Malestar entre conductores por pico y placa para buses tradicionales

Malestar entre conductores por pico y placa para buses tradicionales

La medida tiene como objetivo incrementar el número de pasajeros en el SITP.

notitle
25 de septiembre 2014 , 07:50 p.m.

El alcalde Gustavo Petro encendió la polémica con el retorno del pico y placa para buses del servicio público en Bogotá, restricción que había eliminado en julio del 2012, cuando se llegó a los 1.000 buses viejos chatarrizados.

De acuerdo con las declaraciones hechas ayer por Petro desde Boyacá, ya está listo el decreto y sería firmado en los próximos días, para volver al esquema de restricción de un día a la semana. El objetivo es incrementar el número de pasajeros en el Sistema Integrado de Transporte Público (SITP).

No obstante, el Alcalde no aclaró si esta medida afectará a todo el transporte colectivo ni cómo sería la rotación de las placas.

EL TIEMPO conoció que el decreto ya no afectaría solo a un dígito por día, sino a dos y que, además, esta medida solo se les aplicaría a los casi 8.000 buses viejos del transporte colectivo que aún circulan en la ciudad, pero no a los del SITP.

Hoy, el pico y placa para colectivos solo afecta a aquellos que no pasan la prueba tecnicomecánica en los centros de análisis aprobados por la Secretaría de Movilidad.

“Hay autorregulación. Si los conductores y propietarios cuidan los buses y pasan las revisiones, no tienen restricción ningún día de la semana, pero si fallan, se las aplican”, señaló Leonardo González, uno de los pequeños transportadores.

‘No ayuda al SITP’

Los operadores del nuevo sistema y los tradicionales coincidieron en que esta no es la medida de fondo que incrementará el número de pasajeros en las rutas azules.

Según González, “el verdadero problema es que la gente tiene que hacer un cambio de cultura, acostumbrarse a unas nuevas rutas y una nueva forma de pago. No ayuda al SITP porque el problema no son los buses colectivos”.

Con él coincidió Hollman Suárez, gerente de Transmasivo, uno de los operadores del Sistema Integrado. “Lo que tienen que hacer es terminar de implementar el sistema y no poner medidas de último momento –expresó–. ¿Les van a poner restricción a unos buses que van a salir de circulación a finales de este año? La gente tiene problemas con el SITP porque no sabe dónde cargar las tarjetas y porque no ha entendido bien las rutas; no es por los buses antiguos”.

De hecho, ambos coinciden en que esta medida perjudicará, principalmente, a los miles de ciudadanos que viven en zonas de periferia y en barrios por los que aún no pasan los vehículos azules, naranjas y rojos.

“Se deberían concentrar en mejorar el recaudo. Hay países donde hay máquinas de pago exacto, que se ponen dentro de los buses o en el comercio. También podría pensarse en un sistema de recarga vía teléfono celular y hasta vender pasajes en los semáforos”, agregó Suárez.

Alfonso Pérez, representante de la Asociación de Pequeños Transportadores (Apetrans), dijo que “los buses viejos son los únicos que prestan un servicio decoroso, que llega a los barrios pobres. Con esta medida solo afectarán a los estratos 1 y 2. Más bien nosotros deberíamos negarnos a entregarles nuestros carros a unos operadores que hoy están en dificultades económicas”.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.