Niños en Honduras crearon un emporio agroescolar

Niños en Honduras crearon un emporio agroescolar

Estudiantes del colegio Cerro Grande II dirigen cinco empresas con la ayuda de padres y estudiantes.

notitle
19 de septiembre 2014 , 07:26 p.m.

Un pequeño conglomerado de compañías escolares crece con éxito de la mano de 900 estudiantes en el centro educativo Cerro Grande II, localizado en la capital de Honduras. Sin abandonar su formación académica, niños y niñas dirigen cinco microempresas educativas, establecidas bajo un novedoso modelo agroempresarial, apoyado por maestros y padres de familia.

“Con este formato buscamos que nuestros alumnos se inserten a la parte productiva de la sociedad o por lo menos lleven una base”, explica Melvin, subdirector del recinto estudiantil.

El motor de esta industria escolar está en la empresa insigne Agropecuarias del Cerro (Agropec), proyecto de huertos escolares donde los estudiantes siembran hortalizas y frutas para vender y suplir la dieta alimenticia de la merienda escolar diaria.

“Cilantro, rábano, lechuga, espinaca, cebolla, chile, tomate, remolacha, entre otros cultivos, crecen en las parcelas artesanales de la escuela”, indica Silvia Zavala, docente subcoordinadora de microempresas, mientras un grupo de infantes recoge la cosecha de la temporada.

Este círculo escolar empresarial también se encarga de Delicias Alimenticias del Cerro (Dace), una pequeña fábrica de encurtidos, mermeladas, jaleas y confituras. Otro mercado de Cerro Grande II son las decoraciones para el hogar con la compañía Detalles y Manualidades, donde niñas y niños elaboran mantas, delantales y cortinas, así como adornos para baños, salas y cocinas.

En otro plano, Demaderas es la marca de utensilios y artículos para la casa fabricados en los talleres de ebanistería, como zapateras, cortineras y vaseras, entre otros, siempre con el sello de la niñez hondureña.

La última expansión del grupo estudiantil fue la empresa Sabrosos Panes Escolares (Sabropanes), una panadería recientemente inaugurada y bien acondicionada, luego de ganar un concurso de escuelas organizado por el gremio empresarial de Tegucigalpa.

Los estudiantes elaboraron un estudio de mercado para el negocio, lo que les permitió ganar el primer lugar y 40.000 lempiras, con las que compraron el horno industrial.

La escuela no tiene que envidiar la estructura organizativa de grandes cadenas de comercio y producción, porque su engranaje óptimo permite que las microempresas no afecten la carga académica, según Zavala.

En el centro educativo funcionan 25 secciones del nivel primario, de primero a sexto grado, distribuidos en una jornada matutina y vespertina, para atender a 900 alumnas y alumnos.

En cada sección se conforman grupos de 10 a 12 niños para asignarlos en determinadas microempresas, explica la docente, según el nivel de preparación y de su capacidad física.

Para el caso, los escolares de primero a tercer grado solo participan en la manufactura sencilla de Detalles y Manualidades, mientras que en cuarto grado inician un trabajo más elaborado con Agropec y Demaderas.

Finalmente, los estudiantes de los grados superiores (quinto y sexto) tienen mayor responsabilidad en los cultivos y la ebanistería, a la vez que entran en la industria, a pequeña escala, de los panes y envasados.

Según el programa, cada sección dedica tres horas a la semana al mantenimiento de la microempresa en un período de tres a seis meses, según el tipo de compañía. De esta forma, en toda su vida estudiantil, los escolares exploran los cincos rubros, detalló la docente.

Cada microempresa está dirigida por una junta directiva, pero en lugar de finos sacos y corbatas, estos altos directivos visten su uniforme de cuballera blanca y un pantalón de tela celeste, pues los protagonistas siempre son los niños.

“He aprendido a elaborar pan de yema, tortas de banano y pan de pan. Son varios productos con los que podemos iniciar un negocio en nuestras casas para generar ingresos”, comenta Carlos Alberto Murga, vicepresidente de Sabropanes.

Murga, de apenas doce años y alumno de sexto grado con excelencia académica, considera que si el gobierno de Honduras –un país golpeado este año por la sequía y los pobres cultivos– replicara este modelo agroempresarial en todas las escuelas estatales, “nos ayudaría a superar la pobreza”.

Pero esta cadena productiva no puede estar completa sin la distribución ni la comercialización. Por eso organizan dos veces al año expoventas en la instalación educativa, informa Mario Flores, docente guía de Demaderas.

Los principales compradores, cuenta Flores, son los padres de familia y los parientes de los alumnos.

EDUARDO DOMÍNGUEZ
'El Heraldo’ (Honduras)
Tegucigalpa.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.