Editorial: Periodistas, objetivo militar

Editorial: Periodistas, objetivo militar

04 de septiembre 2014 , 08:18 p.m.

No acabamos de salir del estupor por el asesinato por decapitación, el 19 de agosto, en Siria, de James Foley cuando el grupo terrorista Estado Islámico (EI) ejecutó el martes, de la misma manera y tras un mensaje similar, a Steven Sotloff, otro periodista estadounidense que fue secuestrado en ejercicio de su deber y de su vocación.

Los grupos radicales, y en particular los que han elegido la acción criminal de la toma de rehenes para financiarse o simplemente para hacerse propaganda, no han entendido que el periodista, sea cual sea su nacionalidad, solo es un mensajero que no representa bandera de ningún país, y que es prácticamente la única base que garantiza los derechos de informar y ser informado en el ambiente hostil de una guerra. No lo protege un ejército, tampoco un gobierno, y, como tal, es un ‘frágil’ sujeto de abusos y violaciones de los derechos humanos. Los amigos y familiares de Sotloff lo tenían claro y por eso hicieron lo posible por ocultar el rastro en internet de su nacionalidad israelí y su origen judío, para no darles más motivos a sus asesinos. Al final, de poco sirvió, pues, en una aparente respuesta a EE. UU. por sus bombardeos contra el EI en Irak, lo decapitaron.

Pero precisamente este atávico acto de barbarie puede ser el punto de inflexión que marque el comienzo del declive del EI. Si hasta ahora Washington ha sido cauto al combatir al grupo extremista a través de bombardeos aéreos limitados en su califato iraquí, la divulgación de las imágenes de ciudadanos estadounidenses indefensos –como los periodistas– a los que asesinan con brutal frialdad, y con transmisión por internet, podría obligar a acciones más contundentes; es decir, intervenir en Siria, pues la presión de la opinión pública, de sectores republicanos y algunos demócratas podría empujar a la administración Obama a plantearse un cambio táctico urgente.

Igual, esto no mejorará la realidad de los comunicadores que cubren el conflicto. Según Reporteros sin Fronteras, dos periodistas extranjeros más se encuentran secuestrados y no hay noticias de otros cuatro. En cuanto a los sirios, al menos 20 siguen como rehenes. El mensajero, en ninguna circunstancia, debería convertirse en objetivo militar.

editorial@eltiempo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.