Secciones
Síguenos en:
Las claves en la obra de Ana Mercedes Hoyos

Las claves en la obra de Ana Mercedes Hoyos

San Basilio de Palenque y la esclavitud, dos temas que marcaron su carrera y su vida personal.

notitle
Por: REDACCIÓN EL TIEMPO
05 de septiembre 2014 , 02:52 p. m.

La repentina partida de Ana Mercedes Hoyos deja un sin sabor en el mundo del arte colombiano. Una de las figuras más conocidas del arte colombiano a nivel internacional, su obra hace parte de colecciones en museos en Uruguay, México, El Salvador y Estados Unidos.

Pintó y dibujó hasta los últimos días de su vida, comenta Carlos Hurtado, director de la galería Nueveochenta, donde a principios de este año se presentó una retrospectiva de su obra: Ana Mercedes Tres-D.

Fue en esta exposición donde se mostró cómo Hoyos lograba pasar del dibujo a la escultura y de la escultura a la pintura. Es así como las sandías que pintaba y que eran fieles a los cortes de fruta de las palenqueras se convertían en láminas de hierro de gran tamaño, como las Patillas de la Cordialidad, en el Parque El Tunal, en Bogotá.

De los paisajes urbanos que comenzó a pintar en los sesenta, algunos de ellos portadas de revistas como Lámpara, a finales de esa década y comienzos de los setenta inició una serie de pinturas de ventanas y escenas interiores, con un riguroso manejo del color y de la composición.

De lo figurativo de estos cuadros, poco a poco estos empezaron a ser más abstractos, como Proyecto para ventana (1970) o La nueva dimensión (1976), una escultura en concreto que está en el colegio Anglo Colombiano, en Bogotá. O El río Magdalena (1979) y 'Atmósfera', con la cual ganó el XXVII Salón Nacional de Artes Visuales, en 1978.

Las flores también ocuparon un papel importante en la obra de Hoyos, especialmente los girasoles, que presentó tanto en pinturas como instalaciones, una de ellas en el Museo de la Universidad de Antioquia, en el 2000.

También los bodegones, muchos de ellos hechos en homenaje al artista de origen ruso Alexej von Jawlensky.
San Basilio de Palenque, su gran inspiración

La cultura negra siempre apasionó a Ana Mercedes Hoyos. Zenaida, la palenquera, fue el punto de partida para acercarse a las costumbres de esta población y a interesarse por el tema de la esclavitud.

Se interesó en la forma como las palenqueras cortaban las frutas, los utensilios que empleaban y los vestidos que utilizaban, todo esto quedó evidenciado en las pinturas y esculturas en bronce que realizó y que se han visto en todo el mundo.

Obras como Palenqueras de noviembre (2000) o Basurto (1999) dan cuenta de ello. De ahí, poco a poco se fue interesando por otros temas como el barco esclavista Brooks y que en a finales del siglo XVIII se convirtió en un símbolo del movimiento abolicionista.

Y así siguió hasta sus últimos días, trabajando en torno a la cultura negra y reivindiando su papel en la historia de la humanidad. Sus últimos trabajos fueron relacionados con el Salto del Tequendama y el famoso cuadro de Norman Rockwell, “The Problem We All Live With’ (El problema en el que vivimos todos), que muestra una niña de seis años, de raza negra, asistiendo a una escuela de ‘blancos’.

La velación de Ana Mercedes Hoyos será hoy, desde las 3:30 p.m., en la Funeraria Gaviria, sede Norte. Mañana, al mediodía, se realizará una misa en su honor en el Gimnasio Moderno.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
EL TIEMPO

 

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.