Secciones
Síguenos en:
La Iglesia y las vaginas

La Iglesia y las vaginas

Me parece una torpeza hacer una cruzada para impedir una exposición de arte.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
06 de septiembre 2014 , 06:40 p. m.

Me parece una falta de respeto a la religión católica. No habría visto nada de esa exposición de no ser por mi trabajo. Jamás miro, leo ni acudo a nada que sepa de antemano que es una burla al catolicismo. Pero no censuraría la exhibición de vaginas en custodias y relicarios. Ni siquiera por celebrarse en el Museo de Santa Clara, un antiguo templo que sigue conservando los signos religiosos que lo adornaron en su época. No la habría prohibido por varias razones:

1) La culpa no es de la artista, que está en su derecho de hacer con su arte lo que se le antoje. Tampoco del Ministerio de Cultura ni de la directiva del Museo Santa Clara. Ambos consideran que se trata de “una exiglesia” y, por tanto, no merece un trato distinto de otros espacios culturales.

La única responsable es la Iglesia católica. Hay que repasar la historia para comprender la embarrada. A las Hermanas Clarisas les robaron el templo en 1863 por obra y gracia de la desamortización del general Mosquera. En el siglo XX vuelve a ser iglesia y se la entregan a los Corazonistas, pero las Clarisas siguen siendo las legítimas propietarias. Al no poder los Corazonistas conservar el bellísimo monasterio, que se caía a pedazos, las monjas optan por venderlo al Estado en 1968. El Vaticano da su visto bueno.

Lo lógico habría sido que en el contrato de la venta incluyeran una cláusula para garantizar que no utilizarían lo que fue un templo y tiene nombre de santa para cualquier actividad que irrespete los símbolos y creencias de los católicos.

Como no pusieron límites, como no adivinaron que tarde o temprano algo así ocurriría, ahora tenemos que aguantarnos. Y más aún desde el 2012, cuando hacen un nuevo diseño museográfico, donde deciden que los objetos barrocos del pasado, todos religiosos, sirvan para dialogar con los problemas del presente. De ahí que las vaginas en custodias y relicarios pretendan simbolizar la opresión de la mujer.

2) Me parece una torpeza hacer una cruzada para impedir una exposición de arte. Es darle importancia y ayuda a atraer más visitantes. Los católicos estamos más que acostumbrados a que se mofen y hagan obscenidades con la Virgen, Jesús y con cualquier símbolo católico que se les ponga por delante. Hagamos un esfuerzo por ignorarlos y más bien dediquemos nuestras energías a corregir los propios pecados. El papa Francisco se la pasa recordándolos, y no son pocos.

3) Está bien manifestar una crítica, pero recurrir a métodos petristas como las ‘tutelatones’ para censurar lo que no nos gusta es rebajar a la Iglesia al nivel de la politiquería populista y barata. Si son católicos de verdad, deben seguir una regla básica: no todo vale.

4) Quizá deberíamos intentar que el Museo tenga un nombre laico, porque las muestras de arte irreverentes seguirán en el futuro y pueden ir subiendo de tono. El interior no podemos alterarlo.

5) El tono del editorial de El Espectador –diario que acostumbra ser muy moderado– muestra hasta qué punto las polémicas que afectan al catolicismo alteran los ánimos de los más calmados. Fueron más insultantes con sus palabras que la artista con su obra: “¿A cuál Dios ofende? Al suyo, a un Dios particular de una religión particular. Al Dios católico, mejor dicho (...). Es el colmo que un artista no pueda exponer su obra porque les moleste a unos creyentes de un dios (lo escribieron en minúscula) que para otros no existe”.

6) Insisto: olvidemos a los que quieran provocarnos.

Salud Hernández-Mora

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.