'He aprendido a vivir con la soledad': Angie Cepeda

'He aprendido a vivir con la soledad': Angie Cepeda

La colombiana acaba de presentar en Toronto su más reciente trabajo, 'El elefante desaparecido'.

notitle
20 de septiembre 2014 , 07:02 p.m.

Angie Cepeda vive en Los Ángeles desde hace dos años, pero su vida no es Hollywood ni las intrigas de la industria del cine. A estas alturas de su carrera, siempre con un pie en América Latina, en Europa o en Estados Unidos, la cartagenera valora más la calidad humana en un rodaje que la extensión de su papel. Hablamos con ella en el pasado Festival de Cine de Toronto, donde presentó el filme peruano El elefante desaparecido, un thriller psicológico de Javier Fuentes-León con ecos de Julio Cortázar. También la veremos en Una noche en el viejo México, dirigida por Emilio Aragón, y en la colombiana La semilla del silencio.

¿Qué le ha supuesto reencontrarse con Salvador del Solar en esta película, tras haber compartido ‘Pantaleón y las visitadoras’?

Salvador es un actor brillante, talentoso y rápido. Lo admiro muchísimo. Al arrancar mi carrera, mi objetivo era hacer lo que fuera, pero ahora quiero trabajar con gente que tenga calidad humana, que sume a nivel personal, porque son muchas horas de trabajo. A este respecto, Salvador es encantador y tiene un humor negro que me hace disfrutar.

¿Cómo definiría esta película?

Es una película compleja, cuando estás en el papel no puedes hacerte una idea del resultado final. Es una historia que genera muchas preguntas, se digiere poco a poco.

¿Cómo lidia con la distancia que la separa de Colombia?

Me la he pasado gitaneando durante muchos años de mi vida, así que he desarrollado una actitud de desapego. Amo a mi familia y los extraño muchísimo, me hacen falta, son mi ancla en la tierra, por eso necesito estar yendo siempre a Colombia, además de que es mi país y me siento muy orgullosa de ser colombiana; pero me ha tocado adaptarme a la situación porque si no, sufro. Uno se vuelve un experto en vivir con la soledad. Con este trabajo no te queda de otra, porque a veces te toca estar en un hotel por mucho tiempo y tus amigos no están cerca.

¿A qué llama, entonces, hogar?

Mi hogar soy yo; mi perro, que es un labrador gigante, y mi música. Igual, te tengo que decir que la vida nómada trae cosas muy valiosas, como conocer gente de distintos lugares. Tengo amigos que quiero muchísimo y están todos regados, así que cada vez que voy a un sitio me reencuentro con alguien con quien tengo un vínculo muy profundo, y es como si el tiempo no hubiera pasado.

¿Cuál es esa música que afirma que la hace sentir arraigada?

La música que me calma es la clásica, pero no soy ninguna experta. Dependiendo de la ocasión, tengo diferentes tipos de música; si me quiero divertir y pasarla bien, me gusta el hip hop.

¿Dónde se imagina su retiro?

En Colombia, obvio. Pero en este momento la vida me ha llevado por otro lado, hay un impulso que me va guiando y una no puede ir en contra de su propia naturaleza. No obstante, a mi país voy siempre. De hecho, acabo de rodar un thriller que se va a estrenar pronto, La semilla del silencio.

¿Cómo es su vida en Los Ángeles? ¿Es una ciudad tan hostil como dicen?

Me gusta mucho la ciudad y, como viajo tanto, no me siento atrapada. También depende del lugar en el que estés, yo no vivo en la mitad de Hollywood ni estoy conectada con ese mundo, esa no es mi vida. La gente que va a Los Ángeles únicamente a eso, puede sentirse vacía, porque es duro, todo el tiempo hablando de lo mismo, qué aburrido. Yo vivo en otra área, más conectada con la naturaleza, Hollywood Hills. Es un lugar que te invita a cuidarte, todos los días me voy a la montaña a hacer hiking o improviso y me voy a la playa, aunque sea invierno, para ver el atardecer. Y también hay un elemento creativo muy fuerte.

¿A qué se refiere?

En Los Ángeles te conectas con gente con hambre de crear en una línea independiente. Eso me alimenta mucho. De hecho, ahora estoy trabajando en intentar producir un proyecto con dos amigas, una productora y directora; y la otra, actriz. Así, en los momentos inactivos estoy activa también.

Algo fundamental para un actor...

Superimportante, porque el coco te ataca y es lo peor que te puede pasar. Vivir en Los Ángeles significa estar dispuesto a ser rechazado. Eso te hace fuerte o te tumba, porque tienes que entender que el resultado de un casting no es nada personal.

De un tiempo a esta parte la puerta en Hollywood se ha abierto a los actores latinos. ¿Siente que también se ha abierto para usted?

Es curioso, se escriben más personajes para latinos porque hay un gran público latino que va al cine y ve la televisión, pero en los castings el acento sigue siendo un terrible problema, porque lo que buscan es un actor que físicamente se vea latino, pero tenga un inglés perfecto. De forma que estamos hablando de un americano con un padre hispano.

Por suerte, también están fenómenos de la globalización como ‘Una noche en el viejo México’, donde el director español Emilio Aragón la eligió para darle la réplica a Robert Duvall.

Sí, y en ese personaje era importante tener acento. Es más, lo exageré, de lo cual me arrepiento ahora, porque para mi reel no me conviene. En todo caso, ese rodaje me ha supuesto una segunda película con Duvall como director y como actor, en la que también participan James Franco y Josh Hartnett, y la actriz mexicana Adriana Barraza. Duvall es un artista y no le importa el acento.

Pasta con Coppola

A Angie Cepeda todavía la intimida conocer a ciertos compañeros de profesión. Aún con estupor, cuenta la ocasión en que el célebre director Francis Ford Coppola cocinó pasta para ella y dos actores más, que habían acudido a su estudio en Napa Valley para una prueba de cámara para la película ‘Tetro’. “Les pedía a mis compañeros que me pellizcaran”, cuenta.

Su último momento fan llegó hace unas semanas, cuando, mientras tomaba un café, vio a Bryan Cranston, protagonista de ‘Breaking Bad’. “Parecía de 15, fue tan obvio que me moría de la vergüenza. Tuve que decirme a mí misma: ‘Angélica, cálmate’. Pero es que lo sentía como de mi familia, porque había pasado con él todas las noches”. El villano catódico más famoso de los últimos años la llamó para que se acercara, Cepeda lo felicitó y afirma que fue feliz durante todo un día.

BEGOÑA DONAT
Para EL TIEMPO
Toronto.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.