Cierre de carretera afecta vida de 60 familias

Cierre de carretera afecta vida de 60 familias

Los perjudicados aseguran que hace 30 años transitan por la vía que comunica a Bello con Copacabana.

notitle
05 de septiembre 2014 , 09:34 p.m.

Campesinos de cuatro veredas de Bello y Copacabana se sienten confinados porque no pueden salir de sus casas ni recibir visitas. Lo que es peor, aseguran, los niños no van a la escuela.

La razón radica en que la constructora Norteamérica, dueña de la vía, restringió el paso a los dueños de predios diferentes a los de sus unidades residenciales, con el argumento de que la zona es privada.

Dora Lizcano, habitante de la vereda La Veta (Copacabana) y una de las afectadas, aseguró que es injusto que 60 familias estén perjudicadas, tras usar esa carretera por más de 30 años y que esa medida los obligue a quedarse en sus casas o a tomar otra vía sin condiciones de seguridad ni movilidad.

“Es una trocha empinada, y peligrosa. En carro tardamos 30 minutos más para llegar a la Autopista”, afirmó.

Según ella, sus hijos no pueden ir a la escuela ni al médico. “Nos preocupa que algún día haya un herido y no tengamos tiempo de llevarlo al hospital”, advirtió.

Pero eso no es lo único. Ángela González, habitante de la vereda Buenavista de Bello, no tiene vía alterna para ir al centro de su municipio.

Aunque reconoce que ella y su familia tienen acceso, en ciertas horas, critica a la constructora porque le prohibió recibir visitas y le advirtió que si parcelaba su finca (100 hectáreas) esos nuevos vecinos no tendrán cómo llegar ni salir. En la misma condición, explicó, hay otros 40 propietarios.

La vía, que tiene 11 kilómetros y comunica a los municipios de Bello y Copacabana, tiene cuatro puntos vigilados para impedir el paso.

De acuerdo con los testimonios, EPM construyó esa carretera hace tres décadas para tener acceso a la obra Hidroeléctica de Niquía y el compromiso fue que una vez terminaran los trabajos, las personas podrían transitar.

Sin embargo, José Alberto López, gerente de Norteamérica, dijo que EPM no tiene documentos que demuestren eso y que hace ocho años, cuando la firma compró 380 hectáreas para construir 6.000 apartamentos y 1.000 casafincas, la inversión incluyó la adquisición y recuperación de esta vía, que estaba abandonada.

Asimismo, agregó que llevan ocho años permitiendo que extraños transiten por esta, pero que llegó el momento de controlarlo porque algunos perturbaron la tranquilidad.

Sobre esto, el secretario de Gobierno de Bello, Edgar Callejas, aseguró que Norteamérica tiene documentos que demuestran que son dueños de esa vía, pero que los afectados poseen pruebas que dicen que la han usado por 30 años. Por lo que la Alcaldía los citará para que concilien.

Si no llegan a ningún acuerdo, dijo, será un juez el que determine quién tiene la razón. “La otra opción es recuperar la vía alterna”.

La constructora, por su parte, sigue firme en restringir el paso y propone aportar material e ingenieros para mejorar la otra carretera.

Mientras se resuelve la situación, lo que más le preocupa al secretario son los niños, porque está en juego su bienestar e integridad.

DEICY JOHANA PAREJA M.
Redactora
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.