'Quiero que vivan los toros, pero como animales con derechos'

'Quiero que vivan los toros, pero como animales con derechos'

Análisis de Martha Fandiño, directora del grupo Arco, sobre la tauromaquia.

notitle
10 de septiembre 2014 , 04:52 p.m.

Yo quiero que vivan los toros. Que vivan como animales con derechos, no como una faena brutal que rechazamos muchos colombianos.

No sólo es Gustavo Petro quien quiere acabar con esa lamentable tradición de masacrar hermosos animales entre aplausos y gritos al estilo del circo romano.

Odio ese espectáculo al que asistí solo una vez cuando tenía siete u ocho años. Me pareció terrible. Paré de llorar por unos minutos cuando el torero fue corneado brutalmente. Quise que muriera en su traje de luces por una suerte de justicia divina. No murió. Siguió lo que llaman 'fiesta'.

La exuberante belleza de ese toro que corría aturdido por la plaza, el puñal enorme que se le ensartaba desde un caballo protegido con ropas especiales, las horrendas banderillas vestidas de colores inocentes que se hundían en su carne desangrándolo, doblegándolo, preparándolo para estar a la baja altura de la barbarie humana. La espada, la lengua que colgaba mientras se ahogaba con su propia sangre. Su derrumbe en la arena. Primero arrodillado y luego vencido. Murió el toro después de una infame tortura.

Me sorprendió profundamente la alegría del público. Me sentí terriblemente sola. Como si el toro y yo formáramos una realidad aparte en la que su dolor existía y dolía sólo para los dos.

No es cuestión de libertades. Las libertades terminan donde comienzan los derechos de otros. Hay que dejar atrás ciertas tradiciones. La crueldad contra los animales debe pasar de moda. Incluso se penaliza con cárcel en varios países del mundo. Busquemos mejores formas de demostrar la hombría y de compartir una soleada tarde bogotana.

Que la plaza sirva para la música, que el museo taurino se reemplace por una exposición sobre la evolución de Bogotá en su camino a la modernidad, que el rock haga vibrar los bellos ladrillos de la plaza. Que los novilleros que estuvieron en huelga de hambre busquen otro oficio. Que se adapten a ganarse la vida enseñando el valor de la vida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.