'Nos quedan 8 o 9 días de papel': diario 'El Impulso' de Venezuela

'Nos quedan 8 o 9 días de papel': diario 'El Impulso' de Venezuela

El decano de los diarios de ese país anunció su cierre, pero a última hora se abrió una 'ventanita'.

notitle
12 de septiembre 2014 , 07:42 p.m.

El 10 de septiembre, el diario El Impulso, el más antiguo de Venezuela con 110 años de circulación, anunció la suspensión de operaciones por falta de papel y otras contracciones económicas derivadas de la difícil situación del país. Sin embargo, en 48 horas consiguieron el despacho de papel que les permitirá funcionar una semana más. Después, otra vez “veremos”, le explicó a EL TIEMPO su presidente, Carlos Carmona.

¿Cuál es exactamente la situación de ‘El Impulso’ en este momento?

Lo que se nos abrió fue una ventanita, dado que el único proveedor que hay ahorita en Venezuela se llama Corporación Editorial Alfredo Maneiro, un ente adscrito al Ministerio de la Secretaría de la Presidencia, y en sus manos está el destino de todos los periódicos de la prensa nacional. En Venezuela hay 90 periódicos pequeños y 20 grandes, más o menos, que éramos los que importábamos papel periódico con dólares preferenciales y nos fueron limitando, negando las transferencias y los permisos.

Había dos o tres proveedores pequeños que atendían al mercado nacional, pero entraron en la misma crisis y cerraron sus puertas. Cuando se cortó ese suministro, la emergencia fue total y apareció la Corporación Maneiro, originalmente creada para atender las necesidades de papel de los medios del Estado, pero que ahora atiende al Estado Nacional.

¿Cómo ocurrió este acercamiento que les da una semana más de circulación?

Ellos dicen que llamaron; yo digo que llamé y envié correos. En fin, durante todo agosto les envié correos porque la corporación me ha vendido papel dos veces. Este año hemos podido subsistir gracias a Andiarios (Colombia), que nos ha enviado papel en dos oportunidades, y gracias a un proveedor de Valencia que nos vendió un papel que no se ajusta al tamaño, pero tuvimos que adaptarnos. Durante mes y medio imprimimos en un papel blanco tipo revista que es 30 por ciento más costoso, y así… ha sido impresionante lo que hemos hecho.

La presidenta de la Comisión de Medios del Parlamento dijo que el anuncio de cierre fue un chantaje del periódico…

La diputada se ha equivocado en el sujeto de la oración; aquí el chantajeado soy yo. La última vez que pregunté a la Corporación Maneiro por papel me respondieron que no sabían si mi pedido estaba hecho y que no sabían cuándo llegaba el barco.

“Cuando lo nacionalicemos le avisamos”, fue una respuesta; otra recibida el 4 de septiembre decía que paguemos de contado y nos suministraban dentro de 15 días. Les respondí que no llegábamos a esa fecha, que tendríamos que cerrar. Quiero pasar la página de estos detalles incómodos, pero no puedo ocultar que no tengo materia prima. Si al menos dieran fechas concretas, que el barco llega tal día, que tal día se nacionaliza, me puedo organizar, pedir prestado; salgo a un cuerpo… pero si no tengo ni idea, trabajo con lo que puedo. Es una experiencia absurda, desgastante, desmoralizante.

¿Ha tenido ‘El Impulso’ que hacer recortes de personal para paliar la situación?

El recorte ha sido que quien renuncie no se repone su cargo, pero no hemos tenido ningún recorte forzoso. Hemos mantenido unas relaciones tanto sindicales como personales absolutamente cordiales. Ni por esta crisis ni por razones políticas, como han querido hacer ver, que somos un medio ‘antichavista’; eso no es así. Nosotros nos hemos peleado con todos los gobiernos de los últimos 110 años. Y la palabra ni siquiera es pelear, sino decir las verdades: ¿cómo vamos a ocultar al país que hay una falla en el suministro de comida, de medicinas? ¿El hecho de que no se diga hace que no exista?

¿Es esa posición editorial lo que mantiene el cerco de falta de papel contra ‘El Impulso’?

Yo no sé si esta es una novela planificada por los cubanos o si esto es el desorden absoluto de una incapacidad supina. No lo sé, algún día nos enteraremos. Lo que veo es que son las dos cosas: hay un lineamiento político y una desorganización impresionante, unos presupuestos inagotables que se van y uno no sabe a dónde.

Pasan cosas insólitas como que hay 12 periódicos que han cerrado, otros cuatro que amenazan con cerrar, y el Gobierno anuncia la creación de dos nuevos. Es como decir un chiste en un entierro.

¿Cuánto tiempo le alcanza el papel que le mandaron?

Por ocho días, máximo nueve. Depende de la paginación: Si imprimo una hoja me debe durar 20 días. Si imprimo 12 hojas me dura 10 días, pero el plan es mantener nuestros dos cuerpos de 12 páginas porque es el producto mínimo. Con el básico de avisos clasificados y una publicidad elemental se va la mitad del periódico. Nuestros lectores hoy nos compran más por solidaridad que por otra cosa, porque no tenemos tanto espacio para las noticias.

¿Cómo reaccionaron los anunciantes ante esta semana más del diario?

Lamentablemente, los anunciantes no tienen nada que anunciar. No tienen materia prima ni productos que vender, están hechos trizas y por más solidarios que quieran ser y amigos que sean de la casa, la solidaridad empieza por la estabilidad propia. Si no tengo para fabricar ¿cómo voy a anunciar? Es la tercera vez que anuncio el cierre del periódico, ojalá me equivoque siempre.

VALENTINA LARES MARTIZ
Corresponsal de EL TIEMPO
Caracas

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.