La sangrita, compañera del tequila, se reinventa

La sangrita, compañera del tequila, se reinventa

El maracuyá y el tamarindo forman parte de los experimentos que se están haciendo con esta bebida.

notitle
20 de septiembre 2014 , 05:37 p.m.

Nació roja por el tomate, el chile rojo y la naranja que la componían. De ahí tomó su nombre: sangrita.

Pero en más de sesenta años, desde que se popularizó como un licuado vegetal, tenía que variar. De origen popular, esta bebida, que antecede al caballo (vasito) de tequila, ha llamado la atención de firmas que buscan nuevas recetas que reafirmen su posición de acompañante para destilados finos.

De paso, nos recuerdan a los no mexicanos que el mundo del tequila va más allá de tomarlo con limón y sal. La sangrita es casi tan popular en México como esa primera mezcla.

Y tiene sus recetas clásicas, sus ingredientes infaltables, sus variaciones y hasta su leyenda de nacimiento. Según Ricardo Guerrero, embajador de tequila Milagro, hay tequilas que van mejor con la sangrita, una tradicional mezcla líquida de vegetales que hace parte de la coctelería de sal.

“En México –apunta Guerrero– te dicen que el limón y la sal se usan para tequilas mixtos, no para los de 100 por ciento agave” (para ser tequila debe tener mínimo 51 por ciento de agave azul tequilana Weber y el resto puede ser alcohol de caña o de otra variedad de agave). “Son tequilas no tan nobles que necesitan de limón y sal previos para crear una salivación excesiva, para que sientas más suave el alcohol que viene”. Ahora, Milagro propone la sangrita como acompañamiento de los tequilas más finos, pese a que, según la leyenda, nació con la misma intención que tenían los anónimos “inventores” de la mezcla con limón y sal.

Dicen que la génesis se dio en un bar de Jalisco, cuyo propietario, más o menos en los 20, hacía su propio tequila artesanal, bastante fuerte, lo suficiente para ser precedido de naranjas, sal, chile rojo y otros elementos. No hay elogios del tequila que hacía, pero sí los hay sobre el hecho fortuito que llevó a su esposa, tiempo después de haberse hecho popular, a licuar los ingredientes en un nuevo trago. Ahora, en tequilas como el Milagro reposado, que en vez de sus dos destilaciones de rigor cuenta con tres, el sabor da una percepción de suavidad en boca, que exige otras sangritas para acompañarlo.

Otros colores

Por eso, la firma ha propuesto nuevas recetas, incluso ha retomado colores diferentes al rojo, entendiendo la sangrita ya no como una mezcla única con ingredientes específicos, sino como una base para experimentar.

De hecho, le dedicó una de sus recetas al ‘vocho’ –taxi Escarabajo verde mexicano clásico– compuesta por jugo de piña, cilantro, hierbabuena y jalapeño.

La búsqueda de nuevas recetas partió de ver lo que hacían los bartenders en ciudades mexicanas. “Unos los licúan, otros los machacan; así, cada uno tiene su norma para darle su sello a la sangrita –dice Guerrero–. Siempre estoy catándolos, pensando cómo podrían hacerse nuevas combinaciones con los destilados de nuestro portafolio”.

Recetas

Para hacer una jarra

Es el mismo proceso para todas: mezclar los ingredientes (pueden licuarse) y refrigerar.

Sangrita

Una cebolla pequeña picada (opcional), 3 onzas de zumo de tomate, una onza de zumo de naranja, 1/2 onza de zumo de lima, un jalapeño sin pepitas o 5 gotas de tabasco, salsa inglesa, sal y pimienta al gusto.

Sangrita verde

Un litro de jugo de piña, 4 onzas de jugo de limón, 2 onzas de jarabe natural, hojas de 8 ramas de cilantro y lo mismo de hierbabuena, 2 cucharadas de sal de grano y 1/2 chile serrano sin vaina.

Sangrita de tamarindo

4 onzas de jugo de limón, 2 onzas de jugo de naranja, 6 onzas de jugo de tomate, 6 onzas de jugo de clamato, 8 onzas de concentrado de tamarindo. Y una cucharada de: sal de grano, pimienta en polvo, jugo Maggi, salsa inglesa, tabasco y chile trajín en polvo.

Vocho (para 4 tragos)

4 onzas de jugo de piña, 10 hojas de cilantro, 10 hojas de menta y una pequeña lámina de jalapeño.

Bebida cítrica

La sangrita es una mezcla cítrica y picante, que combina bien con las notas picantes y salinas del tequila de agave azul.

El ritual para beberla es un sorbo de sangrita y uno posterior de tequila.

Ingredientes clásicos: tomate en jugo, verduras como el cilantro, jugo de limón, sal y pimienta.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
Cultura y entretenimiento

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.