Lenny Kravitz, vuelve un ícono del rock de los años 90

Lenny Kravitz, vuelve un ícono del rock de los años 90

El músico habla de 'Strut', álbum que estrenará esta semana. Sus energías roqueras están intactas.

notitle
20 de septiembre 2014 , 06:21 p.m.

Guitarra terciada, chaqueta de cuero y gafas negras, electrizando y corriendo por escenarios como el del iTunes Festival, Lenny Kravitz representa todo ese concepto de ‘estrella de rock’.

Ahora, unos datos demoledores: ya llegó a los 50 años. Sus discos fundamentales los grabó todos hace más de dos décadas y sus fanáticos son los padres de los fanáticos de Muse y Arctic Monkeys.

No importa. Es Lenny, el terremoto sexy de los 90 –y uno de los nombres que moldearon el rock de esa década–, que cantaba “deja que el amor gobierne”.

Ahora presenta Strut, un álbum en el que hay “deseo, lujuria, sexo, pasión, dedicación, devoción, rompimiento del corazón. Desde el amor fuerte hasta aquel con el que vas creciendo, todo es sobre las relaciones”, contó Kravitz en entrevista con EL TIEMPO acerca de este álbum que saldrá al mercado mañana.

Se arriesga a que lo juzguen como semental machista de otra era. Lo deja en claro en el video de su nuevo sencillo, The Chamber, al citar esta frase de Federico Nietzche, mientras camina –descamisado y luciendo una trabajada ‘chocolatina’–, botella de vino en mano, alrededor de una mujer acostada en el piso: “El hombre real quiere dos cosas: peligro y juego. Por esa razón quiere a la mujer, como el juguete más peligroso”.

Kravitz es de otra era. Una en la que el objetivo era grabar un álbum completo. “Creo en el hacer álbumes. Crecí escuchándolos, son como libros o pinturas, u otra pieza de arte. Así que para mí se trata de conectar estas canciones desde la primera hasta la última, que signifiquen algo, incluso que hable ese espacio entre las dos canciones –sostiene Kravitz–. Mucha gente no está muy metida en ese asunto hoy”. En Strut afianza su faceta del músico que hace todo: como siempre, él interpretó todos los instrumentos y las voces.

Ser auténtico le ha costado. Sus críticos creen que se quedó en el tiempo. Aunque su guitarra y su rock se han potenciado en sus dos últimos discos, ya no escala los listados ni las noticias como cuando hizo éxitos como American Woman o Are You Gonna Go My Way.

Su carrera la ha alternado en la última década con sus actuaciones en cintas como Precious, Zoolander o la saga Los juegos del hambre (como el profesor Cinna). Y fue precisamente en el rodaje del segundo episodio, Catching Fire, que Strut cobró vida. “Fue muy espontáneo. Simplemente llegó a mí, no tengo ideas preconcebidas, no sabía qué iba a hacer, ni siquiera tenía planeado hacer un disco (...). Me despertaba a las 5 o 6 de la mañana, con unos horarios locos de rodaje, terminábamos por la tarde y luego empezaba a sacar las ideas de mi cabeza y me quedaba despierto toda la noche, escribiendo. Creo que estuve despierto dos semanas enteras. Es un álbum de rockandroll: guitarra, bajo y batería. Me encanta que se sienta eso de principio a fin”.

Una de las nuevas canciones se titula New York City, y es una declaración de amor a la Gran Manzana: “Es la ciudad en la que crecí, la que me formó, donde aprendí de música y de arte. No sería quien soy si no hubiera crecido en Nueva York, y todo lo que tomé de una ciudad que era vibrante, eléctrica. El arte está en todos lados. La canción simplemente nació”.

Lejos del cliché del artista que afirma que su nuevo disco “es el mejor de su carrera”, Kravitz les profesa respeto a esas ‘piedras angulares’ de su honestidad. “Esos discos son parte de mi vida. No los escucho muy seguido, pero los miro y son partes preciosas de mi viaje –cuenta el roquero–. Siempre he sido yo mismo y hago lo que siento de forma orgánica, así que puedo decir que son la verdad sobre quién soy y quién era en ese tiempo”.

Ahora, Kravitz se mueve desde la independencia de su propio sello, Roxie Records (con distribución de Sony Music): “Sentía que era un buen momento. Significa más trabajo, pero lo disfruto y meto las manos en todo el proceso. Funciona bien”.

Hace unos años se frustró su primer concierto en Colombia –que tenía fecha y escenario– por un problema personal. Al respecto, Kravitz solo respondió: “Les aseguro que iré”.

Hitos en su discografía

‘Let Love Rule’ (1989). Disco debut, con marcado sonido soul.

‘Are You Gonna Go My Way’ (1993) incluye el éxito homónimo y ‘Believe’.

‘Circus’ (1995) incluye ‘Rock and Roll is Dead’. Con fotos de Ruven Afanador.

5’ (1998). Incluye grandes éxitos: ‘American Woman’ y ‘Fly Away’,

Black and White America’ (2011) Su anterior álbum, muy bien reseñado, pero poco exitoso.

‘Strut’
Lenny Kravitz

Son 12 cortes muy eléctricos y con importantes líneas de vientos, con miradas a sus raíces como el funk y el R&B. Se destacan ‘Sex’, ‘New York City’, ‘The Pleasure and the Pain’, ‘Strut’, ‘Ooo Baby Baby’ y ‘The Chamber’.

CARLOS SOLANO
Cultura y Entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.