Jhonny Rivera, la voz del pueblo

Jhonny Rivera, la voz del pueblo

El cantante presenta su nuevo álbum, 'No hay por qué esperar', y celebra sus 10 años de carrera.

notitle
08 de septiembre 2014 , 03:59 p.m.

Una historia de la calle, un dicho popular o un homenaje a un ser querido. Esos temas cotidianos son la materia prima con la que trabaja el músico popular Jhonny Rivera, que está lanzando su nuevo trabajo discográfico, No hay porqué esperar (sic).

“Son historias que uno escucha, yo voy grabando todo en mi celular y cuando llego a mi casa, lo escucho y algo sale... Todo está basado en lo que vivo a diario”, dice Rivera, que también está celebrando diez años de carrera.
Ese material eminentemente popular da como resultado jocosas historias en canciones como Me lo mochó por infiel, que revive ese doble sentido de la música parrandera paisa.

En este nuevo álbum, compuesto por doce canciones –diez escritas por Rivera–, se destaca Sabía que no cambiarías, que el músico pereirano grabó en los estudios de Marco Antonio Solís, en México, junto a la cantante Yolanda del Río.
“Fue un honor trabajar con Yolanda del Río, porque es una gran exponente que ha dejado un legado musical impresionante”, añade el artista colombiano.

Rivera comenta que una de sus intenciones con No hay porqué esperar es mostrar los cambios que ha tenido el género popular, que antes estaba inscrito en regiones como Antioquia y el Eje Cafetero, pero se ha ido expandiendo a otras zonas del país.

“Hay que ir a la vanguardia, el género ha tenido unos cambios en algunos instrumentos y yo he tratado de estar ‘a la moda’, como dicen. Este trabajo viene con mucha calidad en cuanto a instrumentación”, asegura Rivera.

La implementación de la guitarra eléctrica y la batería es una manera de acercarse a nuevos públicos porque, dice, “la música popular resultó gustándole a la juventud y a los niños”, pero el músico sostiene que lo importante es conservar la esencia del género.

El origen de su estilo

Antes de entrar al terreno de la composición musical, Rivera se dedicaba a labores más cotidianas: “Estaba dedicado a la carpintería, a la mensajería, a vender perros calientes, hasta manejé un microbús escolar”, recuerda.

Curiosamente, lo que lo llevó a convertirse en músico fue una separación sentimental, temática que se convirtió en uno de los factores comunes de sus canciones.

“Pensé que el mundo se me iba a acabar, llegué a pensar en el suicidio porque no veía salida, mi situación económica tocando fondo y sentimentalmente estaba destrozado... Pensé mil cosas, pero afortunadamente apareció la música como salvavidas”, añade.

Su carrera como músico ha sido una especie de metáfora de los cambios del género. Rivera recuerda que en sus tiempos como mensajero en Bogotá tenía que mandar a traer los casetes con la música de cantantes como Darío Gómez y Luis Alberto Posada. La situación ha cambiado.

“Ahora encontramos que esta música suena no solo en Bogotá sino en Cundinamarca, Boyacá y Santander, que eran las zonas más apáticas al género”, finaliza.

YHONATAN LOAIZA
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
@Yholoaiza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.