'No puedo negar que el Concejo está contaminado', dice su presidente

'No puedo negar que el Concejo está contaminado', dice su presidente

Señala que cabildo podría cumplir mejor papel, 'si existiera mejor diálogo con la Administración'.

notitle
12 de septiembre 2014 , 05:23 p.m.

El presidente del Concejo de Bogotá, Miguel Uribe Turbay, salió a defender a la corporación en medio de la reciente polémica por los proyectos rechazados a la Administración Distrital.

Si bien dijo que buena parte del problema obedece a fallas en la comunicación con la Alcaldía, reconoció que el trabajo de los buenos concejales se ve opacado por “ciertas circunstancias que contaminan el Concejo”. Entre ellas está la sombra del ‘carrusel’ de la contratación que tiene enredados a varios concejales de la ciudad.

En esa relación de odio político entre la Alcaldía y el Concejo, ha salido perdiendo Bogotá. ¿Qué piensa de eso?

No considero que haya un odio político. Hay es una tensión, como consecuencia de los ataques e insultos y la forma en que el alcalde Gustavo Petro ha tomado las propuestas y las denuncias del Concejo de Bogotá.

Pero hay insultos que también salen del Concejo hacia los funcionarios de la Administración...

Si hay concejales que han actuado de esa manera, no puedo defenderlos. Lo que puedo decir es que durante este año, hemos generado todos los espacios necesarios para darles garantías a la Administración.

¿Cuál ha sido el gran proyecto que se ha aprobado en el Concejo este año y que haya repercutido en la calidad de vida de la ciudad?

La estampilla de la Universidad Pedagógica Nacional. Aprobamos la reglamentación de la estampilla y eso quiere decir que la universidad va a tener la oportunidad de tener una nueva sede.

¿Y por qué se puede aprobar una estampilla para una universidad y no unas vigencias futuras para asegurar la educación de los 40.000 niños en los colegios en concesión?

En mi caso defiendo profundamente ese modelo. Pero el alcalde Petro, después de querer acabar esos colegios y de haberlos excluido del Plan de Desarrollo, nos presentó una fuente de financiación, que son las vigencias futuras, y que en este momento generan una gran duda jurídica por su legalidad.

¿Usted asegura entonces que no hubo una oposición ciega frente a ese proyecto?

La gran mayoría del Concejo defiende el modelo de concesión. Los del Polo y algunos concejales del sector de Progresistas son los que quieren acabar los colegios en concesión.

¿Y por qué no se hizo una revisión y unos ajustes antes las dudas por la legalidad de las vigencias futuras?

Mi propuesta es que el Gobierno Nacional dé los conceptos necesarios para generar un ambiente seguro para aprobar esas vigencias. La pregunta también es por qué la Administración, cuando se le pidió salvar los colegios por concesión, no presentó ninguna propuesta.

De 1 a 5, ¿con cuánto califica la gestión del Concejo?

Yo creo que 4.

¿No es muy generoso?

No puedo negar que el Concejo de Bogotá está contaminado o viene de un proceso muy perverso que se llamó el ‘carrusel’ de la contratación. Lamento que el trabajo de buenos concejales esté manchado de ciertas circunstancias que contaminan el Concejo.

¿A los concejales no les cae alguna responsabilidad por el estado de la ciudad?

La responsabilidad es compartida entre la Alcaldía, el Concejo y los organismos de control. El Concejo podría haber tenido un mejor papel si existiera un mejor diálogo con la Administración, pero la responsabilidad en esa falta de comunicación no es solo de la corporación.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.