Los gnomos atacan

Los gnomos atacan

Los 'trolls' representan el lado bajo y feo, pero real, de la condición humana.

notitle
12 de septiembre 2014 , 06:53 p.m.

LUXEMBURGO. Los llaman trolls o gnomos son una de las más horribles pestes en internet. Son la gente dedicada a recorrer las redes sociales como Twitter y Facebook y la sección de comentarios de sitios web para escribir mensajes que supuran veneno y ofensas. A veces anónimos, generalmente escondidos tras un seudónimo y muchas veces en grupos, tienen por meta provocar y causar daño.

Son, por ejemplo, quienes contribuyen con insultos y ataques a cuanto artículo se publica en la versión digital de periódicos y revistas. En este diario, para no ir muy lejos, amenazan hasta de muerte a columnistas y reporteros. A mí me han escrito que merezco ser violada por escribir en defensa de los derechos de las mujeres.

Hace un par de semanas estaban en las noticias cuando Zelda Williams, la hija del actor Robin Williams, anunció que cancelaba su presencia en Twitter debido a la persecución de que fue objeto a raíz del suicidio de su papá. Los trolls le enviaron fotos adulteradas del cuerpo del actor que mostraban supuestas marcas alrededor del cuello y decían: “mire lo que su papá hizo... por usted”. Pero todos los días aparecen denuncias sobre agresiones digitales contra personalidades y celebridades con altos perfiles en las redes sociales.

Un sitio muy popular dedicado a asuntos feministas que se llama ‘Jezabel’ ha sido invadido durante meses por trolls que publican imágenes pornográficas violentas en la sección de comentarios. La única arma para defenderse ha sido borrar a mano cada una de las agresiones, pero eso solo provoca más ataques, porque muchos no funcionan solos y son particularmente agresivos con las mujeres.

Lo malo, por lo menos por ahora, es que los expertos del inmenso universo de internet admiten que están perdiendo la batalla para controlarlos y advierten que, a menos que las redes sociales, los medios de comunicación y los gobiernos llegaran a ponerse de acuerdo para encontrar una solución novedosa, internet nunca estará libre de su colectivo efecto corrosivo.

La multiplicación incontrolada de trolls es reflejo del auge de los medios digitales, que han permitido derrumbar toda distancia en internet, de manera que cualquier usuario puede expresar su opinión en las distintas redes y comunicarse directamente con otros usuarios, así estos lo deseen o no.

Twitter, Facebook y la mayor parte de los medios ofrecen la posibilidad de denunciar abusos, pero han admitido que esos instrumentos de control son insuficientes y muchas veces, inútiles.

El otro problema con los trolls es que cuanta más atención reciban más se incentivan a continuar haciendo daño. Para ellos, el retiro de estrellas y personajes conocidos de las redes sociales, lo cual ocurre diariamente, es muestra del efecto directo que pueden tener, desde la seguridad de sus teléfonos inteligentes o de sus casas, sobre figuras que de otra manera son inalcanzables.

En nuestra realidad de hoy, internet es central en lo que podría llamarse “la experiencia humana”. Indispensable para quien quiera estudiar, trabajar, encontrar pareja, enamorarse, rumbear, crear una empresa, entrar en política, abrir y manejar una cuenta bancaria… Y los trolls representan el lado bajo y feo, pero real, de la condición humana: ignorancia, racismo, antisemitismo, misoginia, extremismo y todo el resto de prejuicios y resentimientos tan intrínsecos al ser humano.

Cada día hay más voces que piden terminar con la posibilidad de escribir mensajes anónimos en redes, foros y secciones de comentarios y que se permita acceso solo a usuarios registrados. Otros más radicales, como yo, preferirían que se cancele del todo esa alternativa o, por lo menos, que se cierren las secciones de comentario. ¿Es eso un atentado contra la libertad de expresión?

Cecilia Rodríguez

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.