Secciones
Síguenos en:
Editorial: Llantas peligrosas

Editorial: Llantas peligrosas

Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
26 de septiembre 2014 , 07:46 p. m.

No es percepción, es la pura realidad. De un tiempo para acá, a Bogotá la invade una nueva epidemia: la proliferación de llantas viejas que son arrojadas en el espacio público. No hay andén, separador, esquina, parque o caño que se salve de su presencia, enormes montañas de neumáticos que se dejan a la deriva y se convierten en una amenaza para la salud pública y el medioambiente.

Según reportes de las autoridades, Bogotá desecha cada año alrededor de 2,5 millones de llantas, 750.000 de las cuales simplemente se botan a la calle. Lo grave es que esas cifras tienden a crecer, dado el aumento del parque automotor cada año. Y quienes generalmente aparecen como los responsables del mal uso de los mismos –talleres de mecánica o ciudadanos que deciden deshacerse de ellas– lo hacen sin el menor acatamiento de las normas existentes.

No hablamos simplemente de un problema paisajístico o de contaminación visual. Estos artículos figuran entre los más difíciles de desaparecer una vez cumplen su vida útil. La quema, el método más usado, desprende grandes cantidades de gases contaminantes, y depositarlos en algún lugar tampoco es conveniente, pues se convierten en refugio de roedores o en foco de insectos que transmiten enfermedades.

A juzgar por las declaraciones de la Secretaría de Ambiente, no es suficiente la tarea que se viene realizando para librar a la ciudad de esta nueva forma de invasión de sus espacios públicos. Y aunque se trata de una muestra más de la frescura y la desfachatez de quienes solo se limitan a botar la llanta en cualquier sitio, sí hacen falta más mano dura y normas claras para eliminar dichas prácticas. Hay legislaciones en las que los productores de estas piezas están obligados a contribuir con la desaparición de las mismas.

Como lo sugieren expertos, la solución podría estar en darles un mejor fin a los cauchos en desuso –como el equipamiento de parques infantiles– o implementar prácticas más adecuadas de reciclaje que permitan aprovechar sus componentes: acero, caucho, fibras, etc. Por idéntica vía, es posible promover campañas para un mejor destino final de las llantas. Urge buscar alternativas para el manejo de desechos en la capital.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.