Se inauguró en el Valle el Parque Nacional de la Uva

Se inauguró en el Valle el Parque Nacional de la Uva

En el municipio de La Unión los visitantes pueden saber todo sobre la producción de vino en el país.

notitle
13 de septiembre 2014 , 07:23 p.m.

En esos terrenos, donde a mediados de los años 40, echaron raíces 180 matas de uva para heredarles a los colombianos la buena costumbre de consumir el fruto de la vid, se erige hoy el Parque Nacional de la Uva.

Un parque temático y bioeducativo, que lejos de cualquier cálculo nació siete décadas atrás del pago de gratitud de don Ceferino González, un español que no encontró otra manera de retribuir más que con las matas a Alberto Grajales, el único enfermero en ese valle espléndido de La Unión, quien le ayudó a soportar una grave enfermedad y, que de paso, convirtió a este municipio vallecaucano en la ‘capital’ vitivinícola del país.

La historia recrea el recorrido de 3 kilómetros entre senderos y 12 ambientes temáticos, que conforman el Parque de 29 hectáreas, donde grandes y chicos pueden sumergirse en el corazón de la uva. “Vimos este paraíso y entendimos que había que mostrarlo a propios y visitantes. Así nació el Parque de la Uva, un destino al que estamos invitándolos para que lo disfruten”, dice Andrés Mejía, gerente depositario del Grupo Grajales, encargado de esta atracción.

El punto de partida es el ‘Sendero y Mundo de la Vid’, donde entre parrales los visitantes pueden aprender a distinguir los seis estados de la planta hasta su cosecha y conocer la uva blanca, la roja y la Isabella, variedades que endulzan al Valle.

Mientras se camina entre el viñedo, cada siete matas, se aprecian estos estados, una sensación muy reconfortante para los citadinos.

Al salir de este laberinto se llega al ‘Kiosko Grajales’, un punto de descanso con el fresco de granizados, jugos y frutas de la región, y tras un corto recorrido se llega a la estación ‘Mundo del trapiche’, donde cinco emprendedores del Sena enseñan cómo la caña, producto insigne del departamento, se convierte en delicias dulces.

El café que se da en las laderas del departamento también tiene un espacio y con el ambiente impregnado de su aroma se conoce cómo llega a nuestras tazas.

El ‘Sendero y Bosque Paraíso’, que entre guácimos, chiminangos, ‘Uña de Gato’, y totocales, permite toparse con ardillas, pájaros, avestruces y hasta chigüiros, es un oasis para dejar atrás cualquier preocupación. Rodea un lago, donde las aves encuentran su hogar.

El ‘Bohío ecológico’, con mariposas, y jardines colgantes y flotantes; El momento del Caracolí; el ‘Mundo artesanal’ -un espacio dedicado a la elaboración y venta de hermosas artesanías vallecaucanas- y las especies menores, los bovinos y equinos, complementan el recorrido.

“En la parte pecuaria contamos con una muestra de 16 razas de ganado bovino; especies menores, corderos, cabras, conejos y más de 12 razas de equinos, donde hay una pista sonora que da paso a un show, donde una muestra de las diferente razas y su pasos finos, sorprenden”, refiere Mejía.

En el ‘Mundo Bovino’ los más divertidos son los niños que pueden interactuar con los vacunos y sus crías, alimentarlos y experimentar el ordeño.

Al final se puede degustar tradicionales postres y bebidas elaborados con leche. Las especies menores, una estación multifuncional, cuenta con caprinos, curíes, conejos, gallinas, y un centro experimental y educativo acerca de estas especies, que son la sensación.

Allí, se conoce desde cómo alimentarlos hasta el aprovechamiento de sus heces para la elaboración de abono orgánico.
Y para dejar atrás las malas energías, está el ‘Bosque de palmas y Jardín Zen’, donde los zapatos salen y palmas de diferentes regiones, rodean un jardín seco del estilo utilizado por los monjes Zen japoneses. La meditación tiene un espacio en este rincón.

Más allá de deleitar la mirada en el ‘Mundo Equino’ con las distintas razas de caballos y su manejo, una de las atracciones es el espectáculo de chalanería en la pista sonora y las cabalgatas alrededor del Parque.

El recorrido en terreno culmina en el ‘Mundo Hortofrutícola’, donde están en exhibición cultivos de frutas y hortalizas, que dan cuenta de por qué los vallecaucanos cuenta con la mejor despensa agrícola del país. “Esto es para sentirlo”, dice Mejía.

 

LA UNIÓN  (VALLE)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.