Emotivo encuentro de Juanes con 85 niños y jóvenes en Valledupar

Emotivo encuentro de Juanes con 85 niños y jóvenes en Valledupar

Un día antes de su concierto en la ciudad se realizó un conversatorio con el cantante paisa.

notitle
03 de septiembre 2014 , 04:02 p.m.

En la Casa de la Cultura de Valledupar se realizó un conversatorio con el cantante paisa, un día antes de su concierto en el parque de la Leyenda Vallenata de la capital del Cesar.

Por una de las ventanas del segundo piso de la Casa de la Cultura de Valledupar, los niños de la Fundación Batuta fueron los primeros que vieron a Juanes cuando llegó a este sitio de la capital del Cesar. Miraban atónitos y sin empujarse. No le avisaron a nadie, solo sonreían. (Vea imágenes del evento)

Acababan de terminar un taller de la Fundación Mi Sangre, del artista paisa, que empezó a las 8 a. m. y que incluyó una actividad relacionada con el empoderamiento y con el aporte de Capelle ideas para mejorar su ciudad.

Fueron 85 niños y jóvenes de entre 9 y 20 años, que hacen parte de la Banda Musical Juvenil de la Casa de la Cultura, de la Urbanización Nando Marín, Jóvenes de Fundina, Academia El Turco Gil, Plataforma Juvenil Municipio de Valledupar, Fundación Rafael Escalona y Fundación Batuta, que se dividieron en tres grupos y empezaron a empoderarse de arte y positivismo, antes de ver a su ídolo.

Claro que no de todos, porque Emmanuel Mejía, de 12 años y guacharaquero menor (porque es el menor de sus hermanos) no sabía quién era Juanes.

El niño, un afrocolombiano robusto, dejó la calle y ahora hace parte de Fundina, una entidad de Valledupar que agrupa a 32 niños que estaban en esa condición. Tiene una seguridad que sorprende y repuestas para todo. Mueve las manos y su voz es fuerte.

“Es el de la camisa negra”, le dice uno de sus compañeros. “¿La camisa negra, la de tengo que la camisa negra porque negra tengo el alma?”, pregunta con ansiedad y cuando le dicen que sí se arregla un poco la camiseta y sigue interpretando la canción. Luego, Mejía se sentó en el auditorio donde se desarrolló el conversatorio, con los demás niños y jóvenes.

Catalina Cook, directora de la Fundación Mi Sangre, invitó a algunos de los asistentes a que contaran sus iniciativas y le pidió al alcalde de Valledupar, Fredys Socarrás, que después de esta jornada los siguiera oyendo porque tienen mucho que aportar.

Edulfo Peña, editor político de El Tiempo, fue el moderador del conversatorio y contó las historias de vidas que han cambiado gracias al arte (también objetivo de la Fundación Mi Sangre).

Habló de Candelo y de Jhon Jaime Sánchez, de Son Batá. El primero, también llamado Juan Esteban, tiene 19 años y creó La Guardería del Hip Hop en su natal Medellín, en la comuna 8. Él fue el único que quedó vivo de una generación de hiphoperos en su comuna. Y terminó uniéndose al único del mismo género que quedó en la comuna 9. Y nació otro proyecto llamado 8.9 que también incluye la música.

Candelo, a los 12 años, llegó a La Pola, una correccional de Medellín, donde estuvo un año y que, cuenta, fue duro. “Cuando salí de ahí tenía dos opciones: estar en la buena o seguir en la mala. Escogí la primera”.

En su Guardería tiene niños y jóvenes hasta los 16 años y les enseña el tema del hip hop, “pero lo primero que les digo es que tienen que ser buenas personas, por ahí empieza todo”, comenta el joven de ojos claros y pelo rojo.

Anda por la vida con ropa de rapero y aretes en cada oído. Y habla sin parar. El tema, es que a sus 19 años uno lo quiere de maestro eterno, porque cada una de sus frases son una enseñanza para la vida diaria, para el problema de la tarde, para el aburrimiento de la mañana.

John, de Son Batá, cuenta que, al igual que Juanes, entendió que hacer una canción por la paz no se podía quedar ahí. “En la comuna en Medellín vi muchos muertos, mucha tragedia, uno no podía estar en eso”.

Cuando cada joven por su lado rapeó un poco, Juanes llevaba el ritmo con sus dedos. Los niños asistentes al taller y al conversatorio aplaudieron. El músico paisa, antes de irse, le pidió al alcalde Socarrás que no se olvidara de las propuestas de los jóvenes.

Chevrolet, uno de los patrocinadores, entregó balones que no se dañan; mientras Tigo dio 10 becas musicales y los músicos del cantante paisa también donaron instrumentos para la creación de una banda de rock.

El concierto de Juanes será este jueves en el Parque de la Leyenda Vallenata, a las 8 p.m. y tiene el patrocinio de Tigo Music, MinCultura-Fundación Batuta, Coca Cola, Supertiendas Olímpica, Chevrolet, Seguros del Estado, Davivienda, Totto, Samsung, así como Casa Municipal de la Cultura Cecilia Caballero de la Droguería Inglesa, Centro Comercial Mayales, Centro Comercial Guatapurí, Comfacesar, Uprasistem, Coomeva, La Voz del Cañaguate, Fundación Mi Sangre, Yamaha Musical y Alcaldía de Valledupar.

Y por supuesto, hubo juglares

Los juglares llegaron juntos y subieron a la tarima. No estaban todos, pero sí algunos de los más importantes.

Entre ellos estaban Tomás Cuadrado, Chema Ramos, Adrián Montero, Miguel López, Tijito Carrillo, Wilmar Jaimes, Óscar Negrete y Wilson Peña, “los que le dijeron a Colombia que aquí existía el vallenato, le abrieron las puertas a la importancia de esta cultural y son los portadores de nuestra historia”, dijo el alcalde Fredys Socarrás, quien los organizó y los tiene contando sus historias y las historias de la música vallenata para que la tradición siga.

Y por supuesto, invitaron a Juanes al escenario para que hiciera “una cantada” con ellos. El paisa escogió Oye bonita y la hizo a dúo con el maestro Wilmar Jaimes y el acordeón del maestro Óscar Negrete.

Sobresalió en Los Ángeles

En medio de la gira que emprende por Colombia, Juanes tuvo tiempo para hacer un ‘show’ en el festival ‘Made in America’, en Los Ángeles, (EE.UU.) –esta es una de las citas del pop más importantes en la actualidad–.

Allí compartió créditos con figuras de la música anglosajona, como Kanye West, Weezer e Imagine Dragons, en el escenario del Los Angeles Grand Park.

El cantante paisa fue el encargado de cerrar la tarde en la edición de la costa Oeste, cantando durante una hora y exclusivamente en español el material de su nuevo disco y un buen número de sus éxitos.

“Hace quince años me mudé a Los Angeles para ser un artista”, recordó el cantante, antes de asegurar que se sentía como en su casa.

Con aplausos recibió la crítica su presentación: Juanes “encendió el festival (...) estuvo brillante. Cantó solamente en español, inspirando a todos los latinos en la audiencia”, dijo AP. Y Billboard señaló que fue “el intérprete perfecto para unir a las masas. Brilló ante el reto”.

Olga Lucía Martínez Ante
EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.