Estados Unidos se coronó campeón del Mundial de Baloncesto

Estados Unidos se coronó campeón del Mundial de Baloncesto

Venció en la final a Serbia y se convirtió en la tercera selección en ganar dos títulos seguidos.

notitle
14 de septiembre 2014 , 05:59 p.m.

Este domingo, Estados Unidos se proclamó campeón del Mundial de Baloncesto tras vencer en la final a Serbia (129-92), equipo al que sobrepaso con una gran exhibición. Además, el equipo norteamericano revalidó el título logrado hace cuatro años en Turquía.

El equipo europeo ofreció resistencia durante cuatro minutos, hasta que la máquina estadounidense se puso en marcha y empezó a ofrecer una demostración de básquet, tanto en defensa como en ataque, en la que destacaron Kyrie Irving y James Harden, con 26 y 23 puntos, respectivamente.

Por unos minutos, las casi 14.000 personas que llenaron el Palacio de los Deportes, de Madrid, creyeron que podrían vivir un partido para la historia y quizá por ello los gritos de ánimo a Serbia se oían más que el apoyo a los norteamericanos.

Serbia comenzó de manera brillante, con buena defensa, control del rebote y buscando siempre la penetración en ataque para anotar o sacar la falta rival.

En el minuto cuatro, después de un 2+1 del pivote Miroslav Raduljica, Serbia mandaba por 7-15 y el mejor hombre en la pintura de los estadounidenses, Anthony Davis, estaba en el banco por faltas, pero, desafortunadamente para los europeos, su buen trabajo despertó a la ‘bestia’.

Estados Unidos, el país que inventó el básquet y el más laureado de la historia de este deporte no podía recibir una afrenta así. En lo minutos que siguieron hasta el descanso, los estadounidenses hicieron toda una demostración de agresividad defensiva y talento ofensivo, primero de la mano de James Harden (17 puntos en la pausa) y después de Kyrie Irving (18).

Festival de triples

El equipo de Mike Krzyzewski anotó los seis primeros triples que intentó (11 de 16 al descanso) y destrozó a los serbios, quienes, además, estaban ahogados en ataque por la extraordinaria defensa estadounidense, que forzó nueve pérdidas de balón y tres robos.

Momento del partido de la final entre EE. UU. y Serbia. EFE

La ventaja para los estadounidenses se iba disparando a la velocidad de la luz y pasó del 35-21, al final del primer periodo, a una máxima diferencia de 31 puntos: 67-36 a un minuto para el descanso, al que se llegó con el marcador 67-41.

Con el partido sentenciado, los norteamericanos se dedicaron en la segunda parte a lo que más les gusta y lo que mejor saben hacer: espectáculo. Un recital de tapones, mates, contragolpes y canastas más propias de un ‘All Star Game’ (el partido de exhibición en el que cada año compiten las estrellas de la NBA), en el que los serbios fueron los invitados de excepción.

Así, las diferencias en el tercer cuarto, se movieron siempre entre los 30 y una máxima de 39 puntos, para llegar al último parcial con el resultado de 105-67.

A los 40 puntos se llegó al ecuador del último cuarto (117-77), momento en el que el técnico serbio Aleksandr Djordevic tiró definitívamente la toalla, sacando de la cancha a sus principales hombres, aquellos como Milos Teodosic, Miroslav Raduljica, Bogdan Bogdanovic o Nenad Krstic, que han devuelto al baloncesto serbio al primer plano mundial.

Solo tres equipos repiten Mundial

Estados Unidos se convierte así en el tercer equipo de la historia en ganar dos Copas del Mundo consecutivas, tras Brasil (1959 y 1963) y Yugoslavia (1998 y 2002), pero es el primero en sumar dos oros olímpicos (Pekín-2008 y Londres-2012) y dos títulos mundiales (Turquía-2010 y España-2014) seguidos.

Jugadores de EE. UU. celebrando su triunfo en el Mundial de España. EFE

El gran artífice de esta racha es el técnico Mike Krzyzewski, contratado a finales del 2005 por la Federación Estadounidense para devolver el orgullo al país en el que nació el baloncesto, tras los fracasos en el Mundial de Indianápolis-2002 y de los Juegos de Antenas-2004. Y en sus ocho años en el cargo solo ha sufrido una derrota, en las semifinales del Mundial de Japón, contra Grecia.

Considerado el mejor entrenador de la historia del básquet universitario norteamericano, Krzyzewski suma ya dos oros olímpicos, dos títulos mundiales y un bronce (el de 2006).

A España-2014, Estados Unidos se presentó con un grupo en el que no había grandes estrellas, pero se comportó como un verdadero equipo y sus jugadores, ninguno de ellos ha ganado aún ningún anillo de la NBA, con un hambre insaciable por triunfar.

AFP

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.