Scarlett Johansson, superpoderosa y letal

Scarlett Johansson, superpoderosa y letal

Su apuesta por la ciencia ficción es clara. Habla la actriz que le quita el sueño a medio planeta.

notitle
13 de septiembre 2014 , 05:10 p.m.

Scarlett Johansson recibe las preguntas con curiosidad. Sabe que los nuevos rumbos en su carrera son interesantes. La actriz estadounidense, que cumplió 30 años y que acaba de ser mamá de una niña, ha estado expandiendo su currículum vítae desde las buenas cintas de corte independiente, como Match Point, de Woody Allen, y Perdidos en Tokio, de Sofia Coppola. Y su crecimiento profesional va hacia una zona inesperada.

Si fue la voz de un software casi humano en Her, de Spike Jonze, ahora sigue explorando con éxito la ciencia ficción, con dos títulos que han causado revuelo. En Under the Skin, de Jonathan Glazer, es una alienígena que se muestra desnuda con tal de seducir y matar escoceses en celo. Y en Lucy, del francés Luc Besson, donde es una mujer con superhabilidades, reitera su pasión por personajes lejos del estatus de “solo una mujer sensual”. La película llegó el jueves a la cartelera colombiana.

“Me gustó hacer estos personajes no humanos porque me han permitido explorar y trabajar desde un lugar, cómo decirlo, más amplio, declaró en el Festival de Cine de Toronto, en la presentación de Under the Skin, aún sin fecha de estreno en Colombia. Interpretar a esta alienígena me tuvo fuera de control; o sea, fue un riesgo, porque este proyecto de Jonathan (Glazer) me llevó fuera de mis límites habituales”.

Y sí, la película Under the Skin ha hecho noticia por sus publicitados desnudos.

“Estar desnuda y otras características del personaje de Under the Skin me sirvieron para construirlo, me ayudaron para estar en el personaje y entender hacia dónde iba”, dice la actriz acerca de una motivación realmente artística, ya que se trata de un filme de ciencia ficción de autor y lejos del ritmo comercial.

En cualquier caso, Under the Skin fue un riesgo más radical que Lucy, su segundo proyecto de ciencia ficción de este año, una oferta para las masas de Luc Besson.

“Comencé mi carrera en el cine independiente y nunca me imaginé que iba a estar colgada de arneses haciendo papeles como este (...). Jamás me hubiera imaginado que estaría sosteniendo armas de fuego durante tanto tiempo en mis últimas películas”.

Involuntariamente, la actriz se ha convertido en una de las mujeres duras del cine.

“Esto (la fantasía) no es parte de mi vida diaria, siempre lo digo, pero me gustan estos personajes, como el que hago en Lucy: no hubiera anticipado hace una década que este género podría haberme resultado interesante”.

En Lucy, una nueva debilidad del director Luc Besson por mostrar personajes femeninos fuertes, como ya lo hizo en Nikita (1990), El profesional (1994) y El quinto elemento (1997), Scarlett Johansson recibe la posta de actrices como Anne Parillaud, Natalie Portman y Milla Jovovich. Y para eso interpreta a Lucy, una norteamericana que absorbe las peligrosas drogas alojadas en su estómago, lo que inicia una peculiar reacción química: su organismo muta, según reza una teoría caída en el descrédito: que los humanos solo usamos el 10 por ciento de nuestro cerebro. Pero a Besson poco le importa la ciencia, y en su historia, Lucy comienza a acrecentar el porcentaje de su capacidad cerebral y cada aumento es un paso más a hacia poderes como la telequinesis, superinteligencia y la ausencia de dolor y emociones.

‘Una especie de robot’

“Fue difícil hacer a Lucy, porque es un rol que está cambiando siempre y se mueve, hasta convertirse en una especie de robot. Tanto en Lucy como en Under the Skin o en Her, interpreto roles nuevos y distintos (...); y en el caso de Lucy, creo que es un viaje hacia la desconexión. Sin emociones, sin dolor”, explica.

Lucy, película comercial de 40 millones de dólares de presupuesto y que ya lleva recaudados más de 100 millones en EE.UU., es un hito también por esta razón: más de la mitad de su público son mujeres, algo inédito para este género, reservado para los hombres, y en Norteamérica se ha convertido en la película de acción protagonizada por una mujer (no basada en novelas, tipo Juegos del hambre, ni en videojuegos, como Tomb Raider) más exitosa de la taquilla.

Y no deja de ser peculiar que este suceso provenga de Francia: Lucy, creada por un francés como Luc Besson, transcurre durante parte de su metraje en París, ciudad donde la actriz se siente más que a gusto. Su actual prometido, y padre de su hija, es el periodista galo, y dueño de una agencia de publicidad, Romain Dauriac. Fue el siguiente paso evolutivo de esta estrella luego de su divorcio de Ryan Reynolds.

Inclasificable, Scarlett Johansson se sigue arriesgando en sitios como la ciencia ficción, donde, a pesar de que pueda sentirse fuera de su planeta, logra echar raíces y levantar nuevos mundos.

ERNESTO GARRATT. V.
El Mercurio (Chile)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.