

El jefe del equipo del Gobierno en La Habana agregó que dando a conocer lo sucedido, que “operaciones ilegales lograron infiltrar mis comunicaciones electrónicas”, se previene la posibilidad de que se le dé credibilidad a información falsa que se ponga a circular a su nombre.

“Es más que lamentable que esto suceda”, precisó De la Calle, quien dijo que “la transparencia con la que la delegación del Gobierno ha manejado la información relacionada con las conversaciones no tiene discusión”.

Precisamente, estas ‘chuzadas’ se conocen horas después de que el Gobierno y las Farc decidieran hacer públicos la totalidad de los acuerdos que se han logrado en tres de los cinco puntos de la agenda de negociación –desarrollo rural, participación política y lucha contra el narcotráfico–, por lo que se les pidió a las autoridades esclarecer con prontitud quiénes son los responsables para evitar saboteos a los diálogos de paz.

Esta no es la primera vez que se conocen interceptaciones ilegales a los negociadores de Cuba. Hace pocos meses fue encarcelado el hacker Andrés Sepúlveda después de que se le encontraran correos de los delegados de las Farc y admitiera un intento de saboteo. Incluso, el propio presidente Santos fue víctima de interceptaciones ilícitas a sus comunicaciones electrónicas.

El Jefe de Estado evitó este sábado referirse al caso denunciado por De la Calle

Las reacciones por estos hechos fueron de rechazo, por lo que a las autoridades les corresponde esclarecer quién tiene el interés de obstaculizar el proceso de paz.

‘Es una denuncia gravísima’

Como “inaceptable” y “muy grave” calificaron funcionarios del Gobierno y miembros de distintos sectores políticos las interceptaciones ilegales de las que fue víctima el jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle. Uno de los primeros en reaccionar fue el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, quien aseguró que “cualquier intento de abusar o acceder a la vida privada y los derechos de cualquier ciudadano, y de manera especial de aquellos que están en el equipo negociador de paz, es inaceptable”.

De igual manera, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que es “una denuncia gravísima” que preocupa al Gobierno, que las autoridades deben esclarecer. “Este hecho demuestra que los enemigos oscuros de la paz persisten en su propósito desestabilizador”, señaló.

El exvicefiscal Francisco José Sintura afirmó que es “lamentable” que sigan invadiendo la “intimidad y privacidad” de las personas públicas, y pidió a la Fiscalía investigar para saber si detrás de las ‘chuzadas’ hay sectores políticos o están las mismas Farc. Por el lado del Centro Democrático, el senador Ernesto Macías advirtió que esta denuncia “es grave” y que es algo que tiene que investigar el Gobierno para que “no quede solo en una serie de denuncias sin responder”.

Armando Benedetti, senador de ‘la U’, fue más allá y dijo que se busca “sabotear el proceso de paz” y que detrás de las infiltraciones “generalmente hay miembros del Estado y hasta miembros de la Fuerza Pública”.

Palacio aún no se pronuncia

La Casa de Nariño analiza a profundidad el informe de la Dipol y, de hecho, aún no ha emitido declaraciones sobre el tema. No obstante, hay mucha preocupación porque se estaría materializando la tesis de que los “enemigos” del proceso podrían acudir a acciones ilegales para sabotearlo.

No es la primera vez que interceptan proceso de paz

En mayo pasado, el Fiscal General aseguró que el hacker Andrés Sepúlveda estaba “saboteando el proceso de paz”.

En el allanamiento a su oficina, en el norte de Bogotá, le fueron incautados inicialmente cinco discos duros y nueve computadores en los que se hallaron correos de guerrilleros de las Farc en Cuba, documentos etiquetados como ‘Orden de Farc a La Habana’ y supuestos informes de inteligencia de la Fuerza Pública, cuya autenticidad sigue en proceso de verificación.

La Fiscalía ya estableció que Sepúlveda accedió a la cuenta del guerrillero alias ‘Boris’, quien es el jefe de comunicaciones de las Farc en la mesa de negociaciones de paz en La Habana (Cuba). También hubo accesos ilegales a la página de la guerrilla en la que publican información de los diálogos de paz. Por eso, en la investigación figura que no solo se “puso en peligro la seguridad nacional sino el mismo proceso de paz”.

En declaraciones, Sepúlveda, capturado y quien hoy negocia un acuerdo con el ente investigador, ha dicho que tenía contactos con miembros de la Fuerza Pública y que compró información a la fachada de inteligencia militar Andrómeda. Ese es uno de los ejes de la investigación, en la que varios oficiales de inteligencia militar han sido citados en la Fiscalía.

Por los nexos con la Fuerza Pública ya fue capturado un patrullero de la Policía, señalado de “negociar” información reservada con el hacker Sepúlveda, y han sido entrevistados varios altos oficiales de la Policía.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.