Con los textos 'deberán concluir que no hay nada oculto': De la Calle

Con los textos 'deberán concluir que no hay nada oculto': De la Calle

Jefe negociador del Gobierno explicó razones para hacer públicos los acuerdos hasta ahora logrados.

notitle
24 de septiembre 2014 , 08:18 p.m.

El sorpresivo paso que el Gobierno y las Farc dieron este miércoles al hacer pública la totalidad de los acuerdos logrados hasta ahora en la mesa de La Habana se hizo en buena parte sobre la tesis de que el desconocimiento de este aspecto estaba abonando el terreno a la desinformación y la confusión de la ciudadanía.

Las negociaciones en Cuba comenzaron formalmente el 19 de noviembre del 2012 y solo ahora –casi dos años después– se decidió dar este paso para demostrar que no hay detalles ocultos en los acuerdos parciales logrados.

Esto, por supuesto, les permitirá a los colombianos y a la gente analizar lo que hasta la fecha se ha discutido y acordado con la guerrilla, lo cual está plasmado en 65 páginas de libre acceso en distintos canales. (Lea también: Reacciones tras la decisión de revelar textos de acuerdos de La Habana).

El exvicepresidente Humberto de la Calle, jefe del equipo negociador del Gobierno, aseguró que los ciudadanos ya podrán formarse su propio criterio en lo pactado en los temas agrarios, políticos y de drogas ilícitas.

“Insistimos en que los colombianos comparen lo que hemos informado con los textos auténticos que entregamos, y que comprenden la totalidad de lo pactado. Verán que hemos informado lealmente. Deberán concluir que no hay nada oculto”, afirmó De la Calle en una declaración emitida este miércoles desde La Habana.

Por otro lado, admitió que los más de 40 comunicados conjuntos sobre los avances de la mesa de diálogos no han sido suficientes, lo cual ha dejado espacio para las especulaciones que han rodeado la discusión, sobre todo desde los sectores de la oposición.

De la Calle, sin referirse a ningún sector en específico, advirtió que se han registrado informaciones falsas e incluso malintencionadas sobre los logros con las Farc, por lo que se decidió –conjuntamente con la guerrilla– levantar la confidencialidad de lo pactado y hacerlo público.

“Los opositores del proceso han aprovechado el desconocimiento general que subsiste de los comunicados y de los informes para poner en circulación toda clase de versiones y rumores que pretenden desinformar, que buscan crear desconfianza y que en nada corresponden a los textos de lo acordado”, enfatizó.

Los principales dardos sobre el proceso de paz han llegado desde el uribismo, movimiento político que, en cabeza del senador Álvaro Uribe, su líder, ha insistido, en distintos escenarios, en que los diálogos –a su juicio– solo quieren legitimar los 50 años de terrorismo de las guerrillas.

De hecho, varios de los militantes de este sector político reiteraron su inconformismo con los diálogos, a pesar de que se hicieron públicos los acuerdos logrados hasta el momento.

“Ha habido filtraciones de los acuerdos que han contribuido a confundir aún más a la opinión. Ante esa realidad, tomamos la decisión de coger el toro por los cuernos y hacer públicos los acuerdos que hasta ahora hemos alcanzado”, dijo De la Calle.

Claro que este paso no implica que se levante la confidencialidad sobre todo el proceso. Se mantendrá en lo que hace falta de la negociación y, especialmente, permanecerá vigente el principio de que “nada está acordado hasta que todo esté acordado” para garantizar que los puntos que faltan por discutir se puedan abordar sin el riesgo de las filtraciones.

Otra de las razones que llevaron al Gobierno y a las Farc a hacer públicos los textos de los acuerdos parciales es que –a juicio de ambas partes– el proceso de paz ya llegó a un punto que puede interpretarse como de no retorno, lo que implica que revelar contenidos de las negociaciones no genera resultados negativos.

El presidente Juan Manuel Santos, desde Nueva York, declaró que “al comienzo de los diálogos decidimos no publicar los acuerdos, no hacerlos públicos para proteger el proceso. Pero hemos considerado que ya este ha avanzado lo suficiente y está lo suficientemente protegido como para hacer público lo que hemos acordado”.

El Jefe de Estado también explicó que en la negociación de los dos puntos que faltan (víctimas y fin del conflicto, que incluye la dejación de armas por las Farc) se mantendrá el principio de reserva, pero se estudiará la viabilidad de ir revelando los avances en la medida en que se den acuerdos concretos.

Tanto Santos como De la Calle reiteraron que los diálogos buscan ponerles punto final a 50 años de una confrontación armada que ha dejado más de 220.000 muertos, para que –como dijo el jefe del equipo negociador del Gobierno– “las futuras generaciones de colombianos tengan una vida mejor”.

Con información de Milagros López

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.