Dos grandes del cine unen fuerzas en la pantalla chica

Dos grandes del cine unen fuerzas en la pantalla chica

Steven Soderbergh, que renunció al cine, dirige la serie 'The Knick', de HBO.

notitle
06 de septiembre 2014 , 05:29 p.m.

Steven Soderbergh, el director más joven en ganar la Palma de Oro en Cannes –por su filme Sexo, mentiras y video–, el que triunfó en el cine comercial con su trilogía de La gran estafa –con George Clooney, Brad Pitt y Julia Roberts–, había dicho que no haría más películas.

Y aquí está, en el lujoso hotel angelino Beverly Hilton, para hablar su nuevo producto audiovisual: The Knick, una serie que parece una película dividida en diez episodios.

Escrita por Jack Amiel y Michael Begler, es la historia de un hospital de Brooklyn en el año 1900, donde el ojo de Soderbergh hace un corte transversal de este microcosmos de ambiente victoriano, cuyo eje es el brillante doctor John W. Thackery, interpretado por el inglés Clive Owen (Hijos del hombre).

La nueva serie muestra el trabajo de los facultativos por ampliar y mejorar los límites de la ciencia durante el paso del siglo XIX al XX, cuando no había electricidad, anestesia como la conocemos hoy, antibióticos, tratamientos contra el dolor ni seguimiento posoperatorio.

“Hay un montón de sangre en todas las operaciones. Para recrearlas no había fotos de la época, pero sí textos médicos que sirvieron para meternos en este mundo”, comenta entre risas Clive Owen, el protagonista, quien durante los primeros minutos de The Nick abandona un fumadero de opio en Nueva York, se sube a un carruaje y se inyecta cocaína –que en 1900 no era ilegal– y se va directo a la sala de operaciones, a practicar una revolucionaria cirugía durante un parto.

En un hemiciclo repleto de colegas con trajes y bigotes victorianos, que analizan el procedimiento desde sus butacas, sin medidas contra las infecciones, el personaje de Owen, el doctor Thackery, trata de salvar una vida a como dé lugar.

“La vida y la muerte es algo muy diferente hoy –advierte Owen–. Todas esas operaciones eran mostradas en teatros y si alguien moría se pasaba al siguiente. Era menos dramático porque las expectativas eran más bajas… Resulta un poco chocante mirar para atrás y ver cómo era eso”.

Muchos de los postulados médicos de The Knick y de las características del doctor Thackery se basan en la realidad. “Hay muchas cosas inspiradas en el trabajo de William Halsted, cuyos logros están en un libro increíble llamado Genius on the Edge, que muestra cómo él y otros impulsaron la medicina, como nunca se había visto, con su trabajo en el Hospital Johns Hopkins”, dice Owen. Y hay un detalle crucial: ese médico real, William Halsted, era adicto a la cocaína y a la morfina.

The Knick ha sido descrita por el director David Fincher –autor de filmes oscuros, como Zodiac y Seven–, como El hospital, la serie de los años 70 del legendario guionista Paddy Chayefsky, pero dirigida por ‘Jack el destripador’.

“Desde que leí el primer guión me enamoré de esta serie”, admite Owen, quien comenzó en la TV inglesa en los años 90, con la serie Chancer. Para él, optar por The Knick no es un retroceso, sino todo lo contrario: la calidad se encuentra hoy en la televisión, de la mano de directores como Soderbergh y el propio Fincher (House of Cards).

“No podía decirle que no a Steven. Además, trabajar con él es un privilegio. Filma muy rápido. Hicimos cerca de diez páginas diarias de rodaje porque tiene todo muy claro y siempre mantiene un ambiente relajado y agradable en el set”, agrega el actor británico.

Del elenco también hacen parte Eve Hewson, hija de Bono (líder de la banda irlandesa U2), como la enfermera Lucy Elkins, y Andre Holland, quien interpreta al doctor Algernon Edwards, un afroamericano que, a pesar de tener credenciales de sobra y haber estudiado en Europa, debe encarar el racismo cuando intenta ser parte del equipo de Thackery.

“Una de las cosas que me gustaron de este guion es que se siente muy contemporáneo”, anota Clive Owen sobre la inserción de temas modernos, como que una mujer sea la directora del hospital y deba hacerse respetar en el mundo machista de comienzos del siglo pasado.

Y un elemento ajeno a los guiones y al rodaje, pero crucial en el montaje, ayuda a que esta serie sobre el Nueva York victoriano se sienta actual: la música. “Buscábamos algo especial para la banda sonora”, cuenta el propio Soderbergh, que al final se decantó por las piezas electrónicas de Cliff Martínez, que también aparecen en Drive y que en este caso son un viaje a los años 80, pero con imágenes del Nueva York de 1900.

Los productores confirmaron que está aprobada una segunda temporada, con diez episodios más de The Knick. Con solo cuatro capítulos al aire (se estrenó el 8 de agosto) la salud de esta nueva producción de Soderbergh crece sana y fuerte. El director que había renunciado al cine reencontró la vida artística en la televisión.

Un director experimental y comercial

Como lo hace el doctor John W. Thackery con la medicina, el director estadounidense Steven Soderbergh ha movido los límites del cine de Hollywood, mezclando la experimentación con el cine comercial. Entre sus títulos más recientes figuran el drama de fin del mundo ‘Contagio’ (2012) y ‘Haywire’ (2011), un ‘thriller’ injustamente subvalorado.

‘The Knick’ es el segundo tiempo en la pantalla chica de este realizador, de 51 años; en el 2003 hizo la serie ‘K Street’, también con la compañía HBO.

Su última película, ‘Behind the Candelabra’ (2013), la biografía del ‘showman’ Liberace, encarnado por Michael Douglas, no logró un acuerdo para su exhibición en cines estadounidenses y sólo se pudo ver en ese canal de televisión paga.

Soderbergh ganó el Óscar a mejor director en el 2001, por ‘Traffic’, en una ceremonia en la que tuvo otra nominación en la misma categoría, por ‘Erin Brockovich’. Su primera oportunidad de ganar la codiciada estatuilla la tuvo a los 27 años, cuando fue nominado en la categoría de mejor guion original por ‘Sexo, mentiras y video’.

ERNESTO GARRATT VIÑES
El Mercurio (Chile)
Los Ángeles (EE. UU.).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.