Megabús, en Pereira, azotado por la crisis

Megabús, en Pereira, azotado por la crisis

El sistema moviliza 63 mil pasajeros menos de lo proyectado.

notitle
08 de septiembre 2014 , 05:19 p.m.

Personas sentadas en el piso esperando un bus que cuando llega a la estación viene atiborrado. Conductores de esos mismos buses sin salario desde hace más de un mes porque a la empresa que los emplea le cancelaron la tarjeta de operación debido al mal estado de su parque automotor, y una ciudad en la que las motocicletas se están convirtiendo en el medio de transporte más utilizado. Esta es la ‘fotografía’ de Pereira luego de la implementación, hace ocho años, del sistema de transporte masivo, Megabús.

“No se tuvieron en cuenta los estudios”, “ha faltado autoridad”, son algunos de los argumentos de dirigentes de la ciudad acerca de la crisis del sistema.

Cada quien tiene sus propias conclusiones acerca de la causas de la crisis de Megabús y todas tienen asidero, pero su situación actual no se puede reflejar mejor que con la declaratoria de alteración del transporte público, tomada a finales de agosto por el Área Metropolitana Centro Occidente (Amco), la máxima autoridad del transporte en Pereira, Dosquebradas y La Virginia.

La alteración del transporte público fue el nombre que según Juan Carlos Valencia, director del Amco, prefirieron darle a la emergencia que habían anunciado días antes.

La medida se debe a que ninguno de los carros del operador Promasivo, 13 articulados y 67 busetas alimentadoras, que maneja el 60 por ciento del sistema, la cuenca del barrio Cuba, y cerca de 50 mil pasajeros diarios, pasó la revisión técnico mecánica ordenada por el Amco.

“A algunos buses articulados (de Promasivo) toca prenderlos uniendo dos cables, a lo Mac Gyver (el protagonista de la famosa serie de televisión estadounidense de los años 80’s)”, reveló a los periodistas el director del Amco cuando anunció que los buses de este operador no podían salir a la calle a prestar el servicio de transporte “porque son un peligro”.

De hecho, antes de la suspensión de la tarjeta de operación a Promasivo, el propio alcalde de Pereira, Enrique Vásquez Zuleta, se quejó de que en ocasiones solo uno de los 13 buses articulados de dicha empresa estaba en funcionamiento.

En estos momentos los conductores –que han hecho seis paros en los últimos dos años para protestar por el atraso en el pago de su salario y prestaciones sociales- y trabajadores en general de Promasivo están en una difícil situación: además de que no reciben salario desde hace un mes, viven la zozobra de no saber qué va a pasar con ellos.

'Arrancó mal'

"El trazado de Megabús no tiene nada que ver con los estudios iniciales realizados por una firma contratada por el Gobierno Nacional a través del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo). Había seis alternativas para el trazado del sistema y las que salían del centro de la ciudad fueron las peor calificadas, pero esas fueron las que escogieron. El proyecto comenzó mal”, aseveró el ingeniero civil Carlos Crosthwaite.

El exconcejal de Pereira y exdiputado de la Asamblea de Caldas agregó que desde el segundo año de operación de Megabús, los pereiranos comenzaron a bajarse del sistema y a subirse a las motocicletas y los carros. “El número de usuarios de éste comenzó a descender, mientras la tarifa aumentaba anualmente”, agregó.

La gerente de Promasivo, Paula López y el mayor accionista, el polémico empresario Álvaro López (propietario del Deportivo), respectivamente, han señalado que la expectativa de pasajeros movilizados por el sistema al día, 153 mil, nunca se ha cumplido y que está es una de las causas de la situación financiera del operador.

El promedio diario de pasajeros que mueve Megabús es de 90 mil. Promasivo moviliza unos 50 mil y el resto el otro operador, Integra, que maneja la cuenca de Dosquebradas.

Los López han anunciado una millonaria demanda contra la Alcaldía de Pereira y Megabús por el incumplimiento del número de pasajeros y según Crosthwaite, “la puede ganar fácilmente”.

Cabe anotar que a finales de julio pasado la Superintendencia de Puertos y Transporte intervino y sancionó al gerente de Megabús, Jorge Alexis Mejía, por no haber actuado a tiempo para evitar la crisis del sistema. Las medidas fueron apeladas por Promasivo y Mejía, y se desconoce si se revocan o quedan en firme.

El Gerente de Megabús se defiende y argumenta que sí ha actuado prontamente y que prueba de eso es el proceso sancionatorio en contra de Promasivo por nueve incumplimientos al contrato, que está a punto de terminar y dentro de poco se darán a conocer sus resultados.

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio de Pereira, Mauricio Vega, afirma que “ha faltado autoridad” para que Megabús funcione mejor.

El dirigente alude a la situación de Promasivo y cree que el sistema se puede recuperar si “se ejerce la ley, más allá de que el trazado (las rutas de Megabús) sea o no el más conveniente”. Eso sí, Vega resaltó que no debieron ponerlo por la carrera sexta, una calle eminentemente comercial, en el centro de la ciudad.

FERNANDO UMAÑA MEJÍA
Corresponsal de EL TIEMPO
Pereira

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.