Padres cuestionan hundimiento de proyecto sobre colegios en concesión

Padres cuestionan hundimiento de proyecto sobre colegios en concesión

Afectados dicen que primaron intereses particulares. Darán pelea hasta el final.

notitle
08 de septiembre 2014 , 07:32 p.m.

“Vamos a llegar hasta las últimas consecuencias”, dicen los padres de familia de los niños beneficiados por los colegios por concesión. En eso están firmes, porque, más allá del debate de definir si la Secretaría de Educación o el Concejo tuvieron la culpa de acabarlas, ellos quieren que se les respete el derecho a una educación de calidad.

Esto pasa después de que el cabildo decidió no aprobar las vigencias futuras que permitirían que se consolidara una proyecto del Distrito para ampliar los contratos por tres años a más de 17 de los 25 colegios que quedaron en la lista de los 50 mejores de Bogotá, tras una evaluación de sus logros académicos y de convivencia escolar.

Temilde Chocontá tiene tres hijos, uno de ellos ya salió de Don Bosco III, colegio ubicado en El Codito (Usaquén), en la calle 187C con carrera 4.ª, uno de los sectores más vulnerables de la ciudad. “Mi hijo mayor ya se graduó. Es un muchacho juicioso, de buenos principios. Usted sabe qué significa eso”, dijo esta madre de familia, que espera que sus otros dos hijos, que cursan los grados octavo y décimo, terminen en el mismo colegio.

Ella dice que la Secretaría ha demostrado que no sabe administrar planteles de calidad. “Nosotros nos damos cuenta de todo lo que pasa en los públicos. Por qué no permitir que sigan funcionando instituciones en donde los niños salgan bien en sus materias, pero además con valores”, dijo Chocontá.

Ana Gladys Triana, madre de dos niños del colegio Jaime Garzón, uno de los que mejores resultados han mostrado, dice que sus hijos ya no soportan más la incertidumbre de lo que va a pasar con su colegio. “Tengo dos hijos, uno de 12 y otro de 14 años. Ellos se enteran de todo lo que pasa en los colegios públicos: pandillas, droga, peleas. Yo no digo que en todos, pero sí en muchos. Pues que la Secretaría, primero, solucione todo eso, y luego sí que acabe con las concesiones, que sí han demostrado conocimiento para manejar a los muchachos”. Agregó que los niños del colegio se emocionaron mucho con el anuncio del secretario de educación, Óscar Sánchez, de prolongar los contratos. “Que el Concejo no juegue así con las ilusiones de los pelaos. Cuando en el Jaime Garzón hay algún problema, nos llaman a los papás, nos educan, lo mismo con los alumnos. Hay talleres, sicólogos, un horario completo de ocho horas. A nosotros que nos saquen de las peleas políticas”, dijo.

Gabriela Ramírez, de Pensilvania (Caldas), quien llegó a Bogotá a buscar mejores posibilidades de trabajo, también defiende lo que ha significado el colegio Colsubsidio San Vicente para sus hijos. “Tengo dos niños, de 13 y 14 años, pero son 2.300 los que están sufriendo por la falta de decisión de los políticos. En estos colegios hay muchos hijos de desplazados, familias pobres que han sufrido mucho y que han encontrado un aliciente al ver a sus hijos bien educados. Mire, esos colegios se preocupan por que una tenga atención sicológica cuando, por ejemplo, hay problemas intrafamiliares. Una educación de calidad es lo único que tienen mis hijos en este momento”.

Así, en esa incertidumbre se encuentran todos los padres de familia de los 25 colegios por concesión, en donde se benefician unos 40.000 niños de zonas vulnerables de la ciudad que encontraron en este modelo –en el que privados ponen su experiencia en educación y sus sistemas administrativos al servicio del Distrito– con mejores resultados y un menor presupuesto que el que manejan los públicos. “Nos perjudica no tener claridad sobre lo que va a pasar. Si los colegios pasan a ser manejados por el Distrito, va a cambiar el modelo de educación. No tendremos las becas, las asesorías que nos han ofrecido estos expertos. La educación va más allá de tener un cupo en un colegio”, dijo Cristian Robayo, padre de familia del Gimnasio Sabio Caldas, en Ciudad Bolívar.

Se están concertando reuniones con la ministra de Educación, Gina Parody, quien le dijo a EL TIEMPO que este modelo de educación ha demostrado buenos resultados. “De hecho, 17 de los 50 mejores colegios públicos son de concesión. El Concejo de Bogotá puso en riesgo estos resultados al no aprobar vigencias futuras”.

Agregó que hay que buscar y encontrar un mecanismo urgente para salvar este modelo de enseñanza y así trazar el camino que se ha propuesto el Gobierno Nacional: lograr una educación de calidad. “Nos reuniremos con todos los actores. Hay que encontrar una solución, una fórmula que nos ayude. Es la labor de varios colegios públicos lo que está en juego”.

Padres se sienten presionados por la ADE

Jorge Aragón, presidente de la Asociación de Padres de Colegios en Concesión, dice que, más allá de la discusión política, seguirán con las demandas en varios entes de control para que el Distrito garantice la vigencia de los 25 colegios por concesión. Afirmó que los padres de familia se sienten presionados por las manifestaciones de la Asociación Distrital de Educadores (ADE). “Llevan pancartas y desorden a los sitios donde nosotros queremos demostrar de forma pacífica nuestros problemas. Ellos solo piensan en más plazas para meter a sus afiliados”, aseguró.

Escríbanos a carmal@eltiempo.com

CAROL MALAVER
Redactora de EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.