El renacer de un símbolo

El renacer de un símbolo

El teatro Colón renovado se debe constituir en eje central de un proyecto cultural y urbanístico.

06 de septiembre 2014 , 06:41 p.m.

El teatro Colón de Bogotá abrió nuevamente sus puertas, y el antiguo edificio construido por el arquitecto italiano Pietro Cantini, sobre un área de 2.400 m2 en los terrenos de lo que fue el teatro Maldonado –y aun antes el Coliseo Ramírez– regresa ahora para servir a la cultura y al público con su antiguo esplendor renovado, instalaciones, escenarios y platea remozados, guardando su majestuosa forma neoclásica pero modernizado y más incluyente, para servir ahora y por muchos años como centro cultural de primera línea en la capital de nuestro país, digno recinto de los mejores espectáculos, luego del especial trabajo que ya en el año 2012 mereció el Premio Nacional de Arquitectura, otorgado al arquitecto Max Ojeda en la categoría restauración e intervención del patrimonio, por esa labor que según el criterio de los jurados “recupera elementos perdidos del edificio original, al tiempo que resuelve imperceptiblemente las demandas de reforzamiento estructural requeridas y mejora las condiciones de uso en aquellos espacios”.

Este nuevo Colón, como aquel inaugurado el 12 de octubre de 1892 –en el cuarto centenario del descubrimiento de América–, se presenta con un muy variado e interesante programa, desde la obra para su reinauguración a cargo de Fernando Montaño, artista de Buenaventura y primer colombiano solista en el Royal Ballet de Londres, hasta la presentación de la Sinfónica acompañando a la soprano Betty Garcés, también de Buenaventura; las presentaciones teatrales de ‘Ricardo III’, ‘Voces de la Tierra’ y ‘Hamlet en los tiempos del ruido’, o los sonidos de la música tradicional colombiana con Éver Suárez, cantador de bullarengue de Arboletes; Baudilio Guama, marimbero de Buenaventura o Víctor Espinel, cantador llanero, cuyas presentaciones se suman a las destinadas a la franja infantil, para motivar en los niños el amor por el arte, con funciones de la Fundación Jaime Manzur, la Otra Danza e Hilos Mágicos, que llenarán de belleza este rincón histórico de Bogotá, al frente del Palacio de San Carlos, el que fue vivienda del libertador Simón Bolívar y es hoy sede de la Cancillería colombiana.

El teatro Colón renovado se debe constituir en eje central de un proyecto cultural y urbanístico que haga de las áreas que lo rodean un enorme espacio para el arte y un pulmón para el tan congestionado centro de la ciudad. De igual manera, la calidad de su programación, incluyente y variada, debe recuperarle su carácter de “teatro nacional” y de epicentro de los eventos culturales del país, proyectándolo como un eslabón en el circuito artístico de Latinoamérica, desde Santiago de Chile o Buenos Aires, hasta Lima y Quito. Y por qué no, todos podemos soñar, hasta ese hermoso teatro de Cartagena, el Adolfo Mejía, cuya conservación pudiera merecer mejores días para que también allí vuelvan a brillar con esplendor las candilejas del espectáculo.

Doy la bienvenida a ese símbolo que renace: el teatro Colón de Bogotá, como doy la bienvenida a todo esfuerzo que se realice en bien de la cultura y el arte.

Colombia, que hoy se ha impuesto el reto de ser el país más educado de América Latina, merece mejores espacios e importantes apoyos a todas las manifestaciones culturales; son ellas la expresión de nuestra idiosincrasia y el resumen de esa alma diversa, abierta, creativa y alegre, base de nuestra historia y fundamento de nuestro futuro.

Chica Morales
galeriachicamorales@yahoo.es

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.