Una patrulla aérea que salva vidas en La Guajira

Una patrulla aérea que salva vidas en La Guajira

Los niños wayúu de Shiruria recibieron atención médica gracias a la Patrulla Aérea Civil colombiana.

notitle
22 de septiembre 2014 , 07:02 a.m.

“Agua, agua… Agua, agua”, dicen los niños wayúu del corregimiento de Shiruria, norte de La Guajira, al ver a un alijuna (persona no wayúu en wayuunaiki) con una botella en las manos. Manuel, de 7 años, pide un poco de líquido para él y sus dos hermanos. Aprovecha el poco español que sabe para solicitar ayuda. A tan corta edad sabe que una gota de agua potable en medio del desierto y a 38 grados de temperatura vale oro.

Desde hace dos años no llueve con fuerza en Shiruria ni en los otros ocho corregimientos que componen el municipio de Manaure. El fenómeno del niño ha afectado la vida del pueblo wayúu: la crianza de chivos, fuente de ingresos económicos, ya no es rentable por la sequía; los cultivos de pancoger no prosperan, así que cuentan con pocos alimentos; y las reservas de agua son pocas. (Vea también: La sed y la desesperanza del pueblo wayú)

En Shiruria solo tres de los diez pozos instalados para las diez comunidades que habitan la zona funcionan, explica Tatiana Gómez, de 40 años y líder de la comunidad. Los demás están secos. Sin embargo el corregimiento surte de agua para potabilizar al casco urbano de Manaure. El líquido proviene del mar y llega a través de un molino.

Para proveerse de agua, los habitantes llaman un carrotanque que les cobra 200 pesos por pimpina –que equivale a cinco galones– si es de la alcaldía y entre 300 y 500 pesos si es de un particular. Cuando no pueden pagar por el servicio, los wayúu se ven obligados a usar el agua salada que se acumula en los pozos. No es apta para el consumo humano, pero con ella cocinan, calman la sed y asean sus cuerpos.

La situación empeora al no contar con un acueducto y acceso a un centro médico. Ante cualquier emergencia deben acudir a los hospitales de Uribia o Manaure, ambos a 8 kilómetros del corregimiento. La calidad de vida de los indígenas mejoraría si tan solo contaran con “el mantenimiento de los pozos y el apoyo de la Gobernación. Han pasado 4 periodos y no nos han ayudado”, recalca Gómez.

Desnutrición en los niños wayúu

Al igual que el agua, son escasas las misiones médicas que llegan a Shiruria. Cuando alguna pasa por el corregimiento, los lugareños, como Mística Urrara, aprovechan para llevar a sus hijos a consulta. Llevó a cuatro de los siete que tiene a la brigada del 12 y 13 de septiembre dirigida por la Patrulla Aérea Civil Colombiana, organización que moviliza a especialistas en salud a las regiones más apartadas del país, con apoyo de la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar y Conexión Colombia. Las tres entidades lideran la campaña #NiUnoMás.

Los menores fueron atendidos por pediatras, nutricionistas y dentistas. Cada uno pasó por una completa valoración médica y la familia entera recibió medicamentos y un kit nutricional con alimentos y vitaminas.

Mística Urrara es wayúu y vino desde Youreth, una ranchería cercana a Shiruria. Se dedica a las artesanías y no habla español. Para entender lo que los pediatras le decían sobre el estado de salud de sus hijos una profesora del colegio del corregimiento se ofreció a ayudar como traductora.

Adelina Epiego Urrara, de 4 años, tenía el diagnóstico más complicado: sufría de rinorrea, pesaba 12 kilos –4 menos de lo ideal para su edad- y presentaba síntomas de pica, un desorden alimenticio que genera el consumo de sustancias no nutritivas, como tierra. La razón del cuadro clínico es simple de entender: no consume agua y alimentos con hierro.

“El 80 % de niños que atendemos están en alto grado de desnutrición”, explica la pediatra colombiana Mónica Rodríguez, quien trabaja en España y está vinculada a la organización desde 1999. En la brigada se atendieron 1.365 menores wayúu entre los 0 y 12 años. “Pero los casos que más preocupan son los de chicos lactantes. A esa edad ya están desnutridos”.

La extrema delgadez no es la única señal de desnutrición en un niño: el cambio de color del cabello y las enfermedades en la piel son otros indicadores de que el menor no se alimenta bien, como Adelina.

Las cifras sobre mortandad infantil por desnutrición en La Guajira son alarmantes: EL TIEMPO reveló en un informe que 35 de 100.000 niños menores de 5 años fallecen por falta de alimentos y agua. Los datos fueron aportados por el DANE. En 2013 murieron 23 y este año lo han hecho 15, según el Instituto Nacional de Salud. Los números pueden ser mayores si el Estado o iniciativas como la Patrulla Aérea Civil Colombiana no actúan de inmediato.

Ayuda caída del cielo

Traer una brigada médica a sitios como Shiruria es costoso, pero necesario para ayudar a la comunidad wayúu en La Guajira. “La logística, el traslado de los médicos, los kits nutricionales y las medicinas para atender a los niños costó $ 613.906.968”, asegura Valentina Zuluaga, gerente general del a Patrulla Aérea Civil Colombiana. Los aportes, tanto físicos como monetarios, provienen de empresas privadas como Terpel, Avianca y Expreso Brasilia.

Los médicos de diversas especialidades involucrados en las brigadas no cobran ni un peso, los equipos requeridos son dotados por la Patrulla y el transporte está a cargos de pilotos que donan su tiempo y aeronaves. La retribución del esfuerzo por organizar una misión, según Zuluaga, es “saber que se está salvando vidas”.

Aun así faltan más recursos para atender a las comunidades vulnerables de todo el país. Si están interesados en apoyar esta causa lo pueden hacer donando medicamentos (antibióticos y medicinas pediátricas), micro y macro nutrientes, agua, ropa para niños de cero a cinco años en buen estado y juguetes o dinero que puede entregarse a través de los portales de Conexión Colombia, la Patrulla Aérea Civil colombiana y la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar.

JOSÉ DARÍO PUENTES RAMOS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.