2015: ¿la punta del iceberg?

2015: ¿la punta del iceberg?

El problema fiscal es muy grave y estamos viendo hasta ahora la punta del iceberg.

notitle
19 de septiembre 2014 , 06:51 p.m.

Hay días en los cuales uno se pregunta por qué diablos en este país no se escuchan las recomendaciones de muchos expertos para que el Gobierno y las distintas autoridades adopten medidas razonables para manejar la economía, con un sentido de mediano plazo, en vez de estar apagando incendios año tras año.

Esta reflexión tiene que ver con la financiación del faltante de 12,5 billones de pesos del presupuesto nacional del 2015. Ya se fijó en el Congreso el monto total de gasto para el año próximo (216,2 billones), con el hueco que genera la pérdida de vigencia de los ingresos temporales provenientes de dos puntos del 4 x 1.000 y del impuesto al patrimonio. Si estos gravámenes se extendieran sin cambios adicionales, Fedesarrollo estima su recaudo en 7,4 billones, lo cual implica que, de los 12,5 billones, faltaría financiar 5,1 billones. Además, la misma entidad calcula que, si se quisiera mantener el año que viene la relación entre los gastos de funcionamiento e inversión y el PIB idéntica a la del 2014, deberían gastarse 6,6 billones más.

Todo indica, en el momento de escribir esta columna, que el Ministerio de Hacienda no ha tomado una decisión final sobre el proyecto de ley que debe presentar al Congreso para financiar los 12,5 billones. Por eso, ha surgido toda clase de propuestas: desde elevar 40 por ciento las tarifas del impuesto al patrimonio (ya se decidió no reducir la base de este tributo a 750 millones) hasta subir el IVA en varios puntos (cada punto genera 2 billones). Financiar el hueco con endeudamiento es imposible por la restricción que impone la regla fiscal, que implica un techo de la deuda equivalente al 36 por ciento del PIB.

Ahora bien, no parecería razonable hacer una reforma tributaria para apagar el incendio del 2015 cuando lo que sí se sabe es que, en los próximos diez años, el gasto forzosamente va a aumentar (una vez se firme el acuerdo de La Habana y se refrende por los colombianos) por las exigencias financieras de la construcción de la paz. Conclusión: el problema fiscal es muy grave y estamos viendo hasta ahora la punta del iceberg. ¿No será necesario y oportuno estudiar el asunto con calma y dejar de improvisar?

* * * *

El gasto público se incrementó considerablemente en los últimos cuatro años por los ingresos, de carácter temporal, de la bonanza petrolero-minera. Las cifras son elocuentes. El gasto total del Gobierno Nacional Central aumentó casi dos puntos del PIB, al pasar de 17,6 por ciento en el 2010 a 19,4 por ciento en el 2014. Ese aumento se financió en gran parte con los recursos de Ecopetrol: en el 2010, la empresa le repartió dividendos al Gobierno por 4,4 billones de pesos y en el 2014 por 9,6 billones. Eso sin contar los mayores impuestos que pagó la empresa, que aumentaron 5 billones en cuatro años.

Es triste, pero de esta bonanza no se ahorró nada. Pasó exactamente lo que no debía pasar. Los economistas, nacionales y extranjeros, recomiendan que en situaciones de bonanza –por definición pasajeras– deba ahorrarse en el exterior, previendo las necesidades futuras de recursos. Noruega, que es tal vez el país que mejor ha administrado su bonanza petrolera, mantiene desde 1990 un fondo país con activos del orden de 893 billones de dólares. Chile enfrentó exitosamente la gran recesión mundial del 2008 y del 2009 utilizando los recursos de su fondo de ahorro en el exterior. Colombia, en cambio, liquidó el fondo que tuvo (el Fondo de Ahorro y Estabilización Petrolera, Faep) y no ahorró un solo peso del excedente generado por la bonanza.

No es sorprendente, entonces, que ahora el Ministro de Hacienda y sus colaboradores tengan que poner a funcionar toda su creatividad para encontrar la forma de tapar el hueco fiscal del 2015.

Carlos Caballero Argáez 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.