Cameron, ante uno de los peores escenarios / Análisis

Cameron, ante uno de los peores escenarios / Análisis

El primer ministro evitó que se pusiera fin a una historia de 307 años dentro de la unión.

20 de septiembre 2014 , 04:49 p.m.

Lejos de convertirse en un triunfo político, la decisión de los escoceses de no independizarse se está convirtiendo en una verdadera tormenta para el primer ministro, David Cameron, quien ha recibido críticas hasta de su propio partido por las “excesivas promesas” de devolución de poderes al parlamento de Escocia a cambio de que se quedara en el Reino Unido.

Cameron evitó que se pusiera fin a una historia de 307 años dentro de la unión, pero a cambio tuvo que comprometerse a llevar al parlamento británico un cronograma con un plan detallado para darle a Escocia autonomía en sus decisiones de endeudamiento, impuestos y bienestar.

“Vamos a llevar adelante el proceso de devolución y cumpliremos en su totalidad los compromisos de los tres partidos sobre nuevas competencias para el parlamento escocés. Todo deberá estar acordado en noviembre, y los proyectos de ley serán publicados en enero”, dijo Cameron al celebrar el triunfo del ‘no’ a la independencia con un poco más del 55 por ciento de los votos. (Lea también: Escocia, el ejemplo que inquieta a la Unión Europea).

Las críticas a la reacción del Gobierno para derrotar las intenciones independentistas del nacionalista Alex Salmond llovieron de todos los sectores, pero principalmente de su propio partido.

“La coyuntura actual es particularmente difícil porque estamos entrando en campaña electoral. Si Escocia hubiera decidido independizarse, hubieran dicho que Cameron no habría hecho lo suficiente. Ahora él y los partidos tradicionales tendrán que enfrentar un gran debate porque no contaron con el parlamento a la hora de hacer sus promesas de devolución”, aseguró a EL TIEMPO Álvaro Méndez, profesor de Relaciones Internacionales y Estudios Políticos del London School of Economics. (Visite el especial: Escocia definió su futuro en las urnas).

Uno de los primeros en levantar su voz en contra de retornar poderes al parlamento escocés para decidir en materia de impuestos y bienestar fue Nigel Farage, el líder del partido independentista del Reino Unido (Ukip), quien aseguró que, en ese escenario, los parlamentarios escoceses que hoy tienen asiento en Westminster no deberían decidir sobre los asuntos de Inglaterra. “Necesitamos diputados ingleses que decidan en las materias que solo son inglesas”, aseguró Farage.

El alcalde de Londres, Boris Johnson, quien será candidato en las elecciones generales del 2015, acusó a Cameron, pero también a laboristas y liberales demócratas de haber ofrecido demasiadas e “imprudentes” concesiones al parlamento escocés por pánico a la derrota.

Johnson aseguró que Londres, como centro económico y financiero del Reino Unido también debería recibir más poder fiscal para decidir de manera más autónoma en temas que afecten el bienestar y desarrollo de sus ciudadanos.

“Estoy muy satisfecho de ver cómo el gobierno ha reconocido soluciones como una mayor autonomía para decidir en temas fiscales en grandes ciudades de Inglaterra, entre ellas Londres. Con otras grandes ciudades como Manchester, Liverpool y Newcastle estamos elaborando propuestas detalladas sobre cómo podría funcionar un sistema de esta naturaleza”, aseguró Johnson.

Owen Paterson, el ex secretario de medio ambiente, removido recientemente de su cargo, le pidió al Parlamente británico hacer un debate sobre las implicaciones del referendo, tras considerar que la forma como se impidió la independencia de Escocia está poniendo en riesgo la estructura política y legislativa del Reino Unido.

“Es inaceptable la forma en que el ex primer ministro Gordon Brown hizo promesas precipitadas de amplios nuevos poderes a la gente de Escocia, y cómo sus propuestas fueron ampliamente respaldadas por todos los partidos políticos”, dijo Owen.

“Los compromisos deberán cumplirse en su totalidad, pero veo complicado el tema de los tiempos sobre todo por las reacciones que se han generado desde distintos sectores del parlamento y porque las elecciones generales están muy cerca”, aseguró aseguró Craig McAngus, investigador de Ciencias Sociales de la Universidad de Stirling en Escocia.

CLAUDIA GAONA
Para EL TIEMPO
Londres.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.