Khorasan, la otra amenaza que preocupa a Occidente

Khorasan, la otra amenaza que preocupa a Occidente

Este grupo extremista, que opera en Siria, hace parte del panorama de la lucha contra el yihadismo.

notitle
27 de septiembre 2014 , 05:36 p.m.

Que Estados Unidos pensaba bombardear posiciones del grupo terrorista Estado Islámico (EI) en Siria era una certeza a lo que solo le faltaba el día y la hora. Anunciado por el propio presidente de EE. UU., Barack Obama, la semana pasada, los ataques se iniciaron este martes y continuaban hasta el cierre de esta edición.

Lo que nadie sabía era que Washington aprovecharía su incursión en este país del Oriente Próximo para golpear a otra organización hasta ahora desconocida para la mayoría: el grupo Khorasan o Imperio Islámico. (Lea también: La coalición contra el EI amplía sus ataques en Siria e Irak).

Por eso, ese mismo martes –incluso antes de los ataques contra el EI– ocho misiles Tomahawk destruyeron lo que se supone era el campamento central de Khorasan en Kafr Deryan, cerca de Alepo. Según Obama y varios de sus oficiales de inteligencia, el ataque contra Khorasan era vital, pues el grupo planteaba un riego inminente para la seguridad nacional no solo de EE. UU. sino de Europa. Más aún, fuentes de inteligencia en Washington revelaron que el grupo se encontraba en la fase final de un ataque terrorista de gran escala contra Occidente.

Aparte de eso, no es mucho más lo que se sabe de este grupo. De hecho, su mera existencia fue reconocida por primera vez hace diez días durante una conferencia de expertos que encabezó el director nacional de Inteligencia, James Clapper.

Según Clapper, Khorasan, más que un nuevo grupo, es una célula o franquicia de Al Qaeda compuesta por veteranos de esta organización terrorista que decidieron mudar sus operaciones a Siria aprovechando el vacío de poder que existe en este país, desde que estalló la guerra civil hace diez años.

Lo que más le preocupa a las autoridades es el vínculo de Khorasan con Ibrahim al Asiri, un miembro de Al Qaeda en la península Arábiga, seguidores de Osama Bin Laden que operan en Yemen y Arabia Saudita. Al Asiri es considerado un maestro en la elaboración de bombas improvisadas de difícil detección.

Según las autoridades de EE. UU., Khorasan está liderado por Muhsin al Fadhli, un kuwaití de 33 años al que los grupos de inteligencia le han seguido el rastro por 10 años y al que consideran, hasta ahora, como un facilitador pues utilizaba sus conexiones en Kuwait para obtener fondos que luego dirigía a las operaciones del grupo en Irak, Arabia Saudita y Yemen. Por eso EE. UU. lo incluyó en el 2005 en su lista de patrocinadores del terrorismo, y ordenó el bloqueó de sus transacciones financieras. Al Fadhli desapareció por varios años hasta que reapareció en Irán como cabeza del grupo en este país.

Luego habría pasado a Siria, en el 2013, inicialmente como parte de Al Nusra (nombre que lleva allí la facción de Al Qaeda que combate contra el régimen de Bashar al Asad).

Nadie sabe por qué, pero en algún momento de este año abandonó a Al Nusra y dedicó todos sus esfuerzos a conformar la célula que hoy se conoce como Khorasan. Presuntamente habría muerto tras los primeros ataques de EE. UU.

Mike Rogers, presidente de la Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes estadounidense, dice que el grupo es como un brazo externo de Al Qaeda dedicado exclusivamente a los ataques contra Occidente. Al Fadhli busca también reclutar a ciudadanos europeos y estadounidenses para que luego sean estos los que carguen las bombas en los aviones.

Con ese fin al parecer contrató al cerebro del EI que hasta ahora se encargaba de promover las acciones del grupo a través de redes sociales y al que le acreditan la llegada de cientos de extranjeros.

¿Qué busca Khorasan?

A diferencia del grupo terrorista Estado Islámico (EI), cuya misión es edificar un califato islámico en todo Oriente Próximo, el objetivo de Khorasan es golpear a EE. UU. y sus socios europeos a través de atentados terroristas de una resonancia equivalente a los ataques del 11 de septiembre del 2001.

Según oficiales de inteligencia en Washington, el grupo le apunta a derribar aviones a través de explosivos difíciles de detectar en los controles de seguridad de los aeropuertos. Según Katherine Zimmerman, experta en grupos terroristas del American Enterprise Institute, cree que en el fondo Khorasan lo que busca es recuperar la supremacía del grupo terrorista Al Qaeda.

SERGIO GÓMEZ MASERI
Corresponsal de EL TIEMPO
Washington.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.