Los incapaces / Voy y vuelvo

Los incapaces / Voy y vuelvo

No preocupan diferencias entre Alcaldía y Concejo, sino incapacidad de ambos para encontrar salidas.

13 de septiembre 2014 , 04:42 p.m.

No han sido buenos estos días para la Administración Distrital. Qué digo: ¡no han sido buenos para la ciudad!

Justo en la semana en que los empresarios lanzan la campaña #SoyCapaz, que pretende hallar salidas hacia la reconciliación, la Alcaldía y el Concejo protagonizaron uno de los choques más duros desde que comparten el poder.

Las relaciones han estado llenas de altibajos –más bajos que altos–; con un Concejo que tiene a 17 de sus miembros investigados por el ‘carrusel’ de contratos, a cuatro más en la cárcel y a otros camino de negociar con la justicia. Y una Administración empeñada en que el cabildo apruebe todo a rajatabla, sin interlocutores de peso y con funcionarios inestables.

En esta ocasión, la cascada de epítetos corrió por cuenta del hundimiento de varios proyectos de acuerdo en los que el Gobierno se había empeñado. Para el cabildo, habían llegado sin la suficiente consistencia técnica, a destiempo, de afán.

El tema rebosó la copa del Alcalde, que atribuyó dicha actitud al hecho de no haber cedido a presiones burocráticas o, para usar sus propias palabras, por no haber “repartido mermelada”.

La respuesta de los aludidos fue una andanada de críticas a la Administración y la solicitud de una investigación por el ‘matoneo’ que, según algunos, se produjo desde cuentas de redes sociales pagadas por la Alcaldía.

Lo he repetido en este espacio: la desconfianza tiene paralizada a la ciudad. El Alcalde y su equipo podrán anunciar a diario aperturas de jardines, entrega de hospitales, ofertas de empleo, niños atendidos, bicicletas gratis y demás. Pero la fractura entre los dos poderes más representativos de la ciudad ha traído consecuencias serias, que quizás no veamos ahora pero sí en el mediano plazo.

La suspensión del Plan de Ordenamiento Territorial, la incertidumbre de los colegios en concesión, las difíciles relaciones con la región, los pocos avances en infraestructura y una conflictividad permanente, son muestras de lo que dejan tales desencuentros.

Sin embargo, tiendo a creer que el fracaso no está ahí, en las diferencias entre unos y otros, sino en la incapacidad de construir consensos, en rechazar soluciones, en no hallar alternativas. Eso es lo cuestionable: que quienes nos gobiernan en la ciudad hayan sido incapaces de dar ejemplo de tolerancia y compromiso.

A veces da la sensación de que el Alcalde luce cansado. Son demasiados frentes abiertos, demasiadas discusiones, demasiados debates, cuando lo que se requiere es convocar a la ciudadanía no en pro de lo que la Administración quiera imponer, sino en lo que todos creemos que es más conveniente. En eso consiste la democracia. Los ciudadanos no elegimos alcaldes para que, como dijo Paul Bromberg en Razón Pública, luzcan más como fajadores ideológico que como constructores de ciudad.

Y del Concejo no hay mucho qué decir. Aunque la mayoría de sus miembros sean honestos, la sombra que se cierne sobre la corporación por las actuaciones de varios de ellos, seguirá gravitando como ave de mal agüero hasta que la gente elija algo mejor. Hasta que pasemos esa página. Y hasta que muchos entiendan que por encima de los intereses de un partido está el futuro de la ciudad, el de hombres y mujeres que reclaman su derecho a vivir en un lugar donde echan raíces junto a los suyos.

Por si fuera poco, ya arrancó la campaña para suceder a Petro. Y arrancó de manera destemplada, agresiva. Francisco Santos nos anuncia que su estilo será pendenciero, de hablar primero y pensar después; que apostará también por los agravios y que jugará más al desprestigio que a la esperanza.

¿Será que no somos capaces de hacer una pausa para ver cómo empezamos a construir sin destruir?

ERNESTO CORTÉS FIERRO
Editor Jefe EL TIEMPO
erncor@eltiempo.com
@ernestocortes28

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.