Más de $700 mil millones cuesta el nuevo puente 'Pumarejo'

Más de $700 mil millones cuesta el nuevo puente 'Pumarejo'

Un ambicioso proyecto busca construir un nuevo puente que conecte a Barranquilla con el Magdalena.

notitle
08 de septiembre 2014 , 02:47 p.m.

 El histórico puente, que data del año 1970, actualmente representa una de las mejores alternativas para desplazar la mercancía de Barranquilla hacia el norte del país.

Aunque oficialmente su nombre es Laureano Gómez, es popularmente conocido como el puente Alfonso López Pumarejo.

Recientemente, el Gobierno Nacional dio a conocer su interés de construir una nueva estructura que costaría alrededor de 430.000 millones de pesos, pero que teniendo en cuenta las obras complementarias como son las vías de acceso, la interventoría, los procesos administrativos, trámites y demás, ascendería a los 700.000 millones de pesos.
“Se trata de una obra que es muy importante para el Gobierno Nacional y en la cual invertiremos todos nuestros esfuerzos”, señaló la ministra de Transporte, Cecilia Álvarez.

Adelantos

El megaproyecto ya cuenta con un estudio que se llevó a cabo durante dos años, en el que se invirtieron alrededor de 11.000 millones de pesos, y que permitió conocer las condiciones detalladas de la obra, entre otras que se requieren alrededor de cuatro años para la construcción de la nueva estructura.

“Este tipo de obras contribuyen a hacer más competitivo el panorama de comercio exterior. Barranquilla es punto estratégico para fomentar las operaciones más eficientes”, afirmó Javier Díaz Molina, presidente de la Asociación Nacional de Exportadores e Importadores.

“En la medida que los puertos colombianos se complementen con obras proyectos de infraestructura que aceleren los tiempos y las operaciones, el país se sintoniza con otras economías de la región que tienen niveles importantes de competitividad”, agregó.

Diseños

De acuerdo con Jorge Fandiño, ejecutivo de la firma Ecopuentes –compañía encargada de realizar los estudios y diseños-, la obra comenzará en la capital del Atlántico de la mano de un intercambiador vial de unos 40.000 metros cuadrados que hará más eficiente el paso del transporte de carga, debido a que permitirá desviar el tráfico pesado por el corredor portuario hacia el Puerto de Barranquilla.

“La estructura del puente está contemplada en dos calzadas que tendrán tres carriles cada una, y que incluye una línea peatonal y una línea para ciclovía”, sostuvo el ejecutivo.

“Los diseños que se han elaborado se mantendrán en permanente socialización para que la región los conozca de primera mano y manifiesten sus opiniones al respecto”, agregó Fandiño.

Aunque se calcula que el proyecto ponga su primera piedra el próximo año, la realidad es que no se trata de un anuncio oficial por cuanto los recursos se encuentran en proceso de trámite ante el Departamento Nacional de Planeación (DNP). Actualmente, se encuentran los estudios y diseños definitivos realizados, y se cuenta con un cronograma proyectado a cuatro años para la ejecución de las obras necesarias para la construcción del puente.
Uno de los grandes interrogantes tiene que ver con su nombre, por tratarse de uno de los íconos de la infraestructura de la Costa Atlántica; hay quienes dicen que se llamará puente Gabriel García Márquez.

“Estamos ofreciendo todo nuestro apoyo para esta obra, que es trascendental para la región; por eso el aumento de la capacidad del nuevo puente permitirá incrementar las operaciones de carga y generará una mejor dinámica turística tanto para nuestro departamento como para los vecinos”, afirmó Luis Miguel Cotes, gobernador del Magdalena.
Dentro de los trabajos proyectados se espera ampliar de 15 a 45 metros la altura de gálibo, lo que permitirá el paso de buques pequeños y medianos entre 10.000 y 15.000 toneladas.

Demolición superaría los $20.000 millones

El cronograma contempla que las operaciones de demolición del viejo puente Pumarejo durarán alrededor de un año, lo que representa una inversión del Gobierno Nacional superior a los 20.000 millones de pesos.

Una de las preocupaciones entre quienes participan del proyecto se encuentran la garantía de que se realizará el menor daño posible sobre el río Magdalena. “Para ello se ha propuesto el uso de tecnología de punta que permita realizar un proceso eficiente y eficaz de demolición del puente, pero evitando que grandes fragmentos de la estructura caigan al agua”, agregó Fandiño. Se espera que una vez se realicen estudios y pruebas, entre este y el próximo año, se comience a derribar el puente.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.