Colombianos viajan a cita robótica en México

Colombianos viajan a cita robótica en México

Estudiantes de la Universidad Central y la UIS van con prototipos al concurso.

notitle
23 de septiembre 2014 , 07:11 p.m.

A simple vista parecen accesorios de una caja de herramientas (unos martillos o quizás una llave para tuercas). Otros lucen como ‘insectos mecánicos’, pero realmente son robots que se conducen sin necesidad de control remoto.

Sus creadores son estudiantes del Club de Robótica y Automatización de la Universidad Central (Crauc) y del grupo de Electrónica y Robótica Aplicada (ERA) de la Universidad Industrial de Santander (UIS).

Participarán en la Segunda Copa Internacional de Robótica, organizada por el Instituto Politécnico Nacional, de México, que se celebrará entre el jueves y el domingo próximos.

El Crauc, del que hacen parte 20 estudiantes y profesores, lleva dos años y medio trabajando en Centralbot y Rachbot, que compitieron en el 2014 en el Mundial de Robótica Infomatrix, en Rumania, donde obtuvieron medalla de plata. Ahora competirán con un tercero, llamado Fastbot.

Son robots móviles, que se componen de dos ruedas y 12 sensores infrarrojos autorreflectivos (una luz que no es percibida por el ojo humano), que permiten reconocer su desviación con respecto a la trayectoria propuesta; dos motores, un punto de apoyo o pivote sobre el cual gira, baterías y una unidad o sistema de control encargado de definir la velocidad de cada una de las llantas.

“Por ejemplo, si la llanta derecha va más rápida que la izquierda, gira a la izquierda y viceversa”, explica Gregory Conde, profesor de la Universidad Central.

La información que entregan los sensores es procesada por un microcontrolador ARM, el cual determina la cantidad de energía que se debe proporcionar a cada uno de los motores y envía reportes del comportamiento del robot a un computador.

“Son útiles para realizar mejoras físicas y de software al dispositivo”, agrega Conde. A esos robots les falta reducirles el peso, depurar algoritmos, mejorarles los neumáticos, para aumentar las aceleraciones, y reducir el deslizamiento en curvas.

Wálter Chivatá, Paola Pinilla y Ricardo Cervantes viajarán a mostrar sus robots.

La competencia de persecución diferencial consiste en ubicar dos robots de diferentes equipos en una pista cerrada, que, por lo general, es de fondo blanco con línea negra o viceversa, cuyo grosor es de 1,5 milímetros, con el objetivo de llegar a la meta sin ser alcanzado o salirse de la pista.

Santander, a la pista

Los integrantes del grupo ERA participarán con siete robots en varias categorías.

Drunk-car, en la categoría de balance, tendrá que mantener el equilibrio; Pailele deberá resolver un laberinto; SparkTako se enfrentará con otro robot para sacarlo del ‘doyo’ en la competencia de sumo de 3 kilogramos; Kobashi estará en persecución diferencial y Panth-era llegará a la meta evadiendo obstáculos en corto tiempo. Otros dos, que no tienen nombre, competirán en minisumo y carrera de voladores.

Estos robots móviles, terrestres y aéreos, funcionan autónomamente. “No van conectados a ningún computador mientras están andando. El computador es una herramienta para programarlos antes de las competencias”, aclara Juan Camilo Santana, integrante del grupo.

Este estudiante viajará a México con sus compañeros Edwin Carreño, Camilo Rojas y David Rodríguez, y los ingenieros Diana Carrillo y Jhonattan Moreno.

TECNOLOGÍA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.