El superdinosaurio que no le temía a nada / Análisis

El superdinosaurio que no le temía a nada / Análisis

El fémur del 'Dreadnoughtus Schrani', que está en la Patagonia, es tan grande como Falcao García.

notitle
12 de septiembre 2014 , 05:24 p.m.

Alguna vez, hace más de 60 millones de años, deambuló por nuestro planeta una criatura tan alta como el Capitolio Nacional en Bogotá, tan pesado como un par de enormes aviones de Avianca y tan largo como un articulado de Transmilenio.

Sabemos de esta criatura, un enorme reptil perteneciente a la familia de dinosaurios de cuello largo, por los gigantescos huesos encontrados en una pared rocosa expuesta en el sudoeste de la Patagonia argentina.

Esta semana, científicos de la Universidad de Pensilvania, en Estados Unidos, anunciaron que entre el conjunto de huesos encontrados en el 2005 están los restos de un individuo que han bautizado como 'Dreadnoughtus Schrani', un nombre que combina la frase en inglés 'dread nothing', que traducida al español puede ser algo así como 'el que no le teme a nada', y el nombre de Adam Schran, el empresario estadounidense que ayudo a financiar esta investigación.

Sus restos incluyen múltiples zonas del esqueleto que permiten reconstruir su tamaño con mayor precisión que cualquier otro gran dinosaurio, y lo convierten en el animal terrestre conocido más grande que jamás haya caminado sobre la Tierra.

El récord del animal más grande en la historia de la Tierra aún pertenece a la ballena azul, que tiene unas tres veces la masa de “el que no le teme a nada”.

El fémur de “el que no le teme a nada” mide más o menos lo mismo que Radamel Falcao García. Se estima que su estómago tendría el tamaño de un caballo, y su cola, cuyos huesos fosilizados se encontraron casi intactos, es tan larga como un salto triple de Catherine Ibargüen.

Si los músculos son similares a los de las aves, probablemente sus parientes vivos más cercanos, este animal podría haberse movido hasta alcanzar 10 kilómetros por hora, es decir más o menos la velocidad de un humano corriendo muy rápido.

Sin embargo, aún no hay evidencias concluyentes sobre cómo un animal tan grande podría regular su temperatura, aun si no esforzara su cuerpo corriendo a esa velocidad.

Con una dieta exclusivamente vegetal, tampoco tenemos claridad sobre los mecanismos que producen el crecimiento de estos animales desde su nacimiento a partir de huevos del tamaño de un balón de fútbol.

Las casi 16 toneladas de fósiles de 'el que no le teme a nada' se encuentran en Estados Unidos y cada pieza es tan pesada que es inimaginable reconstruir el esqueleto con los restos originales.

Por esa razón, los científicos produjeron versiones digitales de los fósiles que se puede explorar de forma gratuita a través de internet. Eventualmente estas piezas virtuales serán impresas en 3D en un plástico liviano que permitirá reconstruir en todo su esplendor a “el que no le teme a nada” y serán devueltas a Argentina, en donde los visitantes podrán ver con sus propios ojos los restos del titán que alguna vez caminó por los suelos de Sudamérica.

Por Juan Diego Soler, PhD, investigador del IAS, Francia

En Twitter: @juandiegosoler

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.