Secciones
Síguenos en:
La tercera edad también disfruta de la sexualidad

La tercera edad también disfruta de la sexualidad

Los cambios físicos traen muchas inquietudes, entre ellas cómo afectarán la vida sexual.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
16 de septiembre 2014 , 05:38 p. m.

Risitas nerviosas, miradas escépticas y hasta negación hacen parte de las reacciones cuando se toca el tema del sexo en la tercera edad, muchas veces debido a prejuicios como que la sexualidad está sujeta a la reproducción o que ser mayor equivale a estar enfermo.

Pues les contamos que aún con el paso de los años la libido sigue viva, se mantienen las relaciones sexuales y pueden ser tan satisfactorias como en la juventud.

Para Olga Susana Otero A., terapeuta de pareja y familia, “la sexualidad sigue viva hasta que uno muere, pero la genitalidad (coito) pasa a un segundo lugar para muchas parejas de la tercera edad. Esta es reemplazada por la amistad, el abrazo, las caricias... eso también es sexualidad. Claro que hay parejas que siguen manteniendo su contacto íntimo. Son aquellas que llevan tanto tiempo juntas y se conocen de tal manera que aceptan las limitaciones del otro”.

Los cambios físicos propios de la edad no disminuyen el deseo de compartir las ideas y los sentimientos con la pareja, de tocar y de ser acariciados, de estar físicamente cerca y seguir manteniendo una vida sexual activa y satisfactoria.

Por eso, quizás uno de los descubrimientos más difíciles para las personas es darse cuenta de que necesitan más tiempo para sentirse sexualmente excitadas. Es un hecho normal, pero no limitante, que llega con el paso de los años.

Según el Instituto Nacional Sobre el Envejecimiento (NIA) de Estados Unidos, las parejas mayores enfrentan las mismas tensiones diarias que afectan a las personas de cualquier edad, y a estas se suman las relacionadas con la edad, las enfermedades, el retiro y otros cambios en su estilo de vida. Estas preocupaciones pueden causar dificultades sexuales.

Por otra parte, si se tienen problemas de impotencia o alguno de los dos parece tener menos interés en el sexo, no deben suponer que para su pareja ya no tienen atractivo. Puede haber muchas causas para estas situaciones. Enfermedades, incapacidad física e incluso algunos medicamentos afectan la habilidad de tener y disfrutar el sexo.

Sin embargo, aun los problemas más graves de salud no son impedimento en la mayoría de los casos para tener una vida sexual satisfactoria.

“La sexualidad con frecuencia implica un equilibrio delicado entre los aspectos emocionales y físicos. La forma en que se siente puede afectar lo que es capaz de hacer. Por ejemplo, los hombres pueden temer que la impotencia se convierta en un problema más común a medida que van envejeciendo. Sin embargo, la excesiva preocupación por esa posibilidad puede causar estrés suficiente que le produzca impotencia. Una mujer que se preocupa por sus cambios de apariencia a medida que va envejeciendo puede pensar que su compañero ya no la encuentra atractiva. El concentrarse en la belleza física y juvenil puede interferir en su forma de disfrutar el sexo”, explican los informes del NIA.

Los médicos y terapeutas sexuales son cada vez más conscientes de la importancia del tema en personas de la tercera edad. Pregunte y aclare sus dudas sobre cómo estos cambios físicos o una enfermedad o tratamiento podría afectar su intimidad (www.nia.nih.gov).


Actividad física: compañera incondicional

Sexo en la tercera edad

La activida física y el ejercicio mejoran la resistencia cardiovascular, la flexibilidad y la masa muscular. Fotos: Shutterstock

“La actividad sexual es actividad física”, afirma Juan Manuel Sarmiento, director del posgrado de medicina del deporte de la Universidad El Bosque. “Hay estudios que comprueban que una persona que tiene actividad física y sexual regulares tiene menos probabilidades de padecer problemas cardiovasculares”.

Además, el ejercicio ayuda a mantener y mejorar tanto la fuerza muscular como la resistencia cardiovascular, y favorece el mantenimiento de la masa ósea, lo cual previene problemas de osteoporosis.  

