Centro de Villavicencio afectado por problemas de movilidad

Centro de Villavicencio afectado por problemas de movilidad

Expertos aseguran que los inconvenientes radican en que el sector no evolucionó lo suficiente.

10 de septiembre 2014 , 07:01 p.m.

Uno de los problemas que aqueja al centro de Villavicencio está relacionado con los serios problemas de movilidad que afronta.

Vías como la avenida Alfonso López, la calle 38, la carrera 32, calle 40, entre otras, en horas pico se vuelven intransitables, a tal punto, que la Alcaldía debió establecer ‘Pico y placa’ de 14 horas para carros particulares.

Las obras civiles que se adelanta en los barrios San Isidro, Villa Julia y en cercanías a la plaza Los Libertadores han agudizado el problema.

Sin embargo, la congestión vehicular en esta zona de la capital tiene una explicación, pues durante años ha sido víctima de una “suma de problemas”, explica el experto en planeación Javier Ruiz.

Uno de ellos, y quizá el más significativo, tiene que ver con que la infraestructura vial del centro, que fue concebida para paso peatonal o de caballos y debe soportar el tránsito diario de centenares de buses, camiones, carros y motocicletas.

Para el experto, el centro sobrepasó su capacidad de soporte, razón por la cual coincide con William Valencia, presidente de la Sociedad de Ingenieros del Meta, en que es necesario buscar alternativas para que la zona sea amigable con el transporte y, de paso, con el medio ambiente.

Sumado a ello, Ruiz sostuvo que el sector tiene una especie de enfrascamiento urbanístico y, además, con pocas opciones de expansión por no ser el centro geométrico de la capital del Meta.

Aunque el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en el año 2000 hablaba de una descentralización, esto no se cumplió y por ello urge implementar un Plan de renovación urbana que reglamente parámetros fundamentales como la movilidad, la edificabilidad y las alturas de edificación y evitar así que se siga golpeando el patrimonio histórico de la zona.

Las opciones para desembotellar

Ampliar y fortalecer el anillo perimetral de acceso al centro de Villavicencio, desestimular el uso del vehículo y generar más espacios públicos para los peatones son algunas de las propuestas planteadas por los expertos para generar desarrollo y sin atentar con el patrimonio arquitectónico.

“Aquí (en Villavicencio) nos acostumbramos a tener el carro al lado para poder hacer cualquier cosa y esa cultura hay que cambiarla”, destacó Ruiz.

El ingeniero Valencia fue más allá y propuso la proyección de vías adyacentes para poder fortalecer la movilidad, y destacó casos exitosos en este tema, como el de Ibagué.

Para poder desarrollar esta idea sería necesario la adquisición de decenas de predios, lo cual haría la tarea casi imposible por el alto costo que esto implicaría, además de que la intervención a las vías o a las casas no es compartida por quienes defienden el patrimonio arquitectónico de la ciudad.

En enero, el alcalde Juan Guillermo Zuluaga presentó cinco estrategias con las cuales mejoraría la movilidad, entre ellas fortalecer las campañas de seguridad vial, el ‘Pico y placa’ en toda la ciudad –que inició en febrero–, la reestructuración de rutas de transporte, zonas de permitido parqueo y obras civiles de bajo costo alto impacto en vías principales.

Riqueza arquitectónica en inminente riesgo

Aunque expertos en planeación consideran que el centro debe tener un desarrollo urbano para que sea más atractivo y moderno, historiadores como Óscar Pabón y Nancy Espinel advirtieron sobre el riesgo que esto conlleva para el patrimonio arquitectónico.

Al respecto, manifestaron que la arquitectura bernácula, propia de quienes construyeron las primeras casas en esta zona, según Pabón, hasta finales de los años 50 las más importante y que albergaba a los poderosos de la época, no es respetada y buena parte de la propia comunidad subestima su valor histórico.

“Villavicencio está creciendo como una ciudad sin cédula, por ejemplo una de las casas más representativas, que está en El Barzal alto, hoy es un parqueadero”, lamentó la experta.

Al respecto, Pabón agregó que lo que se debe es buscar los medios para no maltratar aún más lo poco que queda de infraestructura histórica de Villavicencio.

A esto se suma que no hay una normatividad que fije reglas claras a los constructores sobre proteger y conservar estas viviendas antiguas, las cuales ya fueron demolidas en más del 90 por ciento.

Por ahora, lo más importante es agilizar el proceso de reformulación del POT, tarea en la que la Alcaldía completó casi dos años, pues según los expertos consultados en este momento no hay ninguna norma que impida demoler arquitectura bernácula.

LLANO 7DÍAS

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.