“Por ejemplo, disfrutar del baile con su pareja es una forma de interactuar con ella y a la vez hacer actividad física, que incrementa las endorfinas que actúan en el cerebro y mejoran el nivel de autoestima y el estado de ánimo”.

Para las personas sedentarias la recomendación es iniciar con caminatas cortas de 15 a 20 minutos, tres veces a la semana; luego de 15 días, aumentar la duración a 25 o 30 minutos. Y posterior a este tiempo, incrementar un día más hasta que llegue a caminar 5 veces a la semana, 30 minutos en cada sesión.

Personas con enfermedad coronaria, colesterol alto, que sean fumadoras o padezcan diabetes deberían practicar actividades como trotar, correr o montar en bicicleta, que exigen mayor intensidad. En estos casos, se sugiere que los hombres mayores de 45 años y mujeres mayores de 55 tengan una valoración médica previa. Quienes deseen incluir una rutina de fuerza, antes deben descartar problemas musculares o articulares.

 “No esperemos a ser ancianos para aprovechar los beneficios del ejercicio”, aconseja Sarmiento.

Ejercicios para fortalecer la zona pélvica

Los ejercicios de Kegel, desarrollados en 1948 por el médico Arnold Kegel para controlar la incontinencia urinaria, se han convertido en una excelente alternativa para fortalecer los músculos de la zona genital, tanto en hombres como en mujeres, y consisten en contraer y relajar la zona muscular de la pelvis.

Practicados con regularidad mejoran notablemente algunas disfunciones sexuales en ambos sexos. Los hombres, por ejemplo, logran aumentar el volumen de sangre en el pene, que se refleja en mejores erecciones y mayor control de la eyaculación. En las mujeres, se fortalecen los músculos vaginales para lograr relaciones sexuales más placenteras, tanto para ellas como para su pareja.

Para identificar los músculos a ejercitar hay que intentarlo en el momento de orinar, tratando de interrumpir el paso de la orina (no contraiga abdomen, muslos ni glúteos).  Los ejercicios se deben realizar con la vejiga vacía. Se deben contraer dichos músculos por tres segundos y luego relajar por otros tres, y se repite 10 veces. Lo ideal es hacer tres sesiones diarias.
Se aconseja aumentar los tiempos de contracción a 15 segundos a medida que se fortalecen los músculos.
www.ejercicioskegel.com


Trabajar para disfrutar mejor

Pareja bailando

El solo hecho de compartir actividades juntos, acariciarse y apoyarse son detalles que mejoran la sexualidad de la pareja.

- El sexo no implica necesariamente el acto sexual. Présteles atención a los deseos y necesidades de su pareja, hágala sentir importante, tómese el tiempo para aceptar los cambios que llegan.

 - Prueben con nuevas posiciones sexuales y otros horarios. Los expertos recomiendan las horas de la mañana, cuando el cuerpo tiene mayor energía.

- No se afanen: puede que uno de los dos o ambos necesiten acariciarse más tiempo para lograr la excitación completa.

- Para quienes no tienen pareja o esta sufre una enfermedad grave o están solteros, la masturbación puede llegar a ser una práctica satisfactoria.

- Para muchas personas mayores solas, sobre todo mujeres, es difícil entablar relaciones que les permitan compartir un alto grado de intimidad. Una forma de conocer personas es asistir a actividades sociales que reúnan a otros adultos mayores.

- Hable con su médico si considera que un problema de salud o físico está afectando su vida sexual. Él puede ayudarle a buscar una solución. Recuerde que en personas de edad avanzada la impotencia, en los hombres, y la dispareunia, en las mujeres, coito doloroso por falta de lubricación vaginal, son las afecciones más comunes y tienen tratamiento. 

- Por último, desarrolle un estilo de vida saludable: haga ejercicio, lleve una alimentación balanceada, evite alcohol y cigarrillo, tome suficiente líquido, mantenga una actitud positiva ante la vida y procure reducir al máximo el estrés.

- La edad no es excusa para no utilizar protección a la hora de sostener relaciones sexuales. La probabilidad de adquirir una ETS es la misma que cuando se está joven.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